Agentes patógenos del SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Patógenos. Contagio. Vías transmisión. Tratamiento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información

Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información


Enfermedades de transmisión sexual:

SIDA

1.- Introducción

El Sida es una enfermedad que no discrimina sexo ni edad, de la que nadie quiere hablar y que cada año cobra más vidas en el mundo entero. Y precisamente porque el nivel de contagio sigue creciendo, cada vez adquiere más importancia en las políticas de salud pública. Sin embargo, las respuestas son insuficientes. En Chile son cerca de tres mil los casos que se mantienen controlados, pero se supone que por cada uno hay tres o cuatro contagiados más. Que esto sea así se debe a falta de educación sobre las características del virus, los riesgos y las formas de prevención, además de la discriminación que lleva a muchos contagiados a soportar el mal en silencio.

La morbilidad y el impacto de las Infecciones de transmisión sexual (ITS) se han modificado en los últimos años a consecuencia de varios factores. Podemos afirmar que el principal de ellos es, sin duda, la epidemia del SIDA.

Debido a que el tema del sida es hoy en día, sin duda alguna, tema de nuestra coyuntura nacional, queremos poner mucho énfasis en nuestra investigación para poder disipar dudas y ayudar a comprender esta terrible enfermedad que puede acabar con la vida de personas que realmente no se lo merecen.

2.- Objetivo del trabajo

El objetivo de este trabajo es informarse bien sobre ¿ qué es el sida?. Conocer los aspectos básicos del VIH, conocer las vías de transmisión y no-transmisión, conocer las medidas preventivas y poder saber de una enfermedad a la cual no se ha encontrado una cura 100% eficaz. Es muy necesario informarse sobre el sida, porque así se evitan los temores y el rechazo a las ideas falsas que nos rodean, a tomar las precauciones necesarias para protegerse, poder resolver las dudas de las personas que lo requieren y para poder difundir información correcta.

3.- Agentes patógenos

El agente patógeno que causa el sida es el virus de la inmunodeficiencia humana.

Significa:

V: Virus, es un organismo muy pequeño, que no tiene la capacidad de reproducirse por sí solo. Este virus en particular se reproduce solamente al invadir células humanas, no afecta a los animales. El VIH es un virus frágil que no puede sobrevivir fuera del cuerpo.

I: Inmunodeficiencia, porque el efecto de este virus es crear una deficiencia al correcto funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo. Infecta y destruye las células inmunológicas, llamadas T4, para crecer y reproducirse. Provoca que el organismo quede indefenso, esta situación es aprovechada por diversas infecciones y cánceres para atacar al organismo y causar su muerte. A estas enfermedades se las denomina "oportunistas", pues aprovechan la debilidad del sistema inmune para atacar. Con el tiempo el virus debilita las defensas de la persona contra la enfermedad, dejándolo vulnerable a muchas infecciones y formas de cáncer que no se desarrollarían en personas saludables. 

H: Humana, porque el virus solo puede ser contraído por seres humanos. En el reino animal existen virus con características similares en simios y felinos. Se cree que proviene de un tipo específico de mono africano.

El VIH pertenece a los retrovirus. El VIH sólo puede replicarse en el interior de las células, ordenando la reproducción a la maquinaria de la célula. Pertenece a la familia de los retrovirus, lo cual significa que es capaz de invertir la dirección de la información que normalmente fluye del ADN al ARN, pero que en este caso lo hace en sentido inverso gracias a la transcriptasa inversa, introduciendo de esta manera su código genético y por medio de la integrasa lo "integra" al código de la célula CD4 infectada, lo que permite que ésta en lugar de multiplicarse, lo que hace es producir nuevos virus, llamados viriones. 

El VIH es un lentivirus. El VIH pertenece a un subgrupo de retrovirus denominados lentivirus, o virus "lentos". El curso de la infección por estos virus se caracteriza por un período prolongado entre la infección inicial y la aparición de síntomas graves. Se sabe que desde el momento de la infección inicial se reproduce constantemente, principalmente en el sistema linfático.

