Adquisición del Lenguaje

Pedagogía. Desarrollo. Enfoques. Teorías. Variaciones. Etapas. Skinner. Piaget. Bruner

  • Enviado por: Amparo Asensi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 39 páginas

publicidad

'Adquisición del Lenguaje'

ÍNDICE

  • Introducción

  • Enfoque pragmático.

  • Aprender a hablar: adquisición y desarrollo.

  • La tradición descriptiva.

  • La explicación del lenguaje infantil.

  • Enfoque conductista: Skinner.

  • Enfoque innatista: Chomsky.

  • Enfoque cognitivo: Piaget.

  • Enfoque sociocultural: Vygotsky.

  • Enfoque pragmático: Bruner.

  • El giro comunicativo: viejos métodos para nuevos enfoques.

  • Discriminación temprana del habla.

  • La producción de los primeros sonidos.

  • Percepción infantil del habla.

  • Producción infantil del habla.

  • Teorías: conductistas, prosódicas, estructuralistas, naturistas.

  • La teoría de los rasgos semánticos

  • El primer léxico

  • Variaciones del dominio referencial.

  • Las etapas en la adquisición sintáctica.

  • Los fenómenos de innovación morfológica.

  • Adquisición de la morfología.

  • Los orígenes sociales del discurso.

  • 'Adquisición del Lenguaje'

    INTRODUCCIÓN

    Nos podemos aproximar al estudio de la lengua en sus diferentes niveles, por un lado, como sistema, atendiendo a las reglas que la configuran como código lingüístico, es decir, lo que tradicionalmente se conoce como gramática, y por otro lado, como instrumento privilegiado que es para la interacción comunicativa, desde disciplinas como la pragmática y la lingüística textual.

    ENFOQUE PRAGMÁTICO.

    El estudio del uso del lenguaje se hace desde el enfoque pragmático. Si Saussure había indicado las dos caras del lenguaje lo cierto es que sólo se había fijado en el lenguaje como un sistema y debieron pasar años hasta que se sentarán las bases para un estudio del habla, del uso. El que lo consiguió fue Charles Morris quien en 1938 publicó "Fundamentos de la Teoría de los signos". En esta obra se intentan sentar las bases de una Teoría General de los signos y es lo que se ha llamado semiótica.

    Para Morris una teoría de los signos debería de dar cuneta por un lado de las relaciones de los signos entre sí (sintaxis) y con sus referentes (semántica), aspectos ya estudiados por la lingüística. Y por otro lado plantea algo nuevo, que la teoría de los signos debe de explicar las relaciones de los signos con los hablantes y lo estudiaría se llamaría la pragmática (los signos significan no sólo perse sino por el significado que la persona quiera darle).

    Morris formuló la teoría de distintas maneras en distintos escritos: "la pragmática se debería de ocupar de los aspectos bióticos de la semiosis"; con lo que quiere decir, que la significación del lenguaje está limitado por su dimensión viva (la persona). Al estudio tradicional Morris vino a añadir el enfoque desde la pragmática.

    El estudio del lenguaje a partir de Morris no se limita al estudio de las unidades y reglas fonológicas, sintácticas o semánticas sino que también debe de referirse a las condiciones en las que se usan esas unidades y reglas.

    Aspectos que estudia la pragmática que condicionan el uso del lenguaje:

    • Variables internas o cognitivas: El conocimiento de la situación condiciona el reconocimiento del uso del lenguaje en una observación. ( Lo que se quiere decir o hacer y lo que se puede decir o hacer). Las conductas internas se pueden dividir en dos grupos:

    • Los estados de necesidades: el estado motivacional responde a un estado de necesidades determinadas. Es importante conocer la función de transmisión de intenciones a través del lenguaje.

    • Los estados de posibilidades: depende de los conocimientos de la persona. De ahí la publicidad lo que pretende es que se recuerden ciertos aspectos del producto.

    • Variables externas o sociales: también hay dos tipos:

    • Los estados situacionales: condicionan lo que conviene decir o comprender en una situación determinada. En una situación social el uso está condicionado por el poder decir o entender y comprender; así se notan diferencias en conversaciones entre subordinado y jefe o entre iguales. El ejemplo más clásico: "¿Puede usted pasarme la sal?". No indica que se entienda literalmente sino que piden que se pase la sal.

    • Los estados referenciales: condicionan o marcan lo que tiene sentido decir o comprender. El mundo físico tiene una determinada forma; el mundo de referencia marca el sentido de la conversación. Cuando hay un cambio de ambiente habrá un cambio del sentido. La literatura o la publicidad consisten en parte en conocer la pragmática para deshacer sus reglas.

    APRENDER A HABLAR: ADQUISICIÓN Y DESARROLLO.

    El estudio del desarrollo del lenguaje debe de tener en cuenta que aprender a hablar no es sólo aprender a pronunciar y combinar sonidos y palabras con significado; sino que también, y sobre todo, es aprender a usarlas y entenderlas de acuerdo con las circunstancias físicas, personales y sociales en las que se producen. Por lo tanto, el estudio del desarrollo del lenguaje no es sólo es estudio de cómo se adquiere una estructura gramatical, no es sólo una lingüística evolutiva sino que también es el estudio de cómo se desarrolla su uso comunicativo por parte del niño. Es por lo tanto también una pragmática evolutiva. Podemos decir que el aprender a hablar es una adquisición y un desarrollo, el niño adquiere el sistema del lenguaje desarrollando su uso en un contexto cognitivo y social; es decir, en un contexto pragmático.

    Se deben plantea preguntas de cómo el niño aprende los aspectos pragmáticos y no sólo los aspectos semánticos o sintácticos. Cómo aprende el uso de los signos, cómo afectan las condiciones de uso al aprendizaje de signos.

    El estudio de esta pragmática evolutiva es algo moderno, el primer libro que se publicó con este título fue de Olhs y Shieffelin en 1979. Este campo se ha ido imponiendo durante los años ochenta y noventa hasta que en 1996 se publicó el libro "Desarrollo pragmático" de Snow y Ninio.

    Dentro del desarrollo pragmático se debe incluir el desarrollo discursivo, la capacidad de contar cosas.

    La historia del estudio del lenguaje infantil se puede dividir en tres etapas: la tradición descriptiva, los estudios basados en muestras amplias y la explicación del lenguaje infantil. Estas etapas transcurren a lo largo de un siglo, desde más o menos 1870 hasta más o menos 1970. Antes de 1870 sí se estudiaba el lenguaje infantil pero sin ser de una manera sistemática y científica. Antes los pensadores, sabios, filósofos y científicos se habían preocupado incluso con relación a esto se realizó en algún momento hace siglos el experimento prohibido (privar a un niño de la influencia del medio). No hace mucho San Agustín hizo aportaciones interesantes de manera introspectiva, creía recordar como él había adquirido el lenguaje a partir de la imitación. Hasta el siglo XIX no se hizo un estudio científico del lenguaje infantil.

    LA TRADICIÓN DESCRIPTIVA.

