Agresión sexual a menores

Psicosociólogía. Problemas sociales. Abuso sexual. Violación. Pornografía infantil. Incesto. Pedofilia. Tratamiento. Prevención

  • Enviado por: Gê®mênø§¤
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 24 páginas

publicidad

INTRODUCCIÓN

El trabajo de la investigación aquí presentado es de tipo monográfico, ya que se aborda un tema especial: La agresión sexual. Este trabajo representa la parte final de un proceso de aprendizaje realizado dentro de los objetivos propios de la materia Técnicas de la Investigación en la carrera de Lic. en Psicología de la Universidad de Sonora

Acorde con la carrera cursada, el tema de esta investigación se enfoca en relación a la carrera de psicología, y fue elegido debido a la importancia y a la influencia actualmente de los medios de comunicación masiva, que apoyan esta investigación, por lo tanto puede servir como una herramienta eficaz de difusión cultural general.

Los objetivos generales en torno a esta investigación son:

  • conocer la relevancia del tema a nivel cultural

  • dar a conocer sus posibles causas, terapias, etc; para dar una visión general acerca del tema

Cabe destacar también que estos objetivos se tomaron en cuenta a lo largo de la investigación y considero que realmente se han cumplido.

También es importante decir las limitantes para realizar esta investigación, ya que es un tema de mucha difusión, pero poco es el material que realmente es objetivo. Como es un tema bastante amplio opté por reducirlo a lo máximo pero no por ello dejar de lado lo fundamental.

La recopilación de información se hizo básicamente de libros y material hemerográfico, aunque también se consultó material en internet.

Por ultimo, cabe mencionar glosario debido a la ausencia de términos complejos o especializados.

1. AGRESIÓN SEXUAL

1.1 Definición

El abuso sexual incluye conductas sexuales tales como manoseo, actos obscenos o lascivos a un niño de menos de 14 años, coito oral, sodomía, penetración o introducción e objetos extraños en el ano o genitales, violación, incesto y explotación sexual. Puede ser agudo o crónico.

Se considera como abuso a “toda participación de un niño o adolescente en actividades sexuales que no está en condiciones de comprender, que son inapropiadas para su edad y para su desarrollo psicosexual, forzada, con violencia o seducción o que traspasa los tabúes sociales”.

Todo abuso sexual, aunque sea sin violencia física, es una forma de maltrato psicológico que tiene una alta probabilidad de producir daños en el desarrollo y la salud mental del niño, los que pueden expresarse en edades posteriores y ser de dificil tratamiento.

Desde una visión médica, se consigna la agresión sexual como un traumatismo genital, anal o bucal, con resultado de lesiones físicas y psíquicas, inmediatas, mediatas o tardías.

La violación consta básicamente de dos elementos básicos: el contacto genital directo entre el hombre y la mujer, y la violencia o el estado de fuerza que se ejerce sobre la víctima. También se considera violación el coito realizado con una mujer menor de doce años o cuando esta está privada de razón.

1.2 Algunas investigaciones

Resultados de algunos estudios realizados en diversos países, señalan que entre 6.0 a 62 % de las niñas y un3.0 a 31% de los niños a sufrido de abuso sexual.

La Unidad de Ginecología Forense del Servicio Médico Legal, en el año 1994, señaló que las edades más frecuentes de las víctimas de agresiones sexuales son los grupos de 5 a 9 y de 10 a 14 años.

Estudios en EE.UU. muestran que el número de denuncias falsas alcanzan al 8%.

Según información de SERNAM entre un 75% y un 80% de los casos de violencia sexual no llegan a ser denunciados. Se estima que esta cifra es mayor en el caso de niñas menores de 18 años.

De acuerdo a los informes de peritaje médico del Servicio Médico Legal, las edades más frecuentes de las víctimas de agresiones sexuales se ubican en los grupos de edad de 10 a 14 años y, en segundo lugar, de 5 a 9 años. El 100% de los casos de incesto denunciados afectan a niñas menores de edad.

1.3 Conductas en niños cuando son agredidos sexualmente

Agresión sexual a menores

  • la conducta de los niños cambia debido a su agresión; (conocimiento detallado e inapropiado, conducta sexual inapropiada, inusual o agresiva con amigos o con juguetes, masturbación compulsiva, curiosidad sexual excesiva, conducta seductora y exhibicionista).

  • Miedos y fobias inusuales a adultos, a salir a jugar, a la madre o al padre.