Otros lentivirus infectan animales. El virus de inmunodeficiencia felina (FIV), por ejemplo, infecta a gatos, y el virus de inmunodeficiencia simia (SIV) infecta a monos y otros primates. Como sucede con el VIH en los seres humanos, estos virus que se alojan en animales infectan primariamente las células del sistema inmunológico, causando con frecuencia síntomas similares a la inmunodeficiencia y SIDA. Los científicos utilizan estos y otros virus y sus receptores animales como modelos de la enfermedad por VIH.

Este virus ataca al sistema inmunológico, la "fuerza de seguridad" del cuerpo que combate las infecciones. Cuando el sistema inmunológico deja de ser efectivo, la persona carece de defensas en contra de infecciones, bacterias y virus, que generalmente no habrían sido peligrosos.
Por eso se llega a desarrollar varias infecciones y cánceres serios y a menudo letales, denominadas "infecciones oportunistas" porque se aprovechan de las defensas debilitadas del cuerpo.
Día a día el VIH crea billones de copias nuevas de virus en el cuerpo. A este ingreso o creación de agentes "enemigos" el sistema inmunológico reacciona produciendo una fuerte reacción, así que el sistema inmunológico de alguien que es VIH+ produce billones de células diariamente para combatir el VIH.
Pero el VIH aprovecha todas las oportunidades para reproducirse más rápidamente de lo que el cuerpo puede tardar en atacarlo. Generalmente en la mayoría de la gente VIH+, el virus gana la batalla a menos que algún tratamiento lo detenga.
Hasta ahora, hay disponibles diferentes tratamientos que pueden logra que la infección se desarrolle más lentamente o sea contenida.
Hay personas que son capaces de combatir el virus por un largo período de tiempo.
Factores genéticos, predisposiciones, cuidado de la salud anterior y posterior a la infección, nutrición, salud mental, son algunos de los factores que hacen que algunas personas desarrollen más rápido la progresión al SIDA. 

4.- Vías de contagio

Vía Sexual: a través de los siguientes tipos de relaciones sexuales:

  • penetración anal o vaginal ( el no uso del condón asegura la infección)

  • sexo oral ( sí hay contacto de la mucosa bucal con las secreciones)

Vía Sanguínea: por medio del intercambio de sangre

  • transfusiones sanguíneas y/o transplantes de órganos

  • En el intercambio de agujas o inyectadoras y por el uso de objetos cortantes que estén contaminados con sangre.

Vía Materna: esta nos indica que es de la madre infectada a su hijo

  • En el embrazo,

  • Durante el parto ó

  • En la lactancia

Hay que comprender que para que se produzca la infección se requiere de una persona infectada por el VIH o enferma de SIDA y una persona sana (hombre o mujer. Por lo tanto el mecanismo de transmisión de este virus es:

  • A través del intercambio de fluidos corporales como: sangre, semen, liquido seminal, secreción vaginal, leche materna y otros como liquido cefalorraquídeo, secreciones uretrales, etc.

  • La infección se produce por el paso de uno de estos fluidos o líquidos a través de las mucosas del organismo o las heridas que puedan producirse durante la relación sexual, también se produce la infección por el intercambio de agujas o inyectadotas contaminadas con sangre, en aquellas personas que usan drogas por vía intravenosa.

Considere también que el virus está presente en otros líquidos como orina y saliva, que aunque en muy poca cantidad, esto puede representar un riesgo de transmisión5- Síntomas

La infección inicial puede no producir síntomas. Algunas personas con infección por VIH no tienen síntomas entre el contagio y desarrollo del SIDA. Además de los síntomas enumerados a continuación pueden desarrollarse otros muchos.

  • Agotamiento prolongado e inexplicable.

  • Glándulas hinchadas (nódulos linfáticos.

  • Fiebre que dure más de 10 días.

  • Resfriados.

  • Exceso de sudor, especialmente de noche.

  • Lesiones de boca incluyendo llagas y encías hinchadas y dolorosas.

  • Dolor de garganta.

  • Tos.

