Actividades físicas en el medio rural

Hípica. Caballos. Equitación. Alimentación. Cuidados. Equipamiento

  • Enviado por: Herik
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

INDICE

  • Creación de una hípica.

  • ¿Qué necesitamos? :

    • Lugar

    • Nº de Caballos

    • Material

    • Personal

  • ¿Cuál elegir?(Cuidado con los timos):

    • Compra

    • Raza

  • Adaptación del lugar donde van a vivir:

    • Cuadras

    • Cercados

    • Boxes

  • Planteamientos de sus cuidados:

    • Equipamiento

  • Alimentación.

  • Transporte.

  • Salud y Enfermedades:

    • Primeros Auxilios

    ¿QUÉ NECESITAMOS?

    Antes de decidirse a dedicar su tiempo libre a formar y crear una hípica, hay que valorar todos y cada uno de los aspectos que dicha situación nos exija. Cuando nos equivocamos en la compra de un objeto, artículo o prenda cualquiera lo máximo que podemos perder es un poco de dinero. Si se compra un animal, la cosa cambia, poniendo en juego otras cosas además del dinero. Los Caballos dotados de inteligencia, sensibilidad y corazón, necesitan de toda la atención y acusan cualquier desatención...

    Debemos de estudiar el lugar de emplazamiento de la hípica y el estado en el cual la pondremos, es decir, su situación climatológica y demás. Debemos de comprar el terreno y/o alquilarlo e ir al Ayuntamiento correspondiente a por una licencia de obras, las cuales seguramente realizaremos. Al igual que cuando se hacen obras en casa, debemos estudiar muy bien su emplazamiento y como vamos a colocar cada cosa que tenemos pensado; Cuadras, Boxes, Cobertizos, Comederos, etc. Ya comentado todo esto debemos mencionar que debemos de tener en cuenta la situación y la forma de las Cuadras además de su dirección e inclinación. La forma en la que vamos a construirla y el por qué.

    Tenemos que tener en cuenta para que creamos esta hípica, si es para el Ocio nuestro, si es para formar una escuela de monta y manejo y si va o no a utilizar clientes, además de salidas o no al campo con ellos. Además de todos estos factores anteriores, lo primero que debemos de hacer, es comprender el mundo del caballo y al mismo. Debemos de comprender el su instinto y su comportamiento, además de sus enfermedades y problemas más comunes. A la hora de montar una hípica si ya tenemos pensado con que fin, procederemos a la compra de un numero determinado de caballos el cual no será muy grande al principio ya que nos exponemos al fracaso. Entre seis y diez caballos es lo ideal. También hemos de tener en cuenta que tipo de caballos vamos ha comprar, lo cual vendrá predeterminado según la función que vayamos a realizar con ellos.

    El Caballo como todo animal, incluido el ser humano se acicala y cuida teniendo una higiene personal, con ello nada más que se explica que el caballo necesita una serie de cuidados constantes. Un caballo en libertad es capaz de llevar una higiene correcta el solo, pero eso, no sucede con un caballo que va ha pasar un gran tiempo encerrado en espacios limitados, por ello recaerá bajo nuestra responsabilidad. Se deberá por tanto , cepillar y limpiar a menudo. Las operaciones de limpieza son muy importantes tanto antes como después del trabajo o del paseo; para eliminar polvo y cuerpos extraños del casco y del cuerpo antes de poner la silla y los arreos y después para enjugar el sudor. Será imprescindible el uso habitual de Cobertores. Será incluso necesario el esquilado de algunos ejemplares en algunas épocas del año. En resumen: Además de adquirir el Caballo, información sobre ellos, su mundo y naturaleza y construir todo un habita, hemos de hacernos por cada caballo que tengamos de todo un arsenal de limpieza para que su cuidado y nuestro trabajo sea recompensado con su esfuerzo.

    Si vamos a montar una hípica, vayamos o no a sacar beneficios de ella hemos de tener en cuenta que el trabajo de mantener una serie de caballos no podemos desempeñarla nosotros solos, por ello necesitamos una serie de personas especializadas en este mundo cuyo trabajo será remunerado, consiguiendo así, el perfecto funcionamiento de nuestra hípica. La Monta, El Manejo, El Mantenimiento, son un ejemplo de los papeles a desempeñar en una hípica. Hay que tener en cuenta que deberemos de contratar diferentes seguros además del servicio de un veterinario.

