Adam Smith

Economía política. Economista. Teoría del valor. Teoría de la distribución. Mercantilismo

  • Enviado por: Igareda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Postgrado Online en Dirección Financiera
La Salle
¿Quieres mejorar tus competencias en análisis, planificación y dirección financiera? ¿Quieres ser capaz de...
Solicita InformaciÓn

Habilidades Directivas
Deusto Formación
¿Aspiras a desarrollar tus competencias, conocimientos y habilidades directivas para tener más posibilidades de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

I.- Introducción.

Adam Smith ha sido considerado durante mucho tiempo como el “Padre de la economía política”, y su libro principal, “Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones”, como la Biblia de todos los economistas. El objetivo que se propone estudiar Adam Smith en su Riqueza de la naciones, es el mismo que los mercantilistas y los fisiócratas se proponían desde tiempo atrás, v.gr.: ¿en qué consiste la riqueza de una nación y cuáles son los medios para conseguirla? en el trabajo y el ahorro.

La libertad económica según Smith se impone por los motivos siguientes:

A priori: por que el orden espontáneo es forzosamente el mejor de todos y, por consiguiente, el más beneficioso para la sociedad.

A posteriori: porque la observación psicológica demuestra que cada individuo es mejor juez para decidir lo que más le conviene y para elegir los mejores medios conducentes al fin propuesto.

3° Por la armonía preestablecida: por que Adam Smith cree en una armonía existente entre los intereses de todos los hombres. La famosa “mano invisible” se encarga de lograr que el interés general sea igual a la suma de todos los intereses particulares.

II.- Teoría del Valor

1. La riqueza

Smith empieza la introducción de su obra con una definición de la riqueza que es una verdadera declaración de principios:

El trabajo anual de cada nación es el fondo que en principio la provee de todas las cosas necesarias y convenientes para la vida, y que anualmente, consume el país. Dicho fondo se integra siempre, o con el producto inmediato del trabajo, o con lo que mediante dicho producto se compra de otras naciones.

En esta definición encontramos tres ideas principales:

1° La riqueza está constituida por las cosas convenientes o necesarias para la vida. Este punto marca una ruptura clara con el mercantilismo y una afiliación al pensamiento de Cantillón. Como los fisiócratas, Adam Smith exige que las cosas sean “consumibles” para ser parte de la riqueza.

2° La riqueza es algo así como un flujo, una corriente de producción. Adam Smith considera como riqueza al Producto Nacional y no al Capital nacional.

3° El fondo de donde sale la riqueza es el trabajo. Ni el comercio exterior ni la agricultura constituyen exclusivamente el fondo de la riqueza, sino el trabajo aplicado a la agricultura y a la industria.

Hablando de los empleos más productivos del capital, se pronuncia terminantemente en favor de la agricultura. Aunque Adam Smith acepta la productividad de la industria, niega que los servicios sean productivos. Sostiene que el trabajo aplicado a la producción de servicios no se incorpora en objeto alguno permanente que pueda ser vendido.

2. El Valor.

Es la medida del valor en cambio o en que consiste el precio real de todos los bienes. El valor en cambio de una mercancía es lo mismo que su precio real o natural.

Valor en uso: utilidad de un objeto, la aptitud que tiene un objeto de satisfacer una necesidad determinada.

Valor en cambio: aptitud que tiene un objeto para proporcionar otros bienes distintos. “Las cosas que tienen gran valor en uso tienen comúnmente escaso o ningún valor en cambio y las que tienen un gran valor en cambio no tienen, muchas veces, sino un pequeño valor en uso o ninguno”.

El valor en cambio se mide de acuerdo al dinero (oro, plata y trigo) y al trabajo.

Lo que le cuesta: el trabajo que ha empleado en la adquisición del objeto.

Lo que vale para él: el trabajo que, a cambio de ese objeto, puede exigir a otra persona. ¿Por qué el trabajo? El trabajo es la fuente de toda riqueza. Porque, según Adam Smith, trabajo igual supone idéntico sacrificio. “Iguales cantidades de trabajo tienen, en todos tiempos y lugares, el mismo valor”.

Elementos constitutivos del valor.

Costo de producción.

Antes de la propiedad privada, la única regla para determinar el valor de cambio de las cosas era la cantidad de trabajo que la producción del objeto había requerido. El producto íntegro del trabajo correspondía al trabajador.

Con la propiedad privada y la acumulación de capital, fue necesario que el precio real comprendiera, además de la remuneración del trabajador, el interés del capital y la renta de la tierra. Se resuelve en dos partes: “una de ellas para el salario de los obreros y la otra para las ganancias del empresario”.

En Adam Smith coexisten dos teorías distintas: el trabajo es la única causa del valor, el trabajo es la medida y causa del valor. Y segundo, el capital y la tierra son también fuentes de nuevos valores que vienen a añadirse a los formados por el trabajo.

Precio natural y precio comercial.

Precio natural: es el que está formado por todas las tasas corrientes de cada uno de sus elementos: salario, renta y beneficios.