  • Acortamiento de la respiración.

  • Cambio en los hábitos, incluyendo el estreñimiento.

  • Diarrea frecuente.

  • Síntomas de una infección específica (tales como cándida, neumonitis, etc...).

  • Tumores (sarcoma de Kaposi).

  • Erupciones en la piel u otras lesiones.

  • Pérdida de peso no intencionada.

  • Malestar general o inquietud.

  • Dolor de cabeza.

Puede ser que un bebe que se haya contaminado en el útero no muestre ningún síntoma después del parto. Las madres que sospechen que hayan estado expuestas al virus que causa el SIDA deberán decírselo a su médico para que la oriente

6- Características

El SIDA es una enfermedad producida por un Virus, denominado VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana (en inglés HIV), que ataca las defensas orgánicas y altera la capacidad para defenderse de las enfermedades ocasionadas por otros virus, bacterias, parásitos y hongos.

El Virus del SIDA se puede detectar en diferentes líquidos del cuerpo humano (sangre, semen, fluidos vaginales, leche materna, saliva, lágrimas, etc.), pero sólo la sangre, el semen y los líquidos vaginales han demostrado ser contagiantes.

La ciencia no ha descubierto aún algún medicamento para curar el SIDA, o vacuna para prevenirlo. Sin embargo, están en uso drogas que actúan atenuando la acción del Virus. Hasta que ello ocurra, el “remedio” más eficaz contra el SIDA es la prevención, la educación y un comportamiento individual informado y responsable.

Desde que una persona se infecta con el VIH hasta que desarrolla el SIDA suelen transcurrir entre 6 y 10 años.

Dentro de marcadores bioquímicos se puede ver el descenso de la cifra de linfocitos T CD4 que, hasta hace poco tiempo, ha sido la principal referencia para catalogar el estado de evolución de la enfermedad.

Desde 1996, la determinación de la cantidad de virus circulante en la sangre de la persona infectada, que recibe el nombre de carga viral, se ha convertido en el principal marcador de la evolución de la enfermedad.

La mayoría de los infectados experimentan, al cabo de unas tres semanas de haberse infectado con el virus VIH, una serie de síntomas como fiebre, dolor de cabeza, afección cutánea y sensación de malestar. Estos síntomas desaparecen al cabo de una o dos semanas. Durante esta fase, llamada fase de infección aguda, el VIH se multiplica a una gran velocidad, sufriendo diversas mutaciones genéticas. En un primer momento, se produce un descenso de la cifra de linfocitos T CD4. Los individuos son altamente contagiosos durante esta fase.

A continuación se pasa a una fase, llamada fase asintomática, que puede durar diez años o más. Durante este periodo, el virus continúa replicándose causando una destrucción progresiva del sistema inmune. El recuento de linfocitos T CD4 suele ser normal.

En la fase siguiente, denominada fase sintomática precoz, se suele iniciar el desarrollo de síntomas de enfermedad clínica y suelen aparecer infecciones oportunistas leves.

Se llega, por último, a la fase denominada SIDA o fase de enfermedad avanzada por VIH en la que aparecen las infecciones y tumores definitorios del síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

7.- Tratamiento

Hasta el momento hay distintos tipos de medicación: biterapia, triterapia y también otros medicamentos.

  • La biterapia consiste en la combinación de dos drogas (AZT y 3TC). Se utiliza al inicio del contagio, ya que cuando la enfermedad está avanzada no logra un efecto óptimo.

Se ha comprobado que la única posibilidad de alargar la vida y mantenerse relativamente sano, es:

  • La triterapia o “cóctel”: Consiste en la combinación de tres medicamentos. A las dos drogas de la biterapia se agrega un inhibidor de proteasa cuya acción disminuye la cantidad de virus en la sangre. La triterapia se utiliza cuando la enfermedad está muy avanzada y produce efectos notables. Esta combinación, ataca el virus en distintas etapas de su ciclo de vida. No existen estudios que demuestren cuál es la mejor combinación de antirretrovirales, pero al comenzar, es razonable hacerlo con aquellas que ya han sido probadas, de esta forma los riesgos y beneficios pueden ser más fáciles de evaluar. Es fundamental la colaboración de la persona, ya que debe adherirse completamente al estricto cumplimiento de la dosificación y es importante evaluar la posibilidad de mantener la adhesión a largo plazo.
    Con este tipo de combinaciones, el abandono del tratamiento puede conducir a una rápida replicación viral y a la limitación de opciones futuras de tratamiento, por el alto índice de resistencias cruzadas entre los IP disponibles.