    ¿CUAL ELEGIR? (CUIDADO CON LOS TIMOS)

    Hay leyes que tutelan y regulan la adquisición de caballos, aunque en general se aplican muy dificultosamente en la venta de corceles a escala Amateur, en este caso, el único consejo útil es que, en la elección y la administración, se busquen referentes en personas de absoluta confianza, el veterinario o algún amigo experto en el tema suele ser lo aconsejable. En el momento de la adquisición debemos procurar mantener una actitud inquisitiva y objetiva: Debemos de informarnos, de tratar de pasar a cualquier hora por los centros de venta y de trabajo, observando el ambiente, las personas y a los animales, para así afianzar en lo posible la sensibilidad ante los diferentes pormenores.

    Si estamos interesados en adquirir un ejemplar que tiene algún problema de salud, sólo un veterinario de confianza podrá decirnos si es posible que el animal, dándole tiempo y dispensándole de los cuidados adecuados, recupere sus condiciones óptimas o si es preferible pensar en una alternativa diferente.

    En caso de adquirir un ejemplar adulto cuya apariencia indica malos tratos o traumatismos, podemos, con paciencia y afecto, restituirles la confianza y la buena disposición hacia la vida.

    La época más favorable para adquirir un caballo es primavera, aunque hemos de tener en cuenta que en otoño ciertas cuadras ponen en venta diferentes ejemplares con lo que esta temporada puede darnos muy buenas oportunidades.

    Para la compra del Caballo debemos de tener en cuenta algunos factores:

    • La experiencia.

    • La talla: Que está claro que diferentes tallas, si se va a montar para un muy diferente público.

    • El uso del Caballo.

    • El ambiente donde vivirá el Caballo.

    • El consejo de un veterinario.

    ADAPTACIÓN DEL LUGAR DONDE VAN A VIVIR

    Si de verdad se piensa en el caballo, descubriremos que no es difícil hacer coincidir las mutuas necesidades (Económicas y de espacio), con las exigencias del animal y que cuanto más cómodo este el animal más cómodo nos resultará a nosotros. Debemos de poder proporcionarles un espacio abierto para que disfruten de la plena libertad, de hecho ello (en cualquier época) contribuye a la mejora de su comportamiento animal, respetando más al ser humano y observando que poseemos un caballo mucho más ágil, obediente y respetuoso, además de sano.

    La Cuadra a de ser grande y espaciosa, al menos de una hectárea por caballo. Debe de estar provista de una protección a prueba de vientos y de calores; Puede ser una protección natural o una techumbre construida de tal forma que el caballo pueda entrar y salir cuando lo desee. Ha de poseer un lugar siempre provisto de agua. Es conveniente que el terreno este provisto de diferentes terrenos con diferentes desniveles, para que este se habitúe a estar en continuo movimiento y alerta.

    Al Cercado hemos de prestarle mucha atención ya que la seguridad del animal depende de ello. Hemos de tener en cuenta que el Caballo es inteligente y éste estudiará los puntos débiles de éste teniéndolos en cuenta cuando haya algún problema. La valla debe carecer de puntas, para que el Caballo no pueda herirse. La cancela de entrada ha de tener un sistema complejo de apertura par a el caballo ya que sino sería capaz de abrirla.

    La cuadra es una edificación que habitualmente alberga uno o más Boxes, las monturas, el almacén y el henil. En el momento de la construcción de la cuadra debemos de tener en cuenta su orientación y su estructura, ya que varían según la climatología del lugar en el cual está situada. Debe tener la fachada dirigida hacia el sur en los lugares muy fríos, al norte-noreste en lugar más cálido y al este en climas más templados. Dentro de la cuadra los Boxes se pueden colocar como se desee, aunque los pasillos que los comprenden han de ser como mínimo de 2,5 metros para permitir la libre circulación. El techo debe de tener una altura mínima de 4 metros y el box donde estará el animal será de mínimo de 4X4 metros. El pavimento debe de tener una pequeña inclinación opuesta a la puerta, para que el agua o los excrementos líquidos discurran y/o fluyan lejos de ella y no afecten al animal. Deberá de existir una correcta ventilación, al igual que una correcta limpieza diaria. Sería correcto proveerles de bebederos y mantener su continua revisión y limpieza.