    Uno de los primeros temas estudiados en la psicología científica fue el lenguaje infantil. Esto se debía a que era un contexto empirista y positivista, hasta entonces el sabio no era más que un divagador. En este contexto hay que tener en cuenta el enfoque naturalista de Darwin. El primer método que se utiliza es el método biográfico que consistía en la escritura de diarios descriptivos del lenguaje infantil, suelen ser los padres los que los escriben. Estos diarios se centran en el léxico y no en el contexto, la conversación.

    El iniciador de este método fue Taine que en 1877 publica un artículo en la revista "Mind" sobre el lenguaje infantil. No obstante fue Preyer el que se puede considerar el fundador del método de los diarios con su libro "El alma del niño" de 1882. Y finalmente, un matrimonio alemán, Stern, en 1907 publicó el modelo de diario de lenguaje infantil que perduró hasta hace poco. Aunque continuara este método durante años , científicamente dio de si hasta los años treinta. Pero a partir de la primera Guerra Mundial aparecen los primeros teóricos del lenguaje infantil, uno de los primeros fue Piaget que en 1923 publicó "El lenguaje y pensamiento en el niño", en donde deja establecido que el lenguaje depende del pensamiento absolutamente. Esto hace que los psicólogos pierdan interés. En este mismo año, Jespersen publicó "El lenguaje" y dedicó un capítulo entero al lenguaje infantil, algo insólito. Por esto el testigo del lenguaje infantil lo mantuvieron los lingüistas abriéndose así dos direcciones.

    En la rama lingüística Bühler publicó en 1930 un libro donde se ponía el énfasis en el uso comunicativo del lenguaje. Y por fin en 1934, Vygotsky publica "Pensamiento y lenguaje" donde critica a Piaget y dice que el lenguaje no está subordinado al pensamiento sino que son dos cosas independientes aunque muy relacionadas.

    LA EXPLICACIÓN DEL LENGUAJE INFANTIL.

    En los años cincuenta, a principios de esta etapa, existe un muy importante de debate y confrontación de teorías psicológicas y teorías lingüísticas precisamente entorno al lenguaje. Se desarrollaba la teoría de la información, las telecomunicaciones, la informática y, por tanto, parecía que disciplinas del tipo de la Lingüística y la Psicología podían aportar mucho a estos desarrollos tecnológicos. De tal manera que dio lugar al nacimiento de la psicolingüística y colocó el estudio del desarrollo del lenguaje casi en el centro del interés científico; esas discusiones se concretaban en personas contra personas: Skinner contra Chomsky; Chomsky contra Piaget; Piaget contra Vygostky.

    El debate más duro fue el protagonizado por Skinner y Chomsky que se encontraban muy cerca e incluso podía decirse que tomó un matiz personal. Skinner había sido catedrático de Harvard y Chomsky había sido estudiante de esta universidad y catedrático en otra. Entre Piaget y Chomsky el debate fue a través de publicaciones y Piaget y Skinner ni siquiera se conocieron.

    La Psicología había sido fundamentalmente experimental, por tanto, trató de dar el salto al método experimental. Es decir, ahora que había modelos teóricos bastante sólidos se podían extraer hipótesis y hacer experimentos para reafirmarlas o deshecharlas. Durante los años sesenta se realizaron numerosas investigaciones y experimentos sobre el lenguaje infantil. Por ejemplo, Braine en 1963 planteó la idea de que los niños tenían su propia gramática, la llamada "Gramática pivote".

    Brown y Bellugi en Harvard en 1964 plantearon una serie de paradigmas experimentales de elección múltiple para el estudio de la sintaxis. El propio Bellugi descubrió el Síndrome de Williams.

    Slobin en la universidad de Berkley en 1966 se dedicó a experimentar la noción de transformaciones gramaticales planteado por Chomsky. Para ello utilizó entrevistas con niños en las que les enseñaba un cuento con imágenes ("El cuento de la rana").

    Mc Naill en el mismo año publicó una psicolingüística evolutiva, una obra dedicada al desarrollo del lenguaje desde la óptica generativa de Chomsky.

    Sinclair en 1969 trató de construir una psicolingüística genética. Sinclair consiguió que Piaget le dirigiese su tesis doctoral sobre el lenguaje infantil.

    A partir de los años setenta se produce lo que se llama un giro comunicativo donde se cambia drásticamente el contexto, el método y la orientación en el estudio del lenguaje infantil. Este cambio se centra en la comunicación, en la conversación .

    ENFOQUE CONDUCTISTA: SKINNER.

    Skinner adopta una posición empirista, es decir, considera que el desarrollo del lenguaje depende exclusivamente de los estímulos externos. El lenguaje son respuestas que el niño aprende por condicionamientos aparentes, respuestas que son verbales e intraverbales, de manera secundaria.

    Estas respuestas intraverbales permitieron a Osgood elaborar una "Teoría mediacional del significado", es decir, una teoría que sí admitía que en el desarrollo del lenguaje no sólo hay respuestas externas sino que hay una mediación de estímulos internos.

    Skinner clasifica a las repuestas verbales de un modo original y que no tuvo mucha relevancia. Skinner distingue cuatro tipos de respuesta: los mandos, los tactos, las respuestas ecoicas y las respuestas autocríticas. Todo esto lo plantea en su libro "Conducta verbal" publicado en 1957.

    El conductismo por aquella época estaba en auge y se le planteó que explicase el comportamiento verbal. Pero Skinner estaba lejos de poder explicar el lenguaje debido a los mediocres instrumentos del conductismo, fue en este momento cuando comienza el declive de Skinner.

    Aspectos positivos del conductismo:

    El conductismo hizo que en los estudios se fijasen en el contexto, la forma de hablar al niño, lo que se llegó a llamar en un primer momento el Babytalk. Y es importante su esquema estímulo provoca una respuesta.

    También permitió los programas de tratamiento de niños con alteraciones del lenguaje o tratamiento logopédico. Los estímulos no se analizan aisladamente sino que se estudia el episodio verbal global, la conversación.

    Lo más importante del conductismo es precisamente la controversia que se creó en torno al mismo. La ciencia está influida por las modas, por los hechos sociales, y el conductismo fue una moda que afectó a todo.

    Críticas hacia la teoría de Skinner.

    • El lenguaje es algo muy complejo y la Teoría conductista es algo insuficiente para explicarlo.

    • Las explicaciones del conductismo se basan en el aprendizaje animal, de tal manera que existe una generalización de lo que hacen los animales a lo que hacen las personas. Los estudios del desarrollo del lenguaje del conductismo se basaban en el estudio con loros.

    • El conductismo no contempla ningún tipo de etapa. Para la Teoría conductista el lenguaje es simplemente sumatorio.

    ENFOQUE INNATISTA: CHOMSKY.

    Chomsky toma una posición mentalista. La teoría de Chomsky es una teoría formal del lenguaje según la cual el lenguaje se genera a partir de unas estructuras innatas; por eso su teoría se conoce como "Gramática generativa".