  • Problemas escolares o cambio significativo del rendimiento escolar.

  • Trastorno de la alimentación.

  • Conducta compulsiva evidente.

  • Conducta inapropiada para la edad ( pseudo maduración o conducta regresiva).

  • Incapacidad para concentrarse.

  • Trastornos del sueño.

  • Conductas violentas y agresivas

  • Demostraciones de una combinación de violencia y sexualidad en los dibujos, juegos, lenguaje y trabajo escolar en general.

  • Auto agresión y conductas de riesgo.

  • Reacciones desidiosas ( confusión, alucinaciones auditivas, cambios marcados de personalidad u olvido del episodio de abuso).

1.4 Conductuales en adolescentes

  • Prostitución y promiscuidad.

  • Excesiva preocupación por homosexualidad( especialmente en varones).

  • Aislamiento y depresión.

  • Conducta excesivamente quejumbrosa.

  • Mala higiene o baño excesivo.

  • Mala relación con los pares.

  • Conducta desadaptativas ( agresividad, fugas o delincuencia).

  • Abuso de alcohol y drogas.

  • Trastornos de la alimentación.

  • Problemas escolares

  • Intentos de suicidio u otras conductas autodestructivas.

  • Miedo repentino.

  • No participar en deportes ni actividades sociales.

2. TIPOS DE ABUSO

2.1 Violación infanto-juvenil

Consisten por lo general en penetración oral, anal o vaginal, en que las lesiones pueden ser producto del acto mismo o de la fuerza utilizada para asegurar la sumisión de la víctima. En el caso de violación infantil se utiliza la seducción y el engaño o el rapto.

Los adolescentes violados atraviesan por las siguientes etapas: durante el ataque aparece un estado cognitivo de sobre vivencia, apareciendo una disociación, observando la situación desde “fuera”.

Luego viene la etapa de schock, de confusión y falta de resonancia afectiva. Luego viene la etapa de depresión, conducta autodestructiva o promiscua, pánico, ansiedad, trastornos de alimentación y psicofisiológicos, unidos a trastornos del estado del ánimo. Luego viene una etapa de rabia intensa dirigida al violador, a otros hombres o a la sociedad en general. Por último, se reelabora lo sucedido, superándose el trauma.

2.2 Explotación o pornografía infantil

Existen múltiples factores que inciden en que se desconozca la magnitud del problema. Entre estos se encuentran a que por lo general los padres desconocen este hecho. Por otro lado, el aumento de los jóvenes y niños que abandonan el hogar, los cuales son especialmente vulnerable para la pornografía y/o prostitución. Algunos padres utilizan a sus propios hijos para producir pornografía.

2.3 Incesto

Es la forma más oculta de maltrato infantil. En la mayoría de los casos es el padre u otro hombre que actúa como tal de la conducta, siendo las niñas las víctimas más frecuentes. El incesto va acompañado de coerción sexual que provoca sentimientos de culpa y miedo. El niño termina creyendo que el es el culpable por tentar al abusador.

La madre presenta características-tipo: insegura, con baja autoestima, sumisa y temerosa probable víctima de abuso sexual infantil.

El perpetrador es un sujeto con baja autoestima, inseguro, que ha experimentado algún tipo de abuso en la infancia.

3. PEDOFILIA

La sintomatología esencial de este trastorno se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños (13 años o menos) durante un período no inferior a los seis meses.

Los niños suelen ser menores de 12-13 años y el individuo ha de tener por lo menos cinco años más que el niño para que sea considerado el trastorno. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbada ellas.

Según el manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) la pedofilia se encuentra dentro de la categoría de parafílias, ubicada dentro de la categorización mayor de "Trastornos sexuales y de la identidad sexual".

El manual indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo. El manual indica distinguir a su vez en el diagnóstico cuando se trata de una situación incestuosa, si es exclusivo (solo atracción con niños), si es hacia varones, mujeres o por ambos sexos.

La definición del DSM-IV lleva implícita la concepción clásica, pero otras lecturas permiten pensar que esa definición resulta bastante acotada. Es posible ver conductas pedofílicas menos marcadas, y de otras personas que no sufren de un malestar significativo al respecto. Incluso se parte de esta situación para pensar otros aspectos relevantes, tal como puede ser la pregunta si es que se trata de cuestiones médicos biológicas o no.