He aquí algunas de las drogas que ayudan a tratar el virus de inmune deficiencia adquirida:

  • AZT o ZIDOVUDINA. Este fármaco, extraído del semen del arenque, es el primero y único antiviral plenamente autorizado para el tratamiento del Sida. El AZT disminuye la mortalidad, mejora la calidad de vida del enfermo y minimiza las enfermedades oportunistas. Su gran inconveniente es que resulta muy toxico.

  • DIDEXINOSINA o DDL. Es el segundo medicamento en importancia y él más esperanzador de todos, ya que al tener una toxicidad distinta a la del AZT puede administrar a sidosos que no toleran la zidovudina. Los ensayos clínicos de esta sustancia ya están siendo efectuados en numerosos hospitales del mundo. A diferencia del AZT, no deprime la médula ósea, pero produce pancreatitis.

  • DIDEOXICITIDINA o DDC. Fabricado por los laboratorios Roche, este antiviral parece tener menos efectos perjudiciales en el paciente que el AZT y el DDL. El DDC -que próximamente será distribuido en Estados Unidos- es capaz de aniquilar al virus en bajas dosis.

  • TIBO. Moléculas descubiertas por científicos belgas de la Universidad Católica de Lovaina. Los tibo fueron los únicos productos antisida descriptos en el año 1990 que, además de prometer una eficacia similar al AZT, han demostrado poseer una toxicidad prácticamente nula. Se están llevando a cabo las primeras experiencias en humanos.

  • CD4 SOLUBLE. Es una versión sintética del receptor -obtenida por ingeniería genética- por donde penetra al linfocito el material genético del virus. Su único inconveniente, aparte de las altas dosis que se precisan, es que tiene una vida muy corta en el organismo. Se ha combinado con otras moléculas, como inmunoglobulinas y toxinas bacterianas, para hacerlo más duradero en sangre.

  • INTERFERON ALFA. Según un estudio publicado a comienzos del año pasado en la revista científica Annals of Internal Medicine, esta sustancia en combinación con el AZT parece reforzar el raquítico sistema inmune de los enfermos. Además, posee una acción directa contra el sarcoma de Kaposi.

8.-Consecuencias y efectos secundarios

Otro problema que surge con los tratamientos tiene que ver con sus efectos secundarios. Hay organismos que no toleran estos fármacos. Cuando ello ocurre, se debe reemplazar los medicamentos. El problema es que no siempre existen las variantes y, en ese caso, la persona tiene que interrumpir el tratamiento. El abandono de la terapia produce una multiplicación del virus, que a largo plazo llevará a serio deterioro inmunológico. Otra consecuencia es que en algunos casos el virus se hace resistente a esas drogas y puede que al reanudar la terapia, ésta no produzca efecto.

Efectos secundarios:

  • Dolor de cabeza, pueden ser severos e incluso mortales como por ejemplo el daño hepático (al hígado). Algunos duran pocos días o semanas y otros continúan durante todo el tratamiento e incluso después de haberlo terminado.

  • Hipertensión o una sensación general de malestar

  • Mayor parte de las personas VIH positivas se sienten cansadas parte del tiempo. Es importante averiguar la causa de la fatiga y tratarla.

  • La anemia aumenta el riesgo de que avance la enfermedad del VIH. Los análisis rutinarios de sangre pueden detectar la anemia y ésta puede ser tratada.