    Chomsky establece dos grandes principios. El principio de autonomía según el cual el lenguaje es independiente de otras funciones y los procesos del desarrollo del lenguaje también son independientes de otros procesos de desarrollo. El segundo principio es el principio de innatismo según el cual el lenguaje es un conjunto de elementos y reglas formales; es decir, es una gramática que no puede aprenderse asociativamente en virtud de la asociación de estímulo con respuesta, por lo tanto, es innato. Chomsky toma al conductismo como si fuese toda la Psicología por lo que si no se puede explicar debe ser porque es innato.

    Chomsky plantea el "problema de Platón", este problema lo formula bajo los siguientes términos: ¿Cómo es que el niño aprende el lenguaje con tanta rapidez y sencillez con un input tan pobre? Esta observación es muy pobre.

    Chomsky parte de una premisas que no son rigurosas y que son hasta cierto punto erróneas. Chomsky llega al innatismo por eliminación planteando unas premisas como evidente que parecen de sentido común y que no se corresponden con una realidad objetiva.

    Este innatismo del lenguaje se concreta diciendo que todos nacen con un constructo interno, un esquema innato específicamente humano y genéticamente hereditario que es lo que él llama LAD (Dispositivo de Adquisición del Lenguaje). Este mecanismo tiene como contenido a un conjunto de principios gramaticales universales que son la Gramática Universal. Cuando uno nace, con este dispositivo, empieza a recibir unos estímulos lingüísticos o datos lingüísticos primarios. Una vez que estos datos son procesados en el LAD hay un output o resultado que es la Gramática de la lengua en cuestión.

    Las implicaciones de la Teoría de Chomsky:

    • La importancia decisiva que tiene el estudio del lenguaje infantil para la teoría lingüística, debido a que la teoría lingüística quiere una teoría general para el estudio del lenguaje y esta Gramática General se encuentra dentro del niño. Pero Chomsky al igual que sus discípulos se imaginaban ese mecanismos ya que no estudiaban al niño en cuestión.

    • Importancia que adquirió el estudio de los fundamentos biológicos del lenguaje y la noción de periodo crítico para el lenguaje. En esta línea destaca Lennerberg y su "Teoría maduracionista".

    • De alguna manera viene a decir que las diferencias ambientales no influyen en la adquisición del lenguaje. Y es cierto que en general sean cuales sean los estímulos que recibe el niño la mayoría de los niños desarrollan el lenguaje de igual manera o al menos en los primeros años.

    ENFOQUE COGNITIVO: PIAGET.

    La posición de Piaget es mentalista como la de Chomsky y también constructivista. Piaget plantea una teoría genética y formal del conocimiento según la cual el niño debe dominar la estructura conceptual del mundo físico y social para adquirir el lenguaje. Nunca formuló una teoría sobre el desarrollo del lenguaje, pero escribió muchos libros en los que habló del lenguaje según los cuales el lenguaje es equivalente a la inteligencia. Desarrolló una teoría sobre el desarrollo de la inteligencia.

    En 1923 publica "El lenguaje y el pensamiento en el niño" donde establece la primacía del pensamiento. El lenguaje sería un producto de la inteligencia por lo que el desarrollo del lenguaje es el resultado del desarrollo cognitivo. Habla de un lenguaje egocéntrico en los niños pequeños pues estos hablan con ellos mismos a pesar de estar con más gente. Según Piaget esto sería un reflejo del pensamiento egocéntrico del niño. Cuando el pensamiento deja de ser egocéntrico (descentralización cognitiva) aparece le lenguaje socializado o comunicativo.

    En 1946 escribe "Formación del símbolo en el niño", un libro dedicado a la subordinación del lenguaje y explica a través de la función simbólica la capacidad de la inteligencia para las representaciones (manejadas por operaciones del pensamiento). Los niños al final del periodo senso-motor desarrollan la función simbólica como una capacidad más de la inteligencia, hasta este momento no existe lenguaje. De esta manera el conocimiento se refleja de distintas maneras: imágenes mentales, imitación diferida, juego simbólico, dibujo y lenguaje.

    En 1966 se publica "La imagen mental en el niño" donde profundiza en las representaciones del niño. En este libro establece las diferencias entre los instrumentos figurativos (representaciones) y los operativos. Explica que los instrumentos figurativos, sobre todo el lenguaje, los ha desarrollado el pensamiento como una forma de expresarse y socializarse.

    A partir de los años setenta dentro de la teoría piagetana se matizó esta postura y Cromer formuló la llamada hipótesis cognitiva débil: "somos capaces de manejar determinadas estructuras lingüísticas sólo cuando las habilidades cognitivas lo permiten".

    ENFOQUE SOCIOCULTURAL: VYGOTSKY

    Vygotsky publicó en 1934 "Pensamiento y lenguaje", pero su mayor influencia le vino con la traducción al ingles en 1962.

    Para Vygotsky el desarrollo humano se produce mediante procesos de intercambio y transmisión del conocimiento en un medio comunicativo y social (la cultura). Es decir, la transmisión de los conocimientos de la cultura se realiza a través del lenguaje. Por lo tanto, el lenguaje es el principal vehículo de esos procesos y es lo que influye decisivamente en el desarrollo de la mente.

    Las funciones mentales se interpretan como normas sociales interiorizadas como resultado de una cesión de conciencia. Por lo tanto, lenguaje y pensamiento son dos cosas distintas con orígenes distintos y que a lo largo del desarrollo se produce una interconexión funcional en el que el pensamiento se va verbalizando y el habla se va haciendo racional. De tal manera que se regula y planifica la acción. En definitiva, el pensamiento no está subordinado al lenguaje, está influido.

    Para Vygotsky el lenguaje infantil es inicialmente social (modo de comunicación con los adultos) y es exterior en forma y función. Paulatinamente el lenguaje se interioriza y pasa por un periodo egocéntrico con una forma externa pero con una función interna. Finalmente se convierte en pensamiento verbal que tiene una forma interna.

    ENFOQUE PRAGMÁTICO: BRUNER

    El enfoque de Bruner intenta buscar una tercera vía que tenga en cuenta el constructivismo y que sea interaccionista. Quiere llenar el hueco entre lo imposible y lo milagroso (empirismo ambientalista de Skinner y mentalismo innatista de Chomsky).

    Bruner enfatiza el uso y la función a la hora de explicar la adquisición del lenguaje. Como es tan importante que el niño aprenda a comunicarse, la sociedad considera esos como lo más importante. El niño disfruta de un acceso privilegiado al lenguaje pues está sistemáticamente arreglado por la comunidad lingüística los llamados amplificadores externos del desarrollo, de los cuales el más importante es la familia.

    Al niño se le proporcionan oportunidades sistemáticas para negociar, los denominados procedimientos lingüísticos y significados. Es fundamental, ya desde el nacimiento, la relación con los agentes externos, la comunicación pre-lingüística. Con ella empieza el estudio del lenguaje, luego tiene una continuidad funcional con el mismo.