Por otra parte cabe la pregunta si es que este fenómeno se da principalmente en personas que está a cargo del cuidado de niños por lo que cabría la hipótesis según la cual el contacto permanente con niños favorecería la manifestación paidofílica.

Puede darse de diferentes formas: en relación a la orientación, puede ser de tipos heterosexuales, homosexuales o ambas; en relación a objeto, éste puede ser exclusivamente pedofílico o no.

Las conductas de la pedofilia van del simple exhibicionismo hasta la penetración. El adulto suele ganarse la confianza y el cariño del niño para luego llevar a cabo sus objetivos.

Hay dos tipos de conducta que se presentan en el pedófilo, está la conducta sentimental homo erótica y la conducta agresiva heterosexual.

Los sentimentales homo eróticos tienen poco interés por las mujeres, toda su capacidad sexual se concentra en los niños, concretándose bajo la forma de caricias que le provocan el orgasmo.

Los agresivos heterosexuales intentan satisfacer sus impulsos con niñas, con métodos que van desde la seducción a la violencia.

3.1 Como actúa el sujeto activo-el pedófilo

Los pedófilos actúan de diversas maneras para conseguir niños y niñas, con la finalidad de abusar de ellos, integrarlos en una red de prostitución infantil o para elaborar pornografía. Conocer su forma de actuar es fundamental para mejorar la seguridad de los menores. Tanto los padres y educadores como los niños deben conocerlas.

Su acercamiento a los niños suele ser físico. Tras un primer contacto cuidadoso, para no asustar ni levantar sospechas, comienzan a coger al menor, abrazarlo y "mimarlo". Les invitan e incluso les colman de atenciones y regalos para generar en ellos un sentimiento de deuda. A los niños se les enseña que deben ser agradecidos y corresponder a los adultos (por educación) y los pedófilos se sirven de esta circunstancia. Buscan estar a solas de alguna manera con el niños o la niña para ir a más. Los violadores de niños siempre quieren más. Muchos de ellos tienen un nivel bajo de autoestima y se sienten mucho más seguros con los menores. Otros, en un porcentaje elevado, han sufrido abusos de pequeños. Un tercer grupo lo que busca es humillarlos y doblegarlos, posiblemente por haber sufrido antes desprecio de otros niños o niñas durante la infancia.

3.1.1 Los lugares más comunes

1º. En las salas de juegos recreativos. Algunos pederastas frecuentan estas salas para, después de seleccionar a un menor, ofrecerse a pagarle algunas partidas o retarle a jugar contra él. Los abusos no se producen en el primer encuentro, ya que los pederastas normalmente intentan ganarse primero su confianza. Otros prefieren invitar al menor a una hamburguesa o se ofrecen a llevarle al cine.

2º. Las zonas marginales. Algunos pederastas prefieren frecuentar zonas deprimidas para buscar niños o adolescentes desatendidos o con muchas carencias. Les ofrecen entonces algún tipo de trabajo y les aseguran dinero fácil.

3º. Salidas de colegios y parques. Otro tipo de pederastas que suelen actuar en redes optan por el secuestro. Este puede realizarse a la salida de un colegio, haciéndose pasar por un conocido de la familia que viene a recoger al menor porque la madre no va a llegar a tiempo; o en el entorno de los parques infantiles o incluso desde un coche: pidiendo al menor que se acerque al vehículo para indicarles, plano en mano, donde está una calle.

4º. Discotecas. Algunas redes de tráfico de menores captan menores utilizando a otros que actúan de ganchos. Normalmente se trata de un "guaperas" que intenta seducir a una adolescente para después llevarla engañada hacia un coche o piso donde espera el proxeneta. También pueden utilizar a otra menor amenazándola de muerte o violación.

5º. A través de Internet. Se trata del último sistema que están utilizando muchos pederastas y que trae locas a las policías de otros países. Estos pederastas se introducen en los canales de conversación escrita de Internet, o "chats", haciéndose pasar por niños o niñas en busca de nuevos amigos. Intentan así conocer la situación de algunos menores, sus gustos y aficiones, hasta que llega el momento de concertar una cita en un cine o hamburguesería para conocerse mejor.

6º. A través de las revistas para niños y adolescentes en las que se publican secciones en las que los menores se ofrecen para intercambiar correspondencia incluyendo datos personales (dirección...) e incluso una foto.

