Adolescencia

Ciencias sociales. Adolescentes. Formación personal. Influencias de la niñez. Sociedad. Madurez. Rol

  • Enviado por: Polyxkam
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Dirección y Gestión de Equipos de Trabajo (Con tutorías)
Grupo Adams
Tras culminar la presente acción formativa, las/os participantes habrán mejorado su capacidad para constituir,...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior en Dirección de Proyectos - Metodología PMI (Sevilla)
EOI
La correcta gestión de las organizaciones, independientemente de su tamaño y área de actividad económica, pasa por...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INICIACIÓN

Adolescencia
PROFESIONAL

Influencia y roles

del comportamiento adolescente y juvenil.

ÍNDICE.

Introducción:

Con este estudio he intentado básicamente comprender los factores que pueden influir en la formación de la personalidad de un adolescente; lo que a su vez puede hacerle tender a relacionares con uno u otro tipo de personas, y en lo que todo esto puede derivar.

Para estudiar los roles de los adolescentes, lo primero es saber diferencia cada uno de los individuos que forman este pequeño grupo, y el lugar que ocupan en él: el líder, el antilider, los pasotas, los graciosos, el chivo expiatorio... una vez que hemos separado el grupo en individuos, totalmente personales e irrepetibles, los analizaremos uno a uno individualmente.

Intentaremos progresar poco a poco y a la vez teniendo en cuenta las edades que nos llevan de la niñez a la madurez, y pasaremos por la adolescencia para parar y centrarnos en esta.

Es imprescindible saber datos concretos sobre el entorno en el que el niño comenzó a recibir su educación, para llegar a entender su formación. Es importante el conocer a la clase social a la que su familia pertenece, las virtudes de sus padres, e incluso las creencias religiosas familiares. Cualquier detalle por mínimo que sea, podrá marcar a ese ser para el resto de su vida, influyendo así de una forma tremenda en la forma que tendrá de comportarse.

Una vez que el niño empieza a relacionares con amigos y compañeros de su colegio o su entorno, serán estos también los que influirán en su carácter. El niño, de una primera fase de aprendizaje, vivida en el lecho de su hogar, a otra segunda fase de experimentación, en la que el niño compartirá experiencias con sus amigos, y compararan casos distintos. El adolescente, dependiendo de su carácter y grado de madurez, ocupara uno u otro lugar en el rol de su pandilla.

Todo esto derivara, al carácter que poseerá en una tercera fase: la madurez. Cuando se ha forjado ya la personalidad del individuo, en ellas se observaran influencias de las diferentes etapas, sobre todo de actitud, por las que este ha pasado. Cada ser, individualmente, conserva o rechaza las cualidades y defectos que ha observado en los seres que le han rodeado, confirmándose y asegurándose de este modo, la importancia que tiene el entorno en el que el ser se ha formado como persona individual e irrepetible.

I -Fases de la formación personal.

1 -La niñez.

2 -La adolescencia.

3 -La madurez

4 -Conclusión.

II -Influencias recibidas en la niñez.


1 -La familia.

2 -Clase social.

3 -Religión o creencias religiosas.

III -Importancia del entorno que nos rodea en la adolescencia.

1 -Amigos y compañeros.

2 -Profesores.

3 -El rol.

IV -La madurez: el resultado final.

I -Fases de la formación personal.

Cada ser en el momento de la llegada a este mundo, posee una mente limpia y pura, en este momento, se carece de personalidad, de virtudes y de defectos, e incluso de sabiduría.

Todas las vivencias de un ser, puede llegar a influir, considerablemente, en la actitud que se tome ante los problemas a los que se enfrenta a lo largo de su vida.

Son tres fases, básicamente, por las que pasa el individuo para conseguir forjar su personalidad, su carácter. Estas tres fases son: la niñez, la adolescencia y la madurez.

1 -La niñez.

Aquí se produce el primer contacto del ser, con la raza humana. El niño es un ser al que los padres moldearan de una forma relativamente fácil, siempre que estos se muestren firmes y rectos, y mantengan una actitud constante.

En esta primera fase, son de valor importancia los valores que se adquieran, y estos dependerán del seno familiar, la clase social, e incluso las creencias religiosas que posea la familia.

Según David Isaac, en su obra “La educación de las virtudes humanas”, son distintas las virtudes que se adquieren, a lo largo de las edades en cada persona. Así, en la niñez, y concretamente hasta los siete años, el niño adquirirá la virtud de la obediencia, la sinceridad y el orden: “antes de los siete años los niños apenas tienen uso de razón y, por tanto, lo mejor que puede hacer es obedecer a los educadores y vivir este deber con cariño”.