    Los primeros precursores del lenguaje serían los llamados formatos que Bruner define como estructuras predecibles de acción recíproca. Estos formatos son situaciones que el adulto prepara muy repetidas veces en las que interacciona con el niño. Los adultos pueden desarrollar las estrategias de ayuda desde las cuales el niño desarrollará poco a poco el lenguaje.

    EL GIRO COMUNICATIVO: VIEJOS MÉTODOS PARA NUEVOS ENFOQUES.

    A partir de los años setenta se produce un a convergencia de corrientes filosóficas, antropológicas, lingüísticas… en el estudio del lenguaje infantil que se preocupan por la transmisión de la cultura y de la relación del pensamiento y del lenguaje con la misma.

    A partir de aquí se empieza a estudiar el desarrollo del lenguaje en su vertiente comunicativa, de uso e interactiva. Es el giro hacia el enfoque pragmático donde Bruner es el que mejor representa dicho cambio de orientación.

    Bruner empieza a trabajar en Harvard en los años cincuenta en el centro de estudios cognitivos donde nace la psicología actual y lo hace desde la óptica piagetana. En 1954 en un congreso en Montreal entra en contacto con discípulos de Vygotsky y Bruner fue uno de los que impulsó la traducción al inglés de Vygotsky. A partir de ahí se decanta hacia el enfoque socio-cultural y se traslada a Oxford (1972) donde entra en contacto con la teoría de los actos del habla y pragmática.

    El salto cualitativo lo observamos en trabajos importantes como Snow en "Conversaciones con los niños"; Dore, "Desarrollo de los actos del habla"; Bates, "Adquisición pragmática".

    En 1972 se crea la IASCL (asociación internacional para el estudio del lenguaje del niño). En 1974 se crea la revista YCL dedicada al lenguaje infantil y en 1984 el CHILDES.

    Para los nuevos enfoques se siguen utilizando viejos métodos como el rechazo de los experimentos, la primacía de los estudios de campo ("Estudio del lenguaje en vivo") y la recogida de muestras de habla espontánea de conversación.

    DISCRIMINACIÓN TEMPRANA DEL HABLA.

    Los niños para que aprendan a hablar es indispensable que sean capaces de discriminar los sonidos que componen el habla, si por alguna razón no son capaces de hacerlo no aprenderán a hablar. Ejemplo: los niños sordos.

    El niño cuando nace ya es capaz de distinguir los diferentes sonidos que componen el habla. Por otra parte ya nacen acostumbrados al habla ya que cuando se encuentran en el útero materno oyen el habla y otros sonidos (la música). Esto se sabe objetivamente gracias a algunos experimentos basados en el llamado "paradigma de la deshabituación". Este paradigma se basa en las respuestas del bebé (aumentar la succión, la tasa cardíaca, girar la cabeza…) ante determinados estímulos. Para ver si el niño podía distinguir entre 'pa' y 'ba' lo que se hacía era acercar un altavoz en el que se oía una voz humana que decía 'pa pa pa', el niño aumenta la tasa de succión. Al habituarse al estímulo la tasa disminuye; pero en un determinado momento se cambia a 'ba ba ba'. En el momento de la transición aumenta de nuevo la tasa de succión por lo que se observa que el niño es capaz de discriminar ambos sonidos. Son también capaces de diferenciar desde el punto de articulación.

    Se sabe que la percepción auditiva es de tipo categorial; es decir, se basa en contrastes binarios. El bebé es inicialmente sensible a todas las distinciones potenciales que se puedan emitir con el aparato fonador; pero luego deja de discriminar todas aquellas distinciones que no le son útiles para su lengua. Es decir, el bebé se hace "sordo" ante distinciones que no le valgan para discriminar en su lengua.

    LA PRODUCCIÓN DE LOS PRIMEROS SONIDOS.

    Lo niños no sólo discriminan desde que nacen sino que también hacen ruidos y sonidos (el más famoso el llanto). Estos evolucionan hacia vocalizaciones y balbuceos.

    Podemos entender por balbuceo todos los sonidos previos al lenguaje que emite el niño o referirnos específicamente a los sonidos repduplicadores que produce a partir de los seis meses. La evolución del balbuceo se interpretó inicialmente como una aproximación a la lengua del entorno, lo que se llamó babbling-shift. Pero más tarde se descubrió que era una evolución hacia los sonidos más frecuentes en todas las lenguas, sobre todo sonidos oclusivos y sonoros. En algunos niños algunas semanas antes de emitir las primeras palabras se da un período silencioso en el que no balbucea. Para algunos autores esto indica que hay una discontinuidad entre la etapa de las vocalizaciones pre-verbales del balbuceo en la que el niño ejercitaría los fonemas y luego la etapa en que esos fonemas aparecen con valor fonológico (en las palabras).

    PERCEPCIÓN INFANTIL DEL HABLA.

    El campo de la percepción infantil del habla ha crecido en la última década enormemente.

    El experimento ideado por Garnica en la universidad de Stanford ayudó mucho para conseguir este aumento. Garnica tomó un grupo de niño menores de dos años y les enseñó el nombre de un grupo de muñecos, sus nombres eran monosílabos que sólo se distinguían en un fonema. La tarea encomendada a los niños era coger el muñeco X y colocarlo en tal sitio. Si ejecutaba correctamente la tarea significaba que el niño diferenciaba los fonemas.

    Este experimento fue repetido con muchos niños de distintas edades.

    PRODUCCIÓN INFANTIL DEL HABLA.

    La producción infantil del habla es el aspecto más estudiado y se han planteado dos cuestiones en relación a ello:

    • El orden de adquisición de los fonemas: la teoría que mejor lo explica es la de Jakobson.

    • Los errores de producción: la teoría de Ingram es la que mejor lo explica. A partir de esto se han planteado tres hipótesis la más antigua de las cuales es la perceptiva que planteaba que el niño se limita a pronunciar lo que escucha; frente a esto se describe el "fenómeno Fis" donde el niño percibe el error pero no es capaz de pronunciarlo bien.

    La segunda hipótesis es la motora que dice que el niño debido a su inmadurez es incapaz de articular correctamente determinados fonemas o palabras aunque las perciba bien; frente a ella surgió un problema estudiado por Smith que planteaba que existen problemas más complejos que los motores.

    La tercera y última hipótesis es la representacional según la cual los errores se deben a problemas en la representación de las palabras o fonemas y a simplificaciones.

    T

    TEORÍAS: CONDUCTISTAS, PROSÓDICAS, ESTRUCTURALISTAS, NATURISTAS.

    Hay dos grandes grupos de teorías que explican el desarrollo fonológico, unas orientadas a la evolución individual (conductista, prosódica) y otras a las pautas universales (estructuralistas, naturalistas).

    • Teorías conductistas.

    Las teorías conductistas explican la adquisición de fonemas por medio del condicionamiento y, por lo tanto, conceden gran importancia a los fonemas que escucha el niño (input), al refuerzo y a la imitación.

