Agualuna; Joan Manuel Gisbert

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela infantil y juvenil. Argumento. Personajes. Escritor español

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

AGUALUNA

Es la historia de una muchacha, llamada Amelia, la cual había huido de los pueblos del norte, al contraer sus padres la peste y haberles quemado su casa.

Decide marcharse, junto con más gente, pero en el camino la carreta se rompe y Amelia

Decide seguir andando sola. Cansada y sedienta ve un río, decidiendo acercarse a beber

En él, encuentra a una mujer llamada Bruna, (la cual era una hechicera) que le dice que se vaya con ella a su casa, Amelia acepta. Bruna tenia una hija llamada Lila, a la cual no le agrado la presencia de Amelia en su casa. Mientras la muchacha subió a descansar, las dos mujeres cuchicheaban sobre la buena suerte que les traería haber encontrado a esta muchacha.

Amelia no confiaba en las dos mujeres y creyéndolas dormidas, decide huir. Al llegar al río, las dos mujeres estaban allí .La muchacha con miedo, observo que Bruna no estaba enfadada con ella por haberse marchado de su casa, y ésta le dijo que por esas tierras era costumbre la ser bautizada en el río y le dijo que pensara en un nombre para cambiárselo. Amelia al ver la luna reflejada en el río decide que su nombre seria AGUALUNA .Bruna le dice “desde ahora ese será tu nombre, y será el compañero de tu destino y de tu muerte “. Con lo cual Agualuna (Amelia) siente un terrible escalofrío.

Lila observaba a la muchacha mientras dormía, y en sus sueños vio una casa que ardía

Sombras en el agua, pero no acertaba a saber el significado de ese sueño. Bruna le dijo a su hija que toda la vida que le quedara por vivir a Agualuna seria para ella, y le hizo una señal en la frente a la muchacha.

Un día llega a casa de Bruna un jinete, haciéndole preguntas sobre Agualuna, el motivo de sus preguntas, sobre la chica, se debía a una maldición de una hechicera ya que todas sus desgracias se acabarían, cuando encontrara el amor de su vida en una muchacha pelirroja.

Un día que Bruna había mandado a Lila y a Agualuna ha buscar raíces, apareció un mendigo pidiendo comida y la hechicera se la dio, el mendigo le cuenta que es un emisario de duque Julián y que si querían las dos se marcharían a vivir al palacio, Bruna muy contenta aceptó. Cuando las dos muchachas llegaron, Bruna mando a Agua luna a su cuarto, para contarle a Lila lo ocurrido con el mendigo. Esta, se puso celosa de la suerte de Agua luna , más tarde Lila y Bruna le cuentan a la muchacha que el Duque Julián esta buscan personas a las que la peste haya dejado huérfanas , sin casa etc. ... para ir a su palacio, ella se muestra ilusionada y acepta.

Entre Bruna y Lila deciden que Agualuna debe desaparecer, le cortan el pelo con engaños, Lila se mete en un saco durante el viaje, ya que el duque no sabia que ella venia, en un despiste del conductor tiran a Agualuna al río, y Lila se convierte en Agualuna.

El duque las llama en cubierta y al ver las dos mujeres que éste no había notado el cambio se pusieron muy contentas.

Bruna entra a trabajar como cocinera, mientras a los oídos del duque se habían visto figuras misteriosas en el río, chicas pelirrojas. Lila empezó a tener miedo, ya que podría ser el fantasma de Agua luna. Mientras tanto la madre seguía envenenando al duque.

Julián decide que él debe ver ese fantasma, y se lleva a las dos mujeres en una barcaza,

Ya que el duque sospecha de las dos mujeres. Junto con ellos iban seis remeros a los cuales el duque había tapado los ojos, para que el miedo no les hiciera dejar de remar.

El encuentro con unos pescadores hace al duque seguir, para ver al fantasma, pero a Bruna y Lila, el pánico cada vez era mayor, ya que el duque las podría descubrir en cualquier momento.

Poco a poco vieron acercase una sombra sobre las aguas, Bruna y Lila vieron su miedo cada vez más cerca, junto a la muchacha fantasmal iba también, una montaña, una isla flotante donde apoyaba los pies y una gran mole que era la causante de la agitación de las aguas.