7º. Utilizando a animales exóticos para atraer a los niños en ferias y demás lugares. Les suben a los mismos y les sacan fotografías para después ofrecérselas a sus padres. Muchos padres dan sus datos para que les envíen la foto o se la acerquen a casa. El pedófilo puede tener así un banco de datos de niños/as con sus direcciones, teléfonos y fotografías.

8º. En el interior de las grandes superficies comerciales. Algunas redes de pederastas actúan preferentemente en grandes superficies comerciales donde la concentración de gente es alta y los padres están pendientes de encontrar los productos que necesitan. La forma de operar consiste en coger de la mano a un niño/a pequeño que se haya despistado (o que se hayan despistado sus padres) y alejarlo del lugar. Normalmente no lo sacan inmediatamente sino que se lo llevan a los servicios. Allí le cambian rápidamente la vestimenta y le afeitan el pelo, le ponen una peluca o una gorra, le sedan si es necesario y salen por la puerta con toda naturalidad y tranquilidad.

9º. En casa. Al menos uno de cada tres abusos sexuales sobre menores se cometen en el entorno familiar, por parte del padre, un tío o un abuelo.

10º. En los centros religiosos, donde los sacerdotes abusan de los niños que asisten a sus iglesias (presentaremos algunos casos concretos y la posición de la Iglesia Católica).

3.2 Las causas de la pedofilia

Poco se sabe de las causas, pero se dice que una de ellas es el aprendizaje de actitudes negativas hacia el sexo, como experiencias de abuso sexual durante la niñez, sentimientos de inseguridad y autoestima baja, con dificultad en relaciones personales; lo que facilita la relación adulto-niño.

En algunos casos de pedofilia resulta beneficiosa la técnica de la desensibilización encubierta, en la que se asocian los factores estimulantes para el sujeto con situaciones aversivas que resultarían de la expresión de sus impulsos; al avanzar el tratamiento se entrena a los pacientes para que imaginen la atracción por mujeres adultas.

Frecuentemente se observa una disminución de la atracción hacia las niñas y una disminución aún mayor en la ansiedad producida por las mujeres.

La mayor parte de los menores víctimas de abuso sexual urbano o suburbano son aprehendidos en jardines públicos, a la salida de las escuelas, en los predios en ruinas o en descampados. La taza relativamente baja de adolescentes-víctimas se explica, en parte, por el porcentaje de uniones contraídas circunstancialmente para ocultar la violación. El menor curioso y sin experiencia del mundo es fácilmente sugestionable por las propuestas y actitudes de un adulto diferente, aparentemente simpático. A veces, las malas condiciones de vida familiar llevan al menor desamparado a vagar por las calles, en busca de un padre o de una madre imaginarios, que acaban por encontrar, dramáticamente, en la persona del pedófilo.

3.3 Las disfunciones sexuales

Se consideran como disfunciones sexuales a la existencia de inhibición de los deseos sexuales o de los cambios psicofisiológicos que caracterizan al ciclo completo de la respuesta sexual. El ciclo completo de la respuesta sexual se divide en cuatro fases:

  • Deseo: Incluye fantasías y ganas de tener actividad sexual.

  • Excitación: consiste en la sensación subjetiva de placer que va acompañada de cambios fisiológicos. (Erección, lubricación vaginal, etc.)

  • Orgasmo: Es el punto culminante del placer sexual con la eliminación de la tensión y la concentración rítmica de los músculos del perineo y de los órganos reproductivos pélvicos. En el hombre existe la sensación de inminencia eyaculatoria, seguida de la emisión del semen. En la mujer existen contracciones de la pared del tercio externo de la vagina. En ambos sexos existe a menudo tensiones o contracciones musculares generalizadas.

  • Hablamos de disfunciones sexuales cuando una o más de estas fases sufre alteraciones, pudiendo hablar por tanto de: Trastornos del deseo sexual, Trastornos de la excitación sexual, Trastornos del orgasmo y Trastornos sexuales por dolor.