    La teoría conductista más importante es la que formuló en el año 1952 por Mowler y a la que se llamó "Teoría del autismo". Esta teoría para formular se basa en ola observación de adiestramiento de loros, en la imitación de sonidos, de palabras y frases. Por lo tanto establece una relación estrecha entre el aprendizaje de lo fonemas y la comida que actúa como un agente reforzante primario. A partir de ahí el loro/niño tendría un refuerzo selectivo de las vocalizaciones más parecidas al modelo del cuidador/padre. El nombre de esta teoría le viene porque considera que existe un autorrefuerzo por el vínculo afectivo.

    En 1969, Winitz reformuló esta teoría eliminando la referencia a las aves parlantes pero planteando tres estadios semejantes:

    • Relacionado con la comida.

    • Las vocalizaciones adquieren propiedades reforzantes secundarias.

    • Refuerzo selectivo y acercamiento al modelo adulto.

    Lo más importante que hay que decir es que son teorías sobre la adquisición de sonidos del habla, se asimilan más al aprendizaje del niño de un ruido. Por otra parte es totalmente discutible generalizar principios del aprendizaje animal al humano. Ahora bien, tuvo aspectos positivos ya que favoreció al estudio de los sonidos del habla que escucha el niño (baby-talk); explica bastante bien las diferencias individuales y permite explicar el desarrollo lingüístico en términos de una continuidad entre el balbuceo y luego el lenguaje.

    • Teorías prosódicas.

    Las teorías prosódicas parten del supuesto de que al principio el niño aprende la entonación (la prosodia); es decir, que la adquisición va de distinciones generales que llamamos suprasegmentales a distinciones finas que llamamos segmentales (fonemas).

    La teoría prosódica mejor formulada es la de Waterson para la cual los bebés presentan una atención selectiva a la entonación y percibiría las curvas de entonación como un todo (tendrían una percepción unitaria). A partir de ahí identificaría esquemas de rasgos donde se extraerían los fonemas. Aunque habría una serie de tendencias, las pautas serían individuales.

    Las teorías prosódicas explican muy bien las irregularidades de la fonología infantil; además parte de la base de que el niño nace con la capacidad par percibir esquemas fonéticos e identificar esquemas. Responde además a una creencia generalizada en lo investigadores y es que la entonación juega un papel decisivo a la hora de aprender el lenguaje y los fonemas. Pero la entonación es muy difícil de investigar de tal manera que esta teoría no ha sido contrastada y simplemente podemos intuir que tiene un fondo de verdad.

    • Teorías estructuralistas.

    Las teorías estructuralistas postulan que lo que se adquiere es una estructura o sistema fonológico y que las pautas de esta adquisición son universales. El autor que ha formulado la teoría más importante dentro de este ámbito fue Jakobson que en 1941 planteó la "Teoría del contraste".

    Para Jakobson el desarrollo fonológico comienza cuando el niño comienza a emitir las primeras palabras; lo que quiere decir es que para él hay una discontinuidad entre el balbuceo y el período o etapa fonológica. El balbuceo, por tanto, sería una etapa de articulación.

    A partir de que comienza a utilizar los fonemas construye un sistema fonológico que es un sistema de oposiciones o contrastes. El niño no aprende fonemas aislados sino que en su sistema lo va construyendo es un sistema de contrastes.

    La secuencia de los estadios del desarrollo es invariable y responde al principio del contraste máximo; es decir, en cada momento se incorpora al sistema la oposición de mayor contraste que queda por aprender.

    El primer estadio es el estadio labial en el que el niño adquiere la primera oposición (vocal/consonante) y es a lo que se llama contraste primario (consonante óptima -p- /vocal óptima -a-). Este no es el primer sistema fonológico ya que para que lo haya debe de existir más de una oposición.

    También en este estadio aprende la sílaba canónica, la forma básica de la estructura silábica. A partir de este estadio el sistema fonológico se divide en dos ejes: tonalidad y sonoridad. El eje de la sonoridad no es explicado aunque aparecen tempranamente contrastes; sin embargo sí específica como se produce el desarrollo en el eje de la tonalidad. Según Jakobson se produce en dos dimensiones: compacta (vocal)/difusa (consonante) y grave/aguda.

    La idea de discontinuidad es criticable puesto que se ha demostrado que en el balbuceo existe una evolución. No habla de la prosodia; se refiere a la aparición de las oposiciones pero no indica como se desarrolla el proceso de adquisición. Incluso faltan criterios para saber cuando se ha adquirido un contraste.

    No obstante es la teoría que mejor explica la secuencia del desarrollo y que en este sentido no ha sido superada. Ha ocurrido que algún aspecto de la Teoría generativa se ha añadido a otras teorías y concretamente Mostrowitz en 1971 amplia la teoría del contraste incluyendo los elementos generativos y la teoría prosoica.

    Mostrowitz plantea tres estadios: a) el estadio de la frase, donde el niño reconoce la entonación; b)el estadio palabra/sílaba, donde el niño incorpora palabras con la sílaba canónica y c) el estadio del fonema, donde adquiere las oposiciones contrastivas en el mismo sentido que dijo Jakobson.

    • Teorías naturalistas.

    Las teorías naturalistas se inspiran en la gramática generativa de tal manera que consideran los principios fonológicos universales e innatos. La teoría más importante es la "Fonología natural" de Stampe en 1969.

    De acuerdo con esta teoría los niños tendrían un sistema innato de procesos fonológicos que actúan sobre las representaciones de las palabras simplificándolas o alterándolas. El proceso de adquisición de fonología consistiría en la revisión de ese sistema de procesos que se irían limitando, ordenando y finalmente suprimiendo momento en el cual finalizaría el proceso de desarrollo fonológico.De acuerdo con Stampe, este sistema de procesos se puede conocer reconociendo los errores fonológicos y sacando una serie de reglas que expliquen esos errores. Fue Ingram quien en 1976 acometió dicha tarea partiendo de niños con trastornos fonológicos. Ingram quería saber si se podía distinguir a los niños con deficiencia mental, disglosia… por sus errores de pronunciación. Buscaba una razón clínica y de ahí que su teoría se denomine "Fonología clínica". Ingram dejó establecido un sistema de procesos y señaló que aunque los procesos son universales existían pautas individuales de manifestación de unos procesos y otros. El repertorio fue analizado por Bosch al español en 1980 y en 1990 por Eliseo Diez-Itza.

    Ingram estableció cuatro tipos de procesos relativos a la estructura de la sílaba, la asimilación, de sustitución y múltiples. Estos últimos no son procesos propiamente dichos sino que se refieren a que en una misma palabra aparecen distintos errores debidos a distintos procesos.

    • Referentes a la sílaba: reducción de los grupos consonánticos, reduplicación, sustitución de uno de los elementos, metátesis, supresión de sílaba átona…

    • Referente a la asimilación: unos fonemas influyen sobre otros (contigua, no contigua regresiva y no contigua progresiva).

    • Referentes a la sustitución: líquidos y fricativos. Anteriorización o frontalización y posterización.