Precio comercial: viene dado por la relación de la oferta y la demanda para cada mercancía en un momento determinado.

El precio comercial debe tender a igualarse con el natural. Si el precio comercial es más alto, la inversión en ese producto crece y con ella, la producción. Así el precio comercial baja y se estabiliza con el precio natural. Pasa lo mismo en el caso contrario.

Demanda absoluta o potencial: vendría dada por las necesidades, por el deseo de compra.

Demanda efectiva: añade al deseo los medios de compra, es decir, el respaldo monetario del deseo.

III.- Teoría de la Distribución.

Adam Smith distingue tres clases de ingresos:

1. Salarios 2. Beneficios 3. Renta

1.- Los salarios.

Determinación de los salarios. Se determinan por convención entre las partes contratantes, cuyos intereses son opuestos.

Los patronos siempre llevan ventaja porque: 1 Pueden ponerse de acuerdo con mayor facilidad, por ser menos. 2 Las leyes autorizan sus asociaciones, mientras que prohiben las de los trabajadores. 3 En la disputa con los obreros, pueden resistir más tiempo, mientras que los obreros tienen que ceder para trabajar y no morirse de hambre. 4 Porque entre ellos existe un acuerdo tácito para no elevar los salarios. 5 Porque a veces se ponen de acuerdo secretamente para descender los salarios por debajo de la tasa natural. 6 Las autoridades sancionan a los obreros coaligados mas nunca a los patronos. 7 Los obreros son más desorganizados. 8 El hambre obliga a someterse a los obreros.

Nivel mínimo de los salarios. El nivel de subsistencia.

El salario no debe establecerse por debajo del nivel de subsistencia. “Para sustentar una familia de trabajadores de la clase más baja, el trabajo del marido y de la mujer debe sobrepasar en algo a lo que es estrictamente necesario para su propio sustento”

Niveles de salarios distintos del nivel de subsistencia. Hay circunstancias en las que el salario se eleva por encima del nivel de subsistencia. Esto ocurre siempre que la demanda de mano de obra va aumentando continuamente. “El salario alto, así como es el efecto necesario, es el síntoma natural del crecimiento de la riqueza nacional”. No cree que el aumento del salario vaya a traer consigo una disminución del esfuerzo del trabajador, sino que hará templar el ardor del obrero para que no eche a perder su salud (habla de salarios a destajo).

Los salarios altos estimulan la actividad económica, son causa del progreso económico. No cree que el alza de los salarios tienda a provocar un aumento de precios que convierta en puramente nominal el aumento.

Crítica:

Adam Smith considera al salario como el precio de una mercancía y piensa que el mejor precio es el que viene determinado por el libre juego de la oferta y la demanda en el mercado de trabajo. Este juego de la oferta y la demanda podrían establecer el salario por debajo del mínimo.

Insistiendo en la asimilación del trabajo con la mercancía, llega a la asimilación del hombre mismo con la mercancía. Considera el valor del hombre según el valor de su trabajo o de lo que con él produce.

Olvidándose de que se ha hecho una abstracción simplificadora, considera al homo oeconomicus como la expresión de toda realidad humana. (error también de todos los liberales). No todos los hombres son comerciantes.

2.- La Renta de la Tierra.

La renta de la tierra, según Smith, siempre debe existir, aunque no se haya hecho ningún trabajo, esto es producto del monopolio del terrateniente. En realidad el aumento surge cuando el aumento de producción necesario para satisfacer la demanda creciente no puede hacerse sino a costos más altos.

3.- Los beneficios del Capital.

Engloba en una categoría aquellos ingresos que hacen trabajar al capital y los provenientes del capital a rédito. Define interés como remuneración del capital. Habla del ahorro como elemento fundamental de la riqueza, tanto individual como comunitario; sostiene que sin él no hay acumulación de capitales, luego entonces no habrá productividad ni enriquecimiento nacional.

IV.- Crítica del Mercantilismo.

Lo critica en puntos específicos tales como:

  • No cree que sea exacto que una nación no pueda ganar sino lo que pierda la otra.

  • Piensa que es más importante el saldo favorable en la balanza producción-consumo que en la balanza de pagos.

  • Asevera que las barreras aduanales sólo sirven para orientar mal al capital, etc..

A lo anterior acepta algunas excepciones, V.gr.: cuando se trata de promover una industria que es necesaria para la defensa del país; cuando los productos nacionales son gravados con algún impuesto, conviene imponer uno igual a los productos extranjeros de la misma clase.

V.- Conclusión.

La tesis fundamental que Adam Smith pretende transmitir en su obra es la libertad económica. El equilibrio entre la producción y la demanda no se logrará eficazmente por medio de la reglamentación, sino por medio de los mecanismos del mercado, con tal de que se los deje actuar en un régimen de completa libertad.

Marca como medio para conseguir la prosperidad nacional al interés individual en un régimen liberal económico con una abstención de la intervención del edo. salvo para defender a la sociedad contra violencia de otras sociedades, entre sí, y para mantener obras y establecimientos públicos no rentables pero necesarios para la sociedad.