    4. LA IGLESIA

    La Iglesia, a través de su Derecho Canónico (canon 1395, párrafo 2), ha contemplado duras sanciones contra el sacerdote que comete un abuso sexual contra menores, llegando a suspender del ejercicio ministerial (no poder administrar los sacramentos) o también la dimisión del estado clerical (volver al estado laical). El Papa Juan Pablo II, en la carta apostólica “Sacramentorum sanctitatis tutela” (30 de abril de 2001), reserva y centraliza el proceso contra aquellos sacerdotes denunciados a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

    En la exhortación apostólica “Iglesia en Oceanía” (22 de noviembre de 2001), Juan Pablo II habló, denunció y pidió perdón públicamente por la presencia de esta conducta escandalosa. “En algunas partes de Oceanía, los abusos sexuales por parte de algunos clérigos y religiosos han sido causa de grandes sufrimientos y de daño espiritual para las víctimas. También ha sido un grave daño para la vida de la Iglesia y se ha convertido en un obstáculo para el anuncio del Evangelio. Los Padres del Sínodo han condenado cualquier forma de abusos sexuales como también cualquier género de abuso de poder, tanto en el interior de la Iglesia como en la sociedad en general. El abuso sexual dentro de la Iglesia representa una profunda contradicción a la enseñanza y al testimonio de Jesucristo. Los Padres Sinodales han manifestado sus excusas incondicionales a las víctimas por el dolor y la desilusión provocados” (No 49).

    El Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (Mons. Wilton D. Gregory), frente a la multiplicación de denuncias contra sacerdotes, ha pedido públicamente perdón por los hechos, ha prometido la cooperación con las autoridades civiles, y se comprometió a seguir con la ayuda a las víctimas como también trabajar más asiduamente para prevenir la ocurrencia de estos hechos lamentables (19 de febrero de 2002).

    Ya en junio de 1992, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos estableció cinco principios en el caso de denuncias sobre abuso sexual: (a) responder prontamente a todas las denuncias de abuso cuando existe una razonable posibilidad que lo hubo; (b) si la denuncia es avalada con suficiente evidencia, remover al denunciado de sus deberes ministeriales y enviarlo a una evaluación e intervención médica apropiada; (c) cumplir con las obligaciones de la ley civil con respecto a informar del incidente y a cooperar con la investigación; (d) ayudar a las víctimas y a sus familias, y comunicar un sincero compromiso con su bienestar espiritual y emocional; y (e) dentro de los límites del respeto por la privacidad de los individuos implicados, tratar lo más abiertamente posible con los miembros de la comunidad.

    La prevención de los hechos, la ayuda a las víctimas, y la rehabilitación del ofensor para que no siga haciendo daño forman parte de la misión de la Iglesia.

    5. TRATAMIENTO DEL ABUSO SEXUAL

    5.1 Terapia individual para adolescentes

    Es bastante difícil intervenir en esta etapa por cuanto el paciente tiende a negar el hecho o bien recibe mal la intervención de otros debido a que confía en su propia capacidad para superarlo( esto porque al superar el abuso sexual los limites personales, el adolescente siente una perdida de control sobre el medio, lo que produce una fragmentación de la identidad y una pérdida de la identidad psicológica, por lo que intenta ejercer un control por sí mismo), por lo que es importante no parecer un intruso y proteger el vínculo terapéutico.

    Para que el adolescente sobrepase sus problemas es necesario buscar:

    Que el adolescente recupere la seguridad psicológica y física, esto se puede lograr sacándolo de la situación abusiva o ayudándole a que tome control de su propio cuerpo. Se requiere de un vínculo seguro, protegido y de compromiso.

    • Ayudar al adolescente a externalizar el problema, a diferenciarse él y su identidad de lo que ha sucedido, ayudarlo a expresar e identificar lo que está sintiendo, de las emociones asociadas a la situación traumática (miedo, impotencia, culpa o responsabilidad). Se relata la situación hasta que el joven lo narra sin compromiso afectivo. Identificando en el otro el responsable, el “ malo”. Lo importante es que el paciente sienta que él es el experto y el terapeuta solo lo ayuda en su proceso de cambio. En el caso de incesto, es necesario ayudar al adolescente a entender los patrones interacciónales que facilitaron la consecución del abuso y a que se mantuviera en secreto.

    • Ayudar al paciente a restablecer los vínculos que fueron dañados y fortalecer una adecuada reinserción social, poniendo énfasis en su capacidad de autoprotección.

    5.2 Terapia individual para niños

    Como en esta terapia son los padres lo que lo llevan, es importante explicarles paso por paso lo que se realizará en la terapia, no cuestionarios y darles un espacio para responder a las preguntas, dudas y preocupaciones, así como entregarles la orientación necesaria para que reciban el apoyo terapéutico necesario.