    LA TEORÍA DE LOS RASGOS SEMÁNTICOS

    El desarrollo semántico trata de cómo los niños aprenden palabras y su significado. Existen muchas teorías que intentan explicar este desarrollo y se pueden agrupar en dos tipos: a) las que consideran que el niño primero adquiere significados muy generales y luego los van especificando y b) las que consideran que las palabras de los niños al principio tienen un significado muy específico y luego lo van generalizando.

    La "Teoría de los rasgos semánticos" es la más importante de todas ellas y pertenece al tipo de las teorías que consideran que el niño primero adquiere significados muy generales y los van especificando. Esta teoría fue formulada por Clarck basándose en la "Teoría componencial del significado" de Katz. De acuerdo a esta teoría el significado de las palabras estaría compuesto de una serie de rasgos semánticos. Ejemplo: PERRO: +animado; -humano; +cuadrúpedo; +peludo.

    Lo que dice la Teoría de los rasgos es que el desarrollo semántico infantil parte de significados con uno o dos rasgos y progresivamente el niño va añadiendo nuevos rasgos a esos significados haciéndolos más específicos. Esta teoría explica muy bien los fenómenos de sobrextensión. Estos son debidos a que en un principio los niños tienen pocos rasgos definidos para muchos enters.

    EL PRIMER LÉXICO

    El aspecto más estudiado son las primeras palabras que dicen el niño, lo que se conoce como léxico inicial o primer léxico. Este suele abarcar entre el primer y segundo año de vida del niño.

    La naturaleza de esas primeras palabras se refiere en primer lugar a los objetos, personas y cuentos que rodean al niño. Hubo una polémica sostenida por Clark y Nelson respecto a que criterios eran más determinantes para que determinadas palabras estuviesen en este léxico inicial. Clark sostenía que lo dominante era la prominencia perceptiva (lo que llama más la atención al niño); en cambio para Nelson lo importante era la relevancia funcional. En la misma línea la una decía que la mayor parte de las palabras se referían a objetos estáticos y la otra que había una predominancia de objetos dinámicos.

    También se discutió en relación con la naturaleza del léxico inicial pero esta la sostuvieron Mc Neill y Bloom. Mc Neill decía que sólo había etiquetas deícticas (señalar con el dedo), mientras que Bloom sostenía que también había palabras relacionadas.

    Otra cuestión relacionada es la de las variaciones individuales que presenta el léxico inicial. Este aspecto lo puso en relieve Nelson en 1973 a través de un estudio en el que descubrió en primer lugar que hay muchas diferencias entre unos niños y otros y en segundo lugar que se podían agrupar en dos tipos: a) los niños referenciales, aquellos que tienen una orientación clasificadora y que por lo tanto utilizan muchos nombres y b) los niños expresivos, aquellos que utilizan un mayor número de términos personal-sociales. Según estudios posteriores, que un niño sea referencial o expresivo está influido por la forma de utilizar el léxico las madres.

    Este estudio tuvo mucha repercusión ya que muchos padres y profesores intentaron potenciar la utilización de los nombres en niños pequeños. Según estudios posteriores los niños referenciales tendrían una mayor propensión a aumentar su vocabulario.

    VARIACIONES DEL DOMINIO REFERENCIAL: FENÓMENOS DE SOBREXTENSIÓN, INFRAEXTENSIÓN Y SUPERPOSICIÓN.

    El léxico inicial difiere del adulto en cuanto a la extensión del dominio referencial de las palabras. Esto quiere decir que las palabras del niño se refieren a un grupo de entidades y eventos diferentes del grupo al que se refieren las mismas palabras en el adulto.

    Cuando el dominio al que se refiere una palabra del niño es más extenso que el del significado habitual de la palabra hablamos de un fenómeno de sobrextensión. Ejemplo: guau guau se refiere a perro y al gato.

    Los fenómenos de infraextensión se refieren a cuando el niño utiliza la palabra para referirse a un dominio más restringido de lo normal. Ejemplo: off sólo para referirse para quitarse la ropa.

    Las superposiciones son aquellos en las que se dan al mismo tiempo una infraextensión y una sobrextensión. En general todos aprendemos el significado de las palabras de un modo superpuesto; es decir, que a veces las utilizamos para referirnos a cosas que no significan y no las utilizamos para referirnos a cosas que significan. Ejemplo: bicho para referirnos a un insecto(infraextensión) y para llamar a un amigo (sobrextensión). Cuando bicho significa cualquier animal.

    Una de las cuestiones estudiadas con relación a estos fenómenos son los rasgos que determinan las palabras. Estos rasgos fundamentalmente son de tipo perceptivo (forma, tamaño, sonido, no el color) y los rasgos funcionales (semejanza en el uso o en la acción).

    Estos fenómenos semánticos infantiles en realidad están en la base de la creación del idioma y tienen un carácter metafórico.

    LAS ETAPAS EN LA ADQUISICIÓN SINTÁCTICA.

    Una vez que el niño combina los fonemas formando palabras y aprende su significado comienza a combinarlas de acuerdo con reglas morfosintácticas, gramaticales. Este proceso sigue un orden similar en todos los niños y en todas las lenguas y, por eso, aunque el proceso es un continuo se puede dividir en una serie de etapas. El orden de las edades es más o menos universal, pero no lo es la velocidad.

    • Etapa de una palabra:

    Esta etapa también se ha llamado etapa del habla holofrástica haciendo alusión con ello a que aunque el niño emite una palabra aislada es como si estuviese emitiendo una frase. Estas primeras palabras equivaldrían a frases. Este análisis se hace desde la teoría generativa que supones que desde que el niño nace tiene un conocimiento gramatical que ya le permite construir frases y ponen como prueba que estos niños son capaces de comprender frases completas. Hoy día, se considera que esta idea del habla holofrástica constituye un sobreanálisis, una interpretación excesiva de lo que el niño está diciendo.

    Frente a esta postura está la perspectiva semántico-cognitiva de Piaget por un lado y de Halliday por otro. Para Piaget estas primeras palabras son etiquetas deícticas y que hay una discontinuidad entre esta etapa y las siguientes. Para Halliday estas palabras expresan funciones semánticas básicas que se van diversificando, dando una continuidad funcional al desarrollo sintáctico.

    • Etapa de dos palabras

    Esta etapa se desarrolla en los niños entre dieciocho y veinticuatro meses. Es la etapa más estudiada debido a que es en ella cuando comienza las combinaciones de palabras. A esta etapa y a las dos siguientes se las denomina esta de habla telegráfica haciendo referencia a la ausencia de palabras funcionales.

    Más modernamente se considera que describir una etapa refiriéndose a lo que el niño hace mal o no es capaz de hacer supone una caracterización negativa y frente a ello propusieron unas caracterizaciones positivas de dos tipos:

    • Tipo sintáctico: parten de la idea de que las emisiones del niño tienen su por una gramática; parten de la idea de que existe una gramática infantil. La más conocida de estas es la de Braine, su "gramática pivote", de acuerdo con la cual el lenguaje de esta etapa contendría dos clases de palabras: palabras eje o pivote (conjunto pequeño de palabras funcionales muy usadas) y palabras abiertas (conjunto amplio de palabras menos utilizadas). La estructura de las oraciones en esta gramática sería la combinación de eje y abierta.