  • Problemas digestivos: muchos medicamentos pueden afectar el estómago y causar náuseas, vómitos, gas o diarrea

  • Lipodistrofia: resulta en pérdida de grasa en los brazos, piernas y cara, acumulación de grasa en el estómago o detrás del cuello y aumento en los niveles de grasa y azúcar en la sangre. Estos cambios pueden aumentar el riesgo de padecer un ataque al corazón o una embolia.

  • Problemas en la piel: algunos medicamentos pueden causar erupciones. La mayoría son temporarias pero en algunos casos indican la presencia de una reacción seria. Si tiene una erupción o salpullido consulte con su médico. Otros problemas son la piel seca y pérdida del cabello. Las cremas hidratantes sirven para tratar algunos problemas de piel.

  • Neuropatía: es una condición dolorosa causada por daño nervioso. Generalmente comienza en los pies y manos.

  • Toxicidad mitocondrial: es una condición dolorosa causada por daño nervioso. Generalmente comienza en los pies y manos.

  • Problemas óseos: han sido recientemente identificados en personas VIH positivas. Los huesos pierden su contenido mineral y se tornan quebradizos. La disminución de riego sanguíneo puede causar problemas en las caderas.

9.- Conclusión

Bueno, después de haber investigado bastante sobre el tema, se concluye que el sida es la forma más grave de infección por VIH. Ocasiona la destrucción del sistema inmunitario que hasta hoy no tiene cura. Puede ser o no que se encuentre una verdadera "cura" para la enfermedad del VIH, pero con cada año que pasa, es cada vez más razonable esperar ver un exitoso manejo de por vida de esta enfermedad llevado a cabo dentro de la generación actual.

Para el público en general, infectado o no con el VIH, la conclusión sería la de adquirir una imagen realista sobre el SIDA. Todo el mundo debe entender que el SIDA no ha sido curado, y ni una sola persona ha visto el virus "erradicado" de su organismo, y la batalla parece plantearse aún durante muchos años más. Un optimismo excesivo y una "sobreventa" del estado actual de las terapias, pueden llegar a hacer daño de forma tan clara como lo hace el virus mismo. Estos pueden disminuir el apoyo público a la investigación y la financiación a los programas de cuidados. Pueden provocar comportamientos descuidados dentro de las personas que han percibido erróneamente que la amenaza del VIH ha disminuido. Pueden disminuir el deseo de la industria farmacéutica de invertir en nuevas y mejores soluciones. Además, pueden llevar a las personas al desespero cuando lo único que oyen es qué tan bien les está yendo a los demás, cuando su experiencia personal no es tan maravillosa. Aún cuando las nuevas terapias funcionan bien, éstas añaden grandes riesgos a las vidas de quienes deben usarlas. Enfrentarse al SIDA es mucho más que simplemente tomar pastillas.

Por último, hasta que no se encuentre una solución universal y duradera, todos debemos renovar nuestro compromiso con la prevención, el cual ha sido a veces dejado de lado al hablarse de "virus indetectables" y "pastillas para la mañana siguiente". Aquellos que hoy en día han llegado a pensar que la enfermedad del VIH "no es tan mala" tendrán un grave choque con la realidad en el momento en que crucen la barrera de la seropositividad.

Tal vez esta nueva conciencia sobre las limitaciones que tienen los tratamientos será una buena cosa, ya que por último, nos ayudará a continuar en nuestro empeño de que se creen a la mayor brevedad posible terapias mejores, más seguras y más fáciles de utilizar, y que se haga todo lo que sea posible para prevenir las nuevas infecciones.

10.- Opinión grupal

Nosotras creemos que esta investigación nos sirvió mucho, especialmente por que somos adolescentes y somos los que estamos mas expuestos a contagiarnos de esta enfermedad, ya que descubrimos muchas cosas que no sabíamos del VIH y desmentimos mitos y especulaciones que habían en torno al tema. Por eso ahora nos sentimos preparadas e informadas para cualquier eventualidad sabemos cuáles son las medidas de protección que debemos tomar y que el tratamiento con triterapia puede hacer que la enfermedad no acabe con nuestra vida.11.- Bibliografía

9/08/2002