    Al relacionarse con el niño el terapeuta debe tener presente la etapa del desarrollo por la cual atraviesa este, considerando sus herramientas cognitivas. Esto es importante porque se requiere que los niños puedan relatar lo sucedido, para lo cual puede servir contarles historias de niños confusos, utilizando materiales didácticos. Es importante no perder nunca de vista que se deben respetar los tiempos del niño, y sus necesidades, además de intentar aclarar lo que se le ha dicho al niño por parte de los adultos o de sus pares.

    Es común que los niños pasen por un periodo regresivo durante la terapia, punto que debe ser aclarado por el terapeuta a los padres para que no lo interpreten como un empeoramiento de la sintomatología.

    Como el niño va reproduciendo lo sucedido de acuerdo a las distintas etapas del ciclo evolutivo, el niño va a requerir ayuda en esta reelaboración en cada etapa, especialmente durante la prepubertad, en que ocurre la desorganización de la identidad.

    Es necesario entrenar a los niños para que logre visualizar la responsabilidad del perpetrador. Hay que trabajar los temas relacionados a límites personales, manejo de estrés y competencia, además de conductas de autoprotección, disminuyendo así la vulnerabilidad del niño a otro ataque.

    Los silencios en la terapia están contraindicados ya que ellos evocan la situación de secreto.

    6. PROGRAMAS DE EDUCACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL

    Este tipo de programas incluyen libros para colorear, teatro, canciones, lecturas, títeres, y se realizan en la escuela primaria de manera continuada.

    Su finalidad es enseñar el concepto de abuso sexual como “malos tocamientos”, a rechazar dichas propuestas de quien quiera que vengan, y estimular a los niños a contar a sus padres y/o otros adultos cuando se dan tales proposiciones, intentando tranquilizar a los niños diciéndoles que ellos no son culpables de tales experiencias.

    Este tipo de programas demuestran una preocupación pública por el tema y la ausencia de otras respuestas planificadas. Han sido implementados en muchos casos sin una evaluación sistemática.

    El Dr. Finkelhor evalúo 25 programas para niños entre 3 y 12 años, en Norteamérica. Utilizó cuestionarios y role-playing para evaluar el conocimiento de los niños: teatro breve, viñetas, situaciones simuladas y ideadas ( párvulo abordado a la entrada por desconocido).

    " Experiencias de los muchachos son algo diferentes de las muchachas. Son sobre todo homosexuales (las experiencias), y menos implican a menudo a miembros de la familia. Sin embargo, los muchachos se parecen ser víctimas de la fuerza y de la coerción apenas tan a menudo como muchachas. Las muchachas y los muchachos señalan que adentro concluido mitad de los incidentes una cierta forma de coerción fue utilizada. "1

    Los resultados del estudio son:

    • los niños adquirían conocimientos de prevención tras participar en los programas, principalmente hechos que constituyen abuso, los diferentes tipos de tocamiento, reconocer las partes del cuerpo, dificultándose el reconocimiento de que personas cercanas también pueden ser abusadores. Y facilitándose el aprendizaje de conceptos más que de conductas. Otro hecho importante es el relativo a que los niños mayores aprenden mejor que los pequeños, y las niñas más que los niños.

    ____________________________________________________________________

    1. Finkelhor, 1979, p. 143

    • Aquellas técnicas que involucran de manera activa a los participantes (role-playing, representaciones), y que duran más tiempo, resultan más efectivas.

    • Se encontró un descenso de los conocimientos a los 6 meses de terminado el programa, sobre todo en los menores. A los 18 meses se daba una disminución amplia y similar para todas las edades ( o sea, se requieren reforzadores al menos cada 12 meses).

    7. TRATAMIENTO DE LOS AGRESORES

    Los programas de prevención han venido trabajando con la hipótesis de que los niños son sólo víctimas de estos abusos, no posibles agresores. Este enfoque debe cambiar dado el aumento de los abusos cometidos por menores. "si conseguimos parar a los agresores, no habrá víctimas." 2 Los agresores son personas que, a diferencia de las víctimas, necesitan tratamiento siempre y, teniendo en cuenta factores como el alto grado de reincidentes en este tipo de prácticas, no podemos esperar a trabajar sólo con adultos

    En cuanto al tratamiento de los agresores, los especialistas coinciden en que el fracaso del ideal terapéutico es muy elevado. Es decir, el tratamiento no es fácil y se fracasa mucho por varios factores. Entre otros, porque el tratamiento no suele ser voluntario y presenta dificultades técnicas muy graves. No hay protocolos, los agresores son muy distintos unos de otros...