    Posteriormente Slobin señaló que había una mayor movilidad en estas combinaciones de tal manera que no sólo tenían la estructura eje y abierta sino también abierta y eje y abierta y abierta.

    • Tipo semántico: basándose en las combinaciones sintácticas de Slobin, este dijo que debían existir unas relaciones semánticas subyacentes. Este tipo de interpretaciones suponen que más que obedecer a unas reglas gramaticales las emisiones reflejan unas categorías semánticas. La primera autora que lo estudió fue Bloom que observó como su hija decía "mumy sock" con significados distintos dependientes del contexto. Bloom dedujo que esas emisiones no se podían deber a reglas gramaticales sino más bien a relaciones entre categorías semánticas (agente-objeto).

    • Etapa de tres palabras.

    Esta etapa discurre entre los veinticuatro meses y los treinta y constituye la estructura oracional simple (sujeto, verbo, objeto). Se establecen pautas de ordenación estable y dos tipos de procesos de construcción sintáctica: a) la expansión de elementos y b) la creación de nuevos sintagmas.

    Aparecen también oraciones compuestas coordinadas (empujó y cayó) y subordinadas de distintos tipos (sustantivas, adverbiales, relativas). Sigue habiendo ausencia de palabras enlace y un habla telegráfica, pero se introducen flexiones verbales.

    A esta etapa se ha llamado a veces habla interactiva porque los niños están aprendiendo a contar cosas y decir frases largas, titubean y repiten. Se habla en algunos niño de una tartamudez fisiológica o natural, como un proceso natural y normal.

    • Etapa de cuatro o más palabras.

    Una vez que el niño aprende la estructura básica de la oración se incrementa rápidamente el número de elementos oracionales y el niño pasa de oraciones de cuatro o cinco palabras a oraciones con siete, nueve o doce. El número de elementos además de dejar de ser indicativo de la complejidad y puede haber oraciones con pocas palabras complejas y viceversa. Se introducen la mayoría de las flexiones y lo que falta del repertorio estructural morfológico. El desarrollo sintáctico se centra en la versificación de los sintagmas.

    • Etapa de recursividad.

    Esta etapa transcurre entre los tres y los tres años y medio de edad. El niño empieza a usar mecanismos recursivos de conexión e incrustación que le permiten combinar indefinidamente distintos tipos de oraciones. Los primeros elementos recursivos los proporciona la conjunción "y" que le permite al niño dar continuidad y secuenciación al discurso y a la conversación. También aprende en esta etapa el empleo del relativo "que".

    Con la repetición de coordinaciones y subordinaciones, con la combinación de sintagmas preposicionales el niño empieza a construir oraciones comparativas.

    La culminación del sistema se produce en los niños de entre tres años y medio y los cuatro años y medio.

    Quedan pocas áreas de desarrollo, por ejemplo las perífrasis complejas o las oraciones pasivas. Los principales avances consisten en la resolución de problemas y en la erradicación de errores totalmente referidos a los pronombres, a los morfemas verbales (modo, tiempo, aspecto) y las flexiones verbales.

    En esta etapa se desarrolla la estructura del discurso, la compresión sintáctica y el estilo. El niño una vez que ha desarrollado un sistema sintáctico ha de adquirir elementos y relaciones que le permitan construir un discurso: elementos conectivos (marcadores del discurso), aprender la elipsis, los elementos de correferencia (anáfora), las estructuras de orden para distribuir el énfasis en el discurso, el control entonativo y, sobre todo, aprender a controlar las relaciones temporales.

    El niño ha de mejorar la compresión de la sintaxis y del discurso. Aprender a interpretar estructuras sintácticas no literales y no lineales y a comprender los elementos metafóricos.

    Todos desarrollamos un estilo a la hora de hablar y el niño hasta esta etapa desarrolla un estilo fuertemente influido por el lenguaje que se habla en casa. Al incorporarse a al escuela se encuentra con el estilo académico y con estilos de sus compañeros. El niño de esta forma va incorporando nuevos elementos que configuren su estilo personal.

    LOS FENÓMENOS DE INNOVACIÓN MORFOLÓGICA.

    Los niños aprenden las reglas de la morfología y una prueba de ello consiste en que a veces los aplican indebidamente inventando palabras. El más conocido de estos fenómenos es la hiperregulación que consiste en la aplicación de reglas de flexión a palabras irregulares, generalmente verbos (puso-ponió; hizo-hició). Aunque también en los sustantivos.

    (Verbos nominales y nombres verbales). Existe una invención de palabras por aplicación de las reglas de derivación a nombres y verbos. Lo más frecuente es derivar verbos de nombres (pistolar en vez de disparar). Los nombres verbales son menos frecuentes (saltar-saltada).

    Los verbos causativos son muy utilizados por la atribución de una función causativa a verbos intransitivos ("eso lo caíste tú").

    ADQUISICIÓN DE LA MORFOLOGÍA.

    • Morfología nominal:

    El artículo puede aparecer en la primera etapa del desarrollo sintáctico, pero suele estar mal formado, fusionado con algún nombre y resulta difícil diferenciarlo de una preposición. Hasta la segunda etapa no lo hallamos claramente separado y a menudo no está correctamente concordado. En esta etapa aparece combinado con verbos, adjetivos y pronombres. El dominio de las concordancias se produce en la tercera etapa sobre todo y también en la cuarta.

    El sustantivo es la primera clase gramatical que el niño adquiere. Al principio son concretos y contables, las concordancias de los sustantivos suelen adquirirse en la tercera etapa.

    El adjetivo al principio es muy poco utilizado por el niño. Aparecen en la segunda etapa aunque hasta la tercera no se alcanza cierta generalización. Las faltas de concordancia se mantienen durante tiempo.

    Los pronombres demostrativos no son los primeros que se adquieren empezando por los de referente más inmediato "este". En la segunda etapa "ese" y en la tercera "aquel". Los pronombres posesivos son más tempranos. En la primera fase se adquieren "mío" y "tuyo". Se retrasan los de la tercera persona "suyo" y los de varios poseedores. Los pronombres personales son más tardíos y aparecen en la posición final absoluta bastante temprano. En plural no aparecen hasta la tercera etapa.

    Los relativos tónicos los adquiere el niño pronto (qué, cuándo) mientras que los átonos son más tardíos y suelen limitarse al "que".

    Los verbos: la adquisición del tiempo verbal comienza con el tiempo presente (vamos, dame) pero también son muy tempranos las formas verbales no personales. Es también temprano el tiempo pasado en la forma de indefinido (cayó). El futuro es más tardío y se expresa primeramente a través de perífrasis (va a jugar) y más tarde a través de las formas sintéticas (iré).