Nos encontraremos así también que desde los ocho a los doce años, el niño adquiere las virtudes de la fortaleza, la perseverancia, la laboriosidad, la paciencia, la responsabilidad, la justicia y la generosidad. “ahora los niños empiezan a tomar mas decisiones personales, pero necesitan criterios para saber si se dirigen bien al objeto de su esfuerzo”. Esta es una edad de los retos, en la que el niño desea superarse a si mismo, y superar a su vez a los demás.

En esta primera fase, el niño se basa principalmente en el aprendizaje, todo resulta nuevo e innovador para él, y no deja de asombrarse con pequeñas cosas sin misterio que para él se hacen enormes e inmensas y no tienen explicación.

Aquí se centrará básicamente en su entorno familiar, ya sea directo: padres, hermanos, primos... como el menos indirecto: maestros, compañeros de educación, de juego, amigos, etc.

2 -La adolescencia.

Esta es la segunda fase de formación. La mente se va ampliando, llega la pubertad, con ella la experimentación, la curiosidad; El adolescente siempre quiere llegar mas allá, rebasar la frontera.

Desde los trece años hasta los quince años, se adquirirán el pudor, la sobriedad, la sencillez, la sociabilidad, la amistad, el respeto, y el patriotismo. Es aquí cuando el ser empie.za a sentir su intimidad, y a su vez comienza a protegerla. “Debemos tener en cuenta que el adolescente, por su misma naturaleza, es idealista y también necesita vivir nuevas experiencias. Si los padres no les ayudan, es probable que las influencias externas intencionadas y perjudiciales enlacen con este modo de ser”.

En conclusión a todo esto: “La sencillez, es lo que necesita el adolescente para comportarse correctamente con sus ideales y también para que llegue a aceptarse tal como es”.

Aquí tendrán un papel muy decisivo los padres, y deberán vigilar el camino que sigue su hijo, y tratar de que no desvíe sus pasos por las posibles malas influencias externas.

3 -La madurez.

Esta es la recta final, aquí se mostrarán las virtudes adquiridas, y terminará de forjarse la verdadera personalidad.

Debido ya a la experiencia adquirida, desde los dieciséis a los dieciocho años, principio de la madurez, podrán adquirirse: la prudencia, la flexibilidad, la comprensión, la lealtad, la audacia, la humildad y el optimismo. Para adquirir estas virtudes, es imprescindible que se hayan adquirido y fortalecido las anteriores.....

“Si antes los peligros vienen por un <<dejar hacer>> en relacción con las pasiones, ahora vendran seguramente, por unas ideas erroneas. Las capacidades bien desarroyadas de una persona madora son el amar y el trabajar: <<Lieben und arbeiten>>

4 -conclusión.

Destacaríamos así, el cuadro de la posible distribución de virtudes según edades de David Isaacs:

Hasta los 7 años.

De 8 a 12 años.

De 13 a 15 años.

De 16 a 18 años.

Virtud cardinal dominante.

Justicia

Fortaleza

Templanza

prudencia

Virtud teologal dominante.

Caridad

Fe

Esperanza

Virtudes humanas preferentes.

Obediencia

Sinceridad

Orden

Fortaleza

Perseverancia

Laboriosidad

Paciencia

Responsabilidad

Justicia

Generosidad

Pudor

Sobriedad

Sociavilidad

Amistad

Respeto

Sencillez

Patriotismo.

Prudencia

Flexibilidad

Comprensión

Lealtad

Audacia

Humildad

Optimismo

Resultado

Alegría

Y

La madurez natural de la persona.

I -Influencias recibidas en la niñez.

En esta primera fase, son tres básicamente los factores que influyen en la educación del niño. Nombraríamos en primer lugar a los padres, ya que serán ellos quienes guíen su educación, y los que decidan el enfoque que quieran dar a esto.

En segundo lugar, haríamos destacar, la clase social, puesto que no serán iguales los valores que se aportaran ni los que predominaran en todos los senos familiares. Siempre se tendera mas a la humildad, cuanto mas pobre sea la familia, como norma general. En una familia de clase alta, quizas al recibir todo mas facilmente, el niño no valorara las cosas adquiridas del mismo modo que un niño mas pobre que carezca de dichas facilidades y lujos.

Por ultimo, es básico tener en cuenta la orientación religiosa que influya a la familia. Esto también puede hacer que varien los valores y las virtudes dominantes en una familia, concretemos estos tres factores individuales.