    ¿Cómo hay que tratar a los agresores?

    • Hay que contribuir a que asuman que tienen un verdadero problema, una sexualidad destructiva no sólo para los demás, sino también para ellos mismos.

    • Entrenarlos en la aceptación de valores que incluyan la ética aplicada a la sexualidad. Hay que darles a entender que la sexualidad positiva y plena se basa en el placer compartido, la libertad, el respeto, la igualdad entre sexos, etc..

    2. Amaya del Campo. 1998, p. 134

    • Trabajar su empatía, es decir, su capacidad de ponerse en el lugar de otras personas (las víctimas) y compartir sus sentimientos. Una de las técnicas utilizadas consiste en hacerles escuchar los testimonios de las víctimas para que comprueben la crueldad de estos actos.

    • Aprendizaje del autocontrol. Se les puede enseñar a ser dueños de sus deseos y de su excitación.

    8. DENUNCIAR

    Algunos psicólogos, afirman que “cuando el abuso es denunciado, y en consecuencia investigado (instruido) y juzgado, el trauma que supone el abuso se prolonga por las consecuencias del propio proceso judicial: lo largo y burocrático que suele ser éste, las traumáticas entrevistas y exploraciones a que se suele ver sometido el menor, la carencia de protección para los niños durante el proceso judicial, que permite en muchos casos, que aun iniciado éste, se produzcan nuevos abusos, y la siempre frustrante incredulidad de la mayoría de los profesionales implicados."3

    • La denuncia permite que la justicia proteja al niño, aislando al agresor y reduciendo las posibilidades de que el abuso pueda repetirse.

    • Es un deber social porque la denuncia evita que el agresor pueda abusar de otros menores.

    • El proceso judicial suele forzar a los agresores a seguir un tratamiento terapéutico.

    • Aunque duro y complejo, el proceso judicial y la denuncia puede ayudar al menor a afrontar el abuso si la sentencia culpa al agresor.

    • De la denuncia por parte de los profesionales puede depender en gran medida que la incidencia del abuso sexual disminuya. Cuando se pregunta a los agresores qué habría que haber hecho para que no cometieran los abusos

    • 3. Pascual Andréu Carmen, 1997, p. 16

      • responden: que me hubieran parado cuanto antes. La denuncia es una forma de pararles.

      • Los profesionales tienen obligaciones legales: deben denunciar los casos que conozcan.

       

      CONCLUSIÓN

      A través de la investigación del presente informe, pude poner en practica los conocimientos de Técnicas de Investigación que ahí mismo se me enseñaron, también pude yo mismo salir de muchas dudas que tenia acerca del tema, y espero sirva no como material de apoyo posterior, pero si como un material de conciencia y educativo, al leer este trabajo se puede percatar de la gran relevancia que tiene y ha tenido este tema.

      No es tanto como un grito, pero si es una llamada d atención a los medios masivos de comunicación, para una mayor difusión de este tema, por que me parece irónico que con tanto avance tecnológico industrial y nuclear, no pueda existir una avance cultural, por fomentar los valores familiares y equidad sexual.

      Para finalizar, no espero con este trabajo un cambio exagerado en la manera de pensar de nuestra comunidad, mas si tengo la ilusión de quien pueda tener en sus manos esta investigación se interese por ella; y en ella exista un cambio, el cambio personal hacia la percepción de la Agresión Sexual, la pornografía infantil etc. Esa es la finalidad.

      BIBLIOGRAFÍA

      Cazorla G. R. (1994). Alto a la agresión sexual. (2a Ed.). México : Diana

      Vázquez M. B. (1996). Agresión sexual, evaluación y tratamiento para menores. (2a Ed.). México: Trillas.

      Evertine D. S. (1997). El sexo que se calla: dinamica y tratamiento de los abusos sexuales en niños y adolescentes. México: pax

      Araya. (1997) Manual de atención de maltrato infanto-juvenil. Servicio de Salud Metropolitano. Chile: Universidad Católica.

      Zárate. (1998). Terapia grupal para niñas y niños víctimas de abuso sexual e incesto: Chile:Ser y Crecer

      López S. (1997). Prevención de abusos sexuales a menores. España: Salamanca.

      17

      Agresión sexual a menores