    El modo inicial es el modo de indicativo pero puede asumir este modo funciones condicionales y subjuntivas. Al final de la tercera etapa suele haber interregularizaciones. Cuando son más intensas y perdurables Slobin se refiere a ellas como imperialismo flexivo.

    El adverbio en la primera etapa aparece sólo la negación (no). El "sí" es más tardío y a menudo se sustituye por "más". Son muy tempranos los vocativos (aquí, allí) y de nuevo "aquí" puede servir como afirmativo. Los adverbios tienen distintas posiciones y en la tercera etapa el niño usa seis clases de adverbios

    La conjunción: las primeras aparecen en la segunda etapa y son "y" copulativa y "que" causal, es temprano el "que" expletivo. En la tercera etapa aparecen "si", "porque", "pero" y "o".

    La preposición en la primera etapa puede aparecer mal formada con el sustantivo e indistinta del artículo. La primera función preposicional aparece en la segunda etapa con "en". En la tercera etapa se consolidan el "de", "para", "por" y "con". "Hasta" es muy tardío por su gran complejidad sintáctica y semántica al expresar límites espaciales y temporales.

    Los niños cuando están aprendiendo a hablar se encuentran con una necesidad que a su vez les plantea un problema: la necesidad de contar cosas que les ocurren o que ven y el problema de cómo hacerlo de una manera coherente y estructurada.

    Para poder contar cosas tienen que ir más allá de decir palabras o frases aisladas, tienen que construir un discurso. Los niños que aprenden a hablar tienen que desarrollar el discurso y para eso existen dos planteamientos a al hora de entender como y cuando el niño aprende el discurso. Es decir, tienen que desarrollar las funciones discursivas.

    La aproximación formal: desde esta perspectiva el desarrollo del lenguaje y de la sintaxis se entiende como un crecimiento cuantitativo de las unidades empezando por la palabra, siguiendo por la oración hasta llegar al texto. Cuando el niño puede producir texto empieza el desarrollo del discurso. El discurso sería la última etapa del desarrollo morfosintáctico. Asume que tiene dos implicaciones que el desarrollo del discurso es tardío y se aprende totalmente en la escuela (contexto formal) y que el desarrollo discursivo se produce gracias al dominio de la sintaxis.

    Por lo tanto, el objetivo fundamental del desarrollo del lenguaje no es el desarrollo fonológico, semántico ni sintáctico aunque estos son prerrequisitos, lo más importante es el desarrollo pragmático. Es decir, lo importante es el desarrollo de la capacidad discursiva.

    La aproximación funcional considera el discurso como el resultado del desarrollo temprano de la comunicación y la conversación. Esto implica lo opuesto a la aproximación formal: el discurso es temprano, se produce en casa y, por lo tanto, en un contexto no formal. El niño no precisa de la sintaxis para el desarrollo discursivo, hay una independencia de la sintaxis e incluso el empleo presintáctico de determinados morfemas con función no gramatical sino conversacional.

    De tal manera que en los últimos años se ha venido afirmando que el niño desarrolla unos principios pragmáticos previos al desarrollo gramatical, esta idea es muy explicada en un trabajo de 1992 de Tomasello.

    Algunos ejemplos de cómo el niño empieza a dominar el discurso independientemente e incluso antes que la gramática. Muy a menudo se encuentran enunciados de niños que comienzan con conectores ("y yo tengo una muñeca"; "pues entonces yo fui al médico"; etc.). Este uso de conectores al principio de la oración está aceptado por la gramática; pero se dice que no tienen función sintáctica - no conectan nada -. El valor que tienen es discursivo, son marcadores del discurso, permiten dar una continuidad y cohesión al discurso. Pero además, reflejan también una característica originaria del discurso y es el carácter compartido de tal manera que eso conectores vendrían a unir lo que dice el niño con lo que ha dicho otro interlocutor previamente. Muy a menudo y desde el principio, el discurso no lo elabora una única persona sino que se construye entre dos o más personas.

    Los niños inicialmente sólo son capaces de elaborar el discurso en una tarea compartida con el adulto. Una tarea muy asimétrica en la que el adulto al principio tiene casi todo el peso y luego en la mediada en que el niño es capaz de participar y desarrollar sus habilidades discursivas va adquiriendo una autonomía.

    Otro ejemplo de cómo sin contar con los elementos sintácticos necesarios el niño es capaz de utilizar principios pragmáticos lo tenemos en frases o enunciados del tipo "aquí aparcaban los camiones" o "yo era la mamá". El porqué los niños pudiendo utilizar el tiempo verbal correcto - presente de indicativo - emplean incorrectamente desde el punto de vista gramatical el tiempo verbal. Esto es debido a que lo hace en un contexto de juego con otros compañeros y sabe que eso que desea es sólo algo factible, una posibilidad que de momento no es real y, por lo tanto, debe de presentarlo como una propuesta. En realidad lo que intenta el niño expresar es el modo condicional, utilizando una forma no adecuada; pero con una función que sí es adecuada, la condicionalidad. Antes de utilizar el modo condicionado ya conoce los principios pragmáticos de la condicionalidad y trata de expresarlos. Por tanto, los niño de los ejemplos no se puede decir que tengan un desarrollo retardado con sus errores sino que están mostrando un buen desarrollo del discurso. Estas habilidades discursivas que suelen pasar desapercibidas son muy importantes en la vida cotidiana.

    Las conclusiones del tipo práctico que se pueden sacar en relación con el desarrollo discursivo:

    • Para estudiar el discurso infantil se debe acudir a las etapas más tempranas y a situaciones no formales. Tradicionalmente se estudiaba el discurso a partir de los siete u ocho años en la escuela; hoy por hoy se busca en niños de dos y tres años las habilidades discursivas.

    • Desde el punto de vista de la intervención para favorecer el desarrollo del lenguaje destaca la importancia de la conversación. El papel de la escuela no debe de se el de enseñar el discurso, conformarlo, sino que más bien el de facilitar que el niño pueda seguir desarrollando el discurso que ya ha aprendido en su casa, ofreciendo al niño oportunidades de participación.

    LOS ORÍGENES SOCIALES DEL DISCURSO.

    El lenguaje y el discurso emergen de los procesos comunicativos que constituyen la transmisión cultural. Por lo tanto el discurso tiene un origen social y está sometido a las normas de la socialización; es decir, el desarrollo discursivo consiste en la negociación social de los significados y constituye por lo tanto una tarea conjunta entre la sociedad (los adultos) y el niño. De tal manera que si la tarea es conjunta y el discurso es compartido no se puede hablar del desarrollo comunicativo del niño sino que hay que hablar de un desarrollo comunicativo conjunto.

    ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

    RICHELLE: La adquisición del lenguaje

    PIAGET: Pensamiento Lenguaje egocéntrico Lenguaje social

    VYGOTSKY: Lenguaje social Lenguaje egocéntrico Pensamiento verbal

    http://es.wikipedia.org/w iki/Portada