    Debemos de crear una zona para lavar a los Caballos, y comentar que algunas hípicas completan las cuadras con un Solarium, aunque más importante es el tener un buen almacen.

    PLANTEAMIENTO DE SUS CUIDADOS (EQUIPAMIENTO)

    Para la adquisición de un caballo, o varios, antes hemos de hacer una adquisición de materiales imprescindibles para su mantenimiento:

    • Almohaza: Especie de cepillo con púas dentadas biseladas, con mango o cinta pasamano.

    • Cepillos: De diferentes tamaños y durezas (Cepillo Aspero y Cepillo de Cerda).

    • Rasquetas de goma.

    • Peines: Al igual que los cepillos ha de haber de diferentes tamaños y durezas.

    • Limpiasudor: Lamina de metal flexible con los bordes redondos cuya función es el secado del cuerpo del Caballo.

    • Limpioacascos.

    • Pinceles y grasa.

    • Cubos, Esponjas, Trapos, Jabón.

    • Cobertores.

    • Horquillos, palas, Quitacacas, Cinchas, Carretillas, etc.

    Todo ello deberá de estar presente antes de tener al/los caballo/os. Y además en gran número.

    ALIMENTACIÓN

    La alimentación, como para todos los seres vivos, es muy importante para el Caballo. Una dieta incorrecta puede suponer la causa principal de los problemas que posea un equino. Es importante además el que estudiemos a cada animal y su mejor respuesta a determinados alimentos. También tenemos que tener en cuentas que Tanto en libertad como en una hípica el cabeza de manada tendrá una alimentación diferente al la de los demás ya que acepta un comportamiento diferente al del resto. La sobreabundancia puede ser incluso más grave que la escasez, ya que la mayoría de los problemas enfermedades son causa del exceso nutricional, o la mala ingestión de alimentos. Debemos de diferenciar la alimentación de un caballo en el prado o en libertad, que puede elegir que comer, que del Caballo que se encuentra en el Box, el cual come lo que el ser humano le ofrece. Nuestro deber es aprender a alimentar a un caballo y saber con que alimentarle y con que frecuencia.

    El caballo es un animal Herbívoro Monogástrico, es decir que tiene un estomago muy pequeño y un intestino muy largo y de gran capacidad. Mastica la comida con gran eficacia y precisión. Teniendo en cuenta sus costumbres lo mejor es alimentarlo poco durante un gran número de veces. Su alimentación se basa en el Heno y la Paja; Aunque cave destacar que el progreso ha hecho que podamos darles al Caballo alimentos mucho más nutritivos, aun siendo mezclados con otros alimentos. Ejemplos:

    • Harinas y Salvados: Con las que se preparan diferentes Papillas

    • Piensos compuestos y pasteurizados: Son muy recomendables ya que son baratos, cómodos y fáciles de conservar y/o guardar.

    Luego debemos de tener en cuenta los alimentos que nos sirven como complemento a la alimentación, como son la Zanahorias, las peras, las manzanas, etc.

    TRANSPORTE

    Quizás, o mejor dicho, seguro, que debamos de disponer de al menos de un vehículo para el transporte de los caballos ya que habrá más de una vez que debamos de llevarlo de un lugar a otro y el riesgo del caballo a un viaje ha de ser mínimo además de confortable, ya que si no éste lo notará. No sólo el trasporte es para individuos de competición, por ejemplo tenemos los aficionados al senderismo que para la realización de rutas fuera de la zona en la que se encuentra la Hípica es necesario que lo hagan con un transporte adecuado y además que el animal llegue en optimas condiciones.