1 -La Familia.

El seno familiar es muy importante. Influye también la educación que hayan recibido los padres, e incluso la que hayan recibido los padres de los padres, y así sucesivamente.

La educación va evolucionando paulatinamente con el paso del tiempo, y lógicamente no pensaremos igual que nuestros tatarabuelos. Pero lo que no cambiara aunque pasen los años, es lo que pretenden los padre: educar a los hijos a su imagen y semejanza. Los padres siempre aspiran a que los hijos adquieran las cualidades que ellos posean, y lo intentaran desde la mas temprana niñez.

Así mismo, el niño que reciba desde la niñez, amor y cariño, será cualidades que adquieran en la mayoría de los casos, y que luego trasmite a las personas que le rodean..

Pero, no sólo influyen de forma positiva las relaciones familiares, si no que también pueden hacerlo de forma negativa, por desgracia. Un niño que halla sido criado en climas osciles o marginales o incluso esos niños no deseados o víctimas de malos tratos, también mostrarán y aceptarán de esa forma, hacia la gente que les rodea. Reiteramos en que la niñez, es el periodo mas rápido y eficaz para el aprendizaje, y cualquier cosa, buena, o mala, será reproducida por la forma mas similar posible por los niños.

Si la familia está en armonía, esto será reflejado en los hijos, haciéndoles ser mas dulces y comunicativos.

2 -La clase social.

Este aspecto es también muy importante a la hora de extender que no valorasen igual las cosas, aquellos niños que obtengan todos los caprichos y viven rodeados de todos los lujos y necesidades, y aquellos que posean sólo lujoso, o incluso carezcan de elementos básicos (sin nombrar los que carezcan de educación).

Siempre valorara mas las cosas, y tendrá mas fuerza y constancia en la perseverancia y la lucha por superarse, aquel que ha carecido de lujos y ha tenido que ganarse las cosas con su propio esfuerzo.

Los padres deberán entender y definir, el límite entre necesidades y caprichos, y deberán hacer comprender al niño, que debe ganarse estas ultimas mostrando una actitud obediente y responsable (Valores admirables)

La clase social siempre hará que varíe la actitud del niño, ala hora de aprender a compartir y a valorar.

No debemos hacer que la buena posición económica, afecte a la educación y comportamiento de los niños.

3 -La religión.

Como norma general, serán las familias que vivan y sientan, con mas fuerza la fe, las que mas importancia de a la inclinación de los valores desde la niñez; valores tales como los que trata David Isaacs, en su obra “La educación de las virtudes humanas” , que ya he citado anteriormente.

Estos valores: Justicia, fortaleza, justicia, templanza, prudencia, caridad, fe, esperanza, obediencia, sinceridad, orden, fortaleza, perseverancia, laboriosidad, paciencia, responsabilidad, justicia, generosidad, perdón, sobriedad, sociabilidad, amistad, respeto, sencillez, patriotismo, prudencia, flexibilidad, comprensión, lealtad, audacia, humildad y optimismo darían como resultado la alegría y la madurez natural de la persona.

Lógicamente, la posesión de todas estas virtudes daría lugar a la perfección, básicamente imposible. Destacaremos a su vez, la caridad, la fe, y la esperanza, que son las cualidades principales admiradas por la iglesia cristiana, y que a su vez llevan a la justicia, la generosidad, la sencillez, y la humildad.

La religión, nos lleva a marcar unas metas y mas pautas a las que la educación de los lujos se refiere.

III -Importancia del entorno que nos rodea en la adolescencia.

Esta es la segunda fase, sé producirán los cambios, las alteraciones en las virtudes adquiridas en la niñez debido a las influencias recibidas de amigos y compañeros.

Esta etapa abarcará, de los trece a los quince años relativamente, es decir, hasta la pubertad.

Durante esta fase es importante resaltar, que sobre todo lo que el adolescente hace es experimentar, compartir experiencias, y comenzar a sentir lo que es la intimidad, y la importancia de defender esto. El adolescente se deja llevar por la necesidad de satisfacer sus inquietudes, y se basan en el intento de superarse así mismos.

1 -Amigos y compañeros.

Ya hemos dicho que el adolescente está experimentando, lo que le lleva a comparar experiencias, y a volverse más selectos en lo que a amistades se refiere.

Lo que buscan ya no son solo compañeros de juego, si no que lo que necesitan es integrarse en un grupo, con el cual ellos consigan identificarse, y en el que se encuentren afines con su entorno y a la vez imprescindibles en su grupo.

