Administración pública colombiana

Derecho administrativo de Colombia. Medios de Coacción. Limites estatales y económicos. Obligaciones. Clases. Estado social. Crisis Sociales

  • Enviado por: Jorge Diaz Varela
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA UN INSTRUMENTO DE DOMINACION

La administración publica como instrumento de dominación la enmarcare desde la coacción de los administrados, del fortaleciendo de las relaciones de dominación y jerarquía social; por tal razón pretendo dar una apreciación sobre el escrito de Chevallier y su concepción acerca de que es la administración publica, su relación con los administrados, la política y su poder; pretendo desarrollar la tesis del problema que planteo.

La administración publica como un instrumento de dominación controla los medios de coacción, para legitimar el poder administrativo, manteniendo la estabilidad social. Para resolver el tópico planteado debo partir de la pregunta ¿Qué es la Administración Publica? Y la respuesta la tomo desde Chevallier la administración pública no es mas que “..Un instrumento de dominación cuya acción tiene como mira perpetuar las relaciones dominación/explotación...” de lo anterior puedo inferir que la función de la administración no es mas que la de mantener un orden estatal y social defendiendo el estatus organizacional del Estado, del poder político desde la relación de dependencia, desde lo legal asegurándose que se apliquen la leyes tomando los mecanismos de coacción materiales y jurídicos necesarios para defender la estabilidad social.

Esta se vale de los mecanismos de imposición física para manipular su relación con los administrados, como “piedra angular” del jerarquía del Estado se apropia de un poder y un monopolio sobre la coacción legitima lo que le confiere un papel vital en la regulación social, permitiéndole mantener unidos los componentes de la sociedad; este es el poder de la administración publica, ya que su capacidad de manejar la norma jurídica y la fuerza material le garantiza su legitimidad.

La administración pública es la única habilitada para hacer uso de la fuerza según se lo perfila el orden jurídico, así pues la coacción sea violenta o no, queda centrada en provecho del estado, así el poder de la administración pública pasa de los límites estatales a los económicos y sociales.

El poder administrativo busca una concepción ideológica desde la cual sea menos ejercida la coacción física y se llegue a obtener una obediencia espontánea de los administrados, teniendo como fin mostrar una seudo imagen de excelencia administrativa y así disimular las verdaderas bases de su institución, facilitándole una legitimación al poder administrativo desde una instancia ficticia en la cual el estado es el “jefe” o el “amo” de el poder social.

La administración publica aplica su poder mediante diferentes expresiones de coacción y violencia física, evitando la relación con los administrados, pero esta fuerza material, no implica que deba aplicarse de manera general, al contrario su valor radica en evitar la trasgresión de las normas diseñadas por el estado, lo que le genera legitimidad al poder administrativo publico; pero es de aclarar que el poder es del estado que ninguno puede tenerlo ni usarlo en su provecho, en otras palabras los administradores no tienen el poder lo que los protege de las desproporciones en el ejercicio de la administración publica.

La legitimidad del poder de la administración publica y de la institución administrativa no solo se basa en la coacción, o en la violencia física, aunque su poder genera una relación dominación/sujeción, lo administrativo coexiste con los equilibrios sociales, y desde un punto conservador busca respaldar el orden social que existe, y para mantenerlo conserva una filosofía mítica que hace que los administrados lleguen a una obediencia espontánea que genera en el pensamiento de estos la necesidad de tener una autoridad administrativa “… La aparición del estado administrativo, pues ha sido ajustado a una constitución ideológica con miras a obtener la obediencia espontánea de los administrados, impregnando en los espíritus la creencia en la necesidad y la legitimidad de la autoridad administrativa…”, en otras palabras podría decir que el poder administrativo debe ir en una instancia única desde la cual pueda regular el poder del estado y el orden social del mismo.

La manera en que la administración pública influencia al estamento social, se puede resumir en que la administración maneja dos aspectos, el jurídico y la fuerza material, desde un punto de vista reciproco es decir el uno se apoya en la otra, garantizando así la legitimidad de las acciones de poder ante los administrados. La legitimidad del poder de la administración publica pasa por un proceso mítico en el que la ficción le permite una despersonalización del proceso dominación/sujeción el poder administrativo puede llegar a controlar, regular y asegurar la cohesión social que busca el desarrollo económico que garantiza en cierta forma los equilibrios de la sociedad y en general de todo el campo social.

Finalmente el poder administrativo público debe mantener la estabilidad social desde un punto estatal, tomando lo que Chevallier dice: “… La administración no constituye un espacio de poder pertinente sino cuando los medios de acción de que dispone le dan una capacidad de influencia sobre la sociedad y la posibilidad de modificar la consistencia de equilibrios sociales…” En otras palabras lo que puedo deducir es que a partir de una real administración publica y por ende de una administración del poder y manejando de manera adecuada las herramientas que el estado le suministra tales como el aspecto jurídico y los medios de coacción ya sean pasivos o violentos la administración puede no solo legitimar su accionar para mantener y legitimar su poder, sino que le permite mantener una estabilidad y un equilibrio social que le permita tratar las posibles crisis sociales que puedan llegar a afectar al estado y así desestabilizar el estamento administrativo publico.

Concluyendo puedo decir que: la función de la administración no es mas que la de mantener un orden estatal y social defendiendo el estatus organizacional del Estado; que se apropia un poder y un monopolio sobre la coacción legitima lo que le confiere un papel vital en la regulación social, permitiéndole mantener unidos los componentes de la sociedad; es la única habilitada para hacer uso de la fuerza según se lo perfila el orden jurídico, así pues la coacción sea violenta o no, queda centrada en provecho del estado; el poder administrativo busca una concepción ideológica desde la cual sea menos ejercida la coacción física y se llegue a obtener una obediencia espontánea de los administrados; el poder es del estado que ninguno puede tenerlo ni usarlo en su provecho, en otras palabras los administradores no tienen el poder lo que los protege de las desproporciones en el ejercicio de la administración publica; la legitimidad del poder de la administración publica y de la institución administrativa no solo se basa en la coacción, o en la violencia física, aunque su poder genera una relación dominación/sujeción, lo administrativo coexiste con los equilibrios sociales, y desde un punto conservador busca respaldar el orden social que existe; la legitimidad del poder de la administración publica pasa por un proceso mítico en el que la ficción le permite una despersonalización del proceso dominación/sujeción y el poder administrativo puede llegar a controlar, regular y asegurar la cohesión social; la administración puede no solo legitimar su accionar para mantener su poder, sino que le permite mantener una estabilidad y un equilibrio social que le admita tratar las posibles crisis sociales que puedan llegar a afectar al estado y así desestabilizar el estamento administrativo publico.

CHEVALLIER, Jacques, LOSCHACK, Daniele. LA CIENCIA ADMINISTRATIVA. Fondo de cultura económica.1983.paginas 65-126

Ibíd. Pág. 70

Ibíd. Pág. 83

Ibíd. Pág. 116