    Debemos de hacer uso del sentido común para transportar a un equino. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el transporte. Trailer, Camiones, Furgones, etc., son un ejemplo donde un número determinado de equinos pueden ser transportados. Lo importante es que debemos de tener en cuenta que ha de ser amplio y sobretodo seguro. Para ello hay que poner mucha atención en lo siguiente:

    • El momento del día: Las horas más adecuadas para viajar son las horas más frescas en verano y las más calurosas en invierno.

    • La Alimentación: nos referimos a no darle de comer antes de un viaje para así tener una base de alimentación en el transporte para disminuir el estrés que el animal sufre por el viaje.

    • El Agua: El animal debe de tener agua en abundancia durante el viaje.

    • Las Micciones: Se ha de vigilar en el furgón la presencia de orina y heces para observar su normal funcionamiento.

    • La forma de conducir: Debemos de utilizar la cabeza haciendo que el viaje sea lo más tranquilo posible para el animal. Debemos de tener mucho cuidado sobretodo en las curvas. Debemos de utilizar siempre protecciones

    Debemos de tener en cuenta que dice la ley con respecto al transporte de animales y si es o no adecuada la forma en la que vamos a hacerla, para que así no surjan problemas indeseables. Debemos de mirar por la seguridad del animal, la nuestra y la de los demás.

    SALUD Y ENFERMEDADES

    (Primeros Auxilios)

    Aquí hemos de hacer mucho hincapié en la responsabilidad que tenemos como dueños de la hípica y como Padres de los animales que somos…Cuando se dice que somos los padres de los animales es porque nada más adquirir un ejemplar equino nos hacemos cargo de él en todos los aspectos y uno de ellos y muy importante es aquel en el que su salud está en juego. Es muy importante disponer de un veterinario de confianza y que sea responsable de sus actuaciones pero no debemos de cargar toda la responsabilidad sobre él ya que la enfermedad sale desde “nuestro” centro hípico, con lo que la responsabilidad es únicamente y/o principalmente nuestra.

    Es esencial tener una caja (un armario) portamedicinas o botiquín, equipado con todo una serie de instrumentos para socorrer cualquier accidente, tanto personal como del animal:

    • Instrumentos de medicina como pinzas, etc.

    • Vendas de todo tipo.

    • Tiritas de todo tipo.

    • Calmantes (Analgésicos).

    • Medinas tanto corrientes como específicas del mundo Equino.

    • Colirios.

    Antes de empezar a tener un número de caballos cuales quiera que sea deberemos de aprender e informarnos de las enfermedades más comunes de un Caballo y de su posible cura o al menos de su primera e importante intervención. Para ello consultaremos en distintas fuentes, una será la de la lectura a través de diferentes libros cuya explicación está correcta y perfectamente detallada y otra la del mismo veterinario, el cual nos dará las pautas a seguir bajo cualquier situación. En algunas situaciones surge la necesidad de mantener al caballo inmovilizado, al menos temporalmente, para evitar nuevos problemas además de los que se pretende resolver. Un ejemplo es el de evitar que cocee; basta con levantarle una de las patas delanteras.

    En cualquier situación en la que haya que sacar al animal del Box debemos de tener en cuenta que cuanto más alta la voz y nerviosa peor, debemos de utilizar un a voz suave y baja de volumen. Ante una herida debemos de tener en cuenta que no debemos de interferir en el posterior trabajo del veterinario. Limpiaremos la herida, lavándola con agua templada o caliente, si hemos de taponar lo haremos limpiando primero con una gasa estéril y procediendo así al vendaje. Una vez llega el veterinario procedemos a la descripción de los hechos. Deberemos de tener en cuenta la administración de medicinas, que siempre se hará bajo la prescripción médica. Pueden ser:

  • Por vía oral;

    • Preparados sólidos o en polvo.

    • Medicinas Homeopáticas.

    • Medicamentos líquidos o en polvo soluble.

    • Seguramente que tras la supervisión del veterinario alguna vez nosotros mismos pondremos una inyección por ello debemos de aprender. Eso unido a que muchas veces no podremos actuar y nuestra única salida será la de pasear al gran equino hará de nosotros unos grandes dueños de un centro de hípica.

      1

      8