Actividades en la naturaleza

Deporte al aire libre. Historia. Clasificación. Valores educativos

  • Enviado por: Maitechu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

PRÓLOGO

Para hablar de las actividades físicas en la naturaleza, debemos hacer un poco de historia.

En la Edad Prehistórica la relación que mantenía el hombre con la naturaleza era de supervivencia; se utilizaba el entorno natural como medio de vida a través de actividades como la pesca o la caza.

En la Edad Antígüa se produce una liberación respecto a la relación de supervivencia que el hombre mantiene con la naturaleza: El hombre pasa a ser un animal político. (Aristóteles).

En la Época Clásica, la vinculación del ciudadano con el medio natural se diferencia según su estatus socio-económico:

  • La naturaleza sigue siendo constituyendo un importante sistema de vida y corresponderá al esclavo de la explotación de la tierra.

  • Para el hombre libre, noble y aristócrata, el medio natural representa un elemento esencial de la existencia. La contemplación del entorno natural supone investigación, idealización, estética y recreación.

En la Edad Media destaca una visión teocentrista del universo caracterizada por un rechazo del cuerpo y lo natural. El ser humano se convierte en centro de estudio y atención. Se destaca la novedad de la incorporación de ejercícios físicos en el sistema educativo.

Las prácticas físicas en la naturaleza tienen un valor utilitario, como el esquí en los paíse nórdicos.

Entre finales del s. XIX y la primera mitad del s. XX, el medio natural y rural se despuebla y las urbes aumentan, generando aglomeración de personas, masificación y contaminación.

El deporte supone de unos logros mesurables. Se produce la deportivización de las actividades en la naturaleza, en la que se destaca el cambio de la finalidad utilitaria a una intencionalidad.

Aparecen las campañas de prevención de la salud, fundamentadas en la práctica de actividades físicas.

En España, surgen dos corrientes de “salir al campo”:

  • El Excursionismo, organizado desde los centros excursionistas.

  • El Dominguerismo, de libre organización.

A las prácticas físicas en la naturaleza se les atribuyen valores relacionados con la salud.

A partir de los años 50, surgen los fenómenos del tiempo libre, del paro y del consumismo; crece la importancia de los movimientos ecologistas y de defensa del medio ambiente. Se observa que durante los fines de semana y las vacaciones, las ciudades experimentan

Éxodos de población hacia la naturaleza y sus elementos: sol, aire, árboles...

Se instala una cultura “postmoderna” en el que el deporte es también valorado en función de la satisfacción que produce y es considerado como un fin con valores recreativos. El estrés y la rutina cotidiana inducen a una huída hacia el medio natural y la experimentación de otras sensaciones placenteras. Se introducen los avances tecnológicos en el mundo deportivo.

La utilización de la naturaleza por el ser humano, en el transcurrir del tiempo, ha estado estrechamente vinculada a la moda sociocultural del momento.

En sus comienzos, las prácticas físicas en el medio natural eran escasas en su diversidad, estaban poco reguladas y algunas presentaban características que las hacía inaccesibles, quedando disponibles a un público minoritario.

En la primera mitad del s. XX, la actividad física en el medio natural se institucionaliza, aparece un mayor abanico de actividades y algunas de ellas se diferencian llegando a deportivizarse.

En nuestros días, los deportes de aventuras tienen dos modos de entender las actividades de la naturaleza; una de ellas surgida a raíz del éxodo al medio ambiente natural y la interpretación recreativa y hedonista que se confiere al tiempo libre, busca en las actividades físicas en la naturaleza la vivencia de nuevas sensaciones asociada a distintas emociones y riesgos, imponiéndose una práctica de menor esfuerzo, de fácil aprendizaje, de flexibilidad motriz, de gran emoción y espectacularidad. Por otro lado, se refleja una orientación de éstas prácticas bajo el modelo deportivo y de rendimiento, buscando la competición, la superación personal, el récord.

CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS

La naturaleza es un marco previlegiado para el desarrollo de todo tipo de actividades físicas y deportivas; pero es necesario establecer la diferencia que existe entre la puesta en práctica de actividades que son desarrolladas en un gimnasio, piscina, sala o pista deportiva y que son “transportadas” a un entorno natural, y el grupo de actividades que solamente pueden ser realizadas en este entorno. El carácter cambiante de la naturaleza va a convertirse en el principal exponente de su desarrollo y precisamente va a ser la incertidumbre asociada a sus imprevisibles cambios el principal rasgo que las define y las diferencia.

Al grupo de actividades que se las conoce como actividades físico-deportivas en la naturaleza, tienen como objetivo comú: “el desplazarse individual o colectivamente hacia un fin más o menos próximo utilizando o luchando con