Los amigos tienden a ser complementarios los unos de los otros y así se distribuirán distintos lugares o posiciones en la pandilla, tales como una jerarquía. La pandilla será como una pequeña gran familia: habrá un cabeza de familia y unos seguidores de este.

A su vez esta será una gran preocupación de los padres, que en todo momento desearán conocer todo el entorno en el que sus hijos se mueven, sus actitudes, sus amistades, y los lugares que frecuentan (aunque lógicamente las apariencias engañan).

Lógicamente las amistades variarán dependiendo de si se vive en un pueblo, (donde todos se conocen) en un barrio, o en pleno centro de ciudad donde todo el mundo es anónimo.

2 -Profesores.

Estos tendrán un papel muy importante en lo que a la formación del adolescente se refiere. Ellos serán los que harán las veces de segundos padres; es importante destacar que también transmiten valores y virtudes a los alumnos, hacen de guias y aveces incluso inspiran más confianza en los alumnos que los propios padres de estos.

El profesor debe inspirar al alumno una cierta confianza, para así ganárselo y convertirse en amigo y confesor para poder orientar sus pasos.

Siempre será importante destacar, que debido a la situación laboral la experiencia y el tacto del profesor, será mayor que la que pueden mostrar los padres. Dentro de un mismo grupo de alumnos o clase, el profesor podrá apreciar los grupos, e incluso sabrá diferenciar a quienes son los cabecillas y quienes los que carecen de personalidad y se dejan guiar por él.

3 -El rol.

“ El término grupo: es una designación sociológica conveniente para indicar cualquier número de personas, grande o pequeño, entre las cuales se han establecido tales relaciones que solo se puede imaginar a aquellos como un conjunto... un número con acento de personas cuyas relaciones mutuas son tan importantes como para que demanden nuestra atención”

Según Michael S. Olnsten, “ alguien ha señalado que el último ser en el mundo que podría descubrir el agua sería el pez. Con frecuencia tendemos a alejarnos del hogar y trasladarnos a un ambiente no familiar para apreciar el significado de algo que de no haber estado alerta podríamos haber descubierto en nuestro propio medio”.

La pandilla puede llegar a alcanzar una cultura propia, en ella se utiliza una jerga, se posee un estatus y cada miembro ocupa un lugar definido y concreto en ella. Según dice Frederic M. Thrasher: “ en todos los grupos hay un cerebro, un bufón, un marica, un prepotente, un cabrón ”

El líder, suele ser aquel que muestra valor para hacer algo que no harían el resto de las personas del grupo, suele ser el más arriesgado y decidido y todos le seguirán y se sentirán seguros con él, pero no puede flaquear ni cometer un error, ya que al seguir una estructura tal como una democracia, se arriesgará a perder el lugar que ocupa en su pequeña comunidad. Gracias a este líder, el grupo actuara como si de una tropa militar sé tratar.

En todos los grupos suele haber un antilider, como la palabra indica, este será siempre el que muestre su disconformidad con las decisiones que el líder tome. Tendrá seguramente a la mayoría del grupo en su contra, pero estará al hacecho e intentará a lo más minimo destronar al líder, superarlo, y así ocupar su lugar y quedarse el afecto de los demás.

Es importante saber, que el grupo influye en el individuo, tanto como la sociedad puede influir en nosotros, llegando a cambiar hasta su manera de actuar, o incluso de pensar. La sociedad, podría ser un grupo, primario, y el rol o pandilla un grupo secundario. El grupo ante todo, es una organización, pero en la gran mayoria de los casos, el individuo aceptará lo que acepten los demás. ( LA UNIÓN HACE LA FUERZA).

Prestaremos grán atención al cuadro de la página 153 del libro : “ El pequeño grupo”.

IV -LA MADUREZ.

Esta es la tercera y última fase de formación del individuo. El ser humano termina de definir su personalidad generalmente de los dieciseis a los dieciocho años. De aquí en adelante lo que hará empezará a reflejarse en sus actos, el tipo de educación que ha recibido .

A partir de aquí, dejará la pandilla, el grupo, y se limitará a rodearse de personas afines a su trabajo, sus aficiones, etc...

Bibliografía.

ISAACS, David; “La educación de las virtudes humanas”

Ed. EUNSA; Pamplona;1988 (9)

S. OLMSTED, Michael; “El pequeño grupo”

Ed.Paidós; Buenos Aires; 1966 (2)

Adolescencia

Adolescencia