El duque no dudó más, aquella silueta de mujer con el pelo rojizo, era la muchacha del río. Bruna le quiso hablar y el duque le mandó callar y que todo lo que tenía que decir lo haría ante el consejo supremo. Una vez llegado allí, Bruna empezó a contar la historia de que aquella muchacha que se aparecía en el río era su hija, que había muerto cuando era pequeña, fingiendo lágrimas y sollozos, que el duque no se creía. Enfrente de ella pusieron un cajón, y le mandaron abrirlo. Cual fue la sorpresa que encontró dentro el saco en el que su hija había estado metida durante el viaje. La voz del duque surgió, haciéndole preguntas sobre quien iba en el saco, donde estaba y si la persona que estaba dentro rea esa figura espectar que aparecía en río. Toda la historia se le vino a bajo a Bruna. Agualuna estaba viva , al caer al mar una ballena se la había tragado ,pero más tarde esa ballena tenia un lugar donde refugiarse y allí expulsó a la muchacha, y observo que sus cabellos habían crecido muy rápidamente , a partir de ahí la unión entre la ballena y Agualuna . Un día Agualuna vio que la madre y la hija vivían en el palacio y esto le puso muy enfadada, y pensó que una de estas noches tendría que regresar definitivamente.

A bruna y a su hija Lila le fueron retirados todos los privilegios, vagaban alrededor de los muros del castillo, a la espera de la declaración de Agualuna, ya que el duque estaba dispuesto a encontrarla. Pensó que a la muchacha le había pasado lo mismo que a Jonás, que le trago una ballena .El duque entrada la noche mando encender unas antorchas, Agualuna las vio entonces comprendió que era el momento de volver a pisar tierra, pero según iba llegando la ballena la tiró al agua y se la volvió a tragar, al verlo Bruna se rió a carcajadas.

El duque mando sacar todos sus barcos para salvar a Agualuna de la ballena, pero ésta se comunico con la ballena en su lenguaje para decirle que le llevara de vuelta a la playa.

Solo pocas persona vieron esto entre ella Bruna y Lila, que pensaron que el animal la había devuelto muerta. Lila dijo a su madre que todo había terminado, pero ella insistía en que lo había hecho para que se casase con el duque, después matarlo envenenado y luego ser su viuda, Lila quedó asombrada de toda la maldad de su madre y se fue separando de ella, para no verla más. Mientras Agualuna era atendida por médicos y sirvientes, el duque quería que se repusiera, para acusar a la madre y la hija ante el consejo supremo. La ballena echaba de menos a su niña y seguía cerca de la playa esperando que Agualuna volviera.

Lila pensó que si hablaba con Agualuna, y le dijera que no había tenido nada que ver con su desgracia la perdonaría, y entro en el castillo para llegar a su habitación, estando escondida oyó con decían que la ballena tendrían que matarla y con Agualuna les dijo que no, que el lugar donde vivía era precioso, al escuchar esto Lila pensó hacerse pasar por Agualuna y que se metió en el mar pero a lo lejos se oía la voz de su madre diciéndole que no sobreviviría. Todas las palabras de su madre eran mudas, y sin esperarlo fue tragada por la ballena y Bruna creyendo su hija muerta y pensada que también moriría intento escapar pero resbaló y cayo por los riscos abajo, más tarde la encontraron muerta y con la mirada hacia el mar.

Más tarde ya recuperada, Agualuna fue educada para ser reina, pero el duque Julián esperó ha que Agualuna fuera mayor para pedidle que se casara con ella ya que la amaba y terminar con la profecía.

Agualuna aun seguía pensando en cual fue el destino de Lila, tiempo después llego a sus oídos que había sido rescatada un muchacha del mar entonces pensó que Lila se había quedado con la ballena hasta su muerte, esto alegro mucho a Agualuna.

Lila recorrió varias veces los lugares cercanos al palacio, pero no se atrevía a ir por miedo a haber sido perdonada por Agualuna y aunque las dos deseaban verse nunca llegaron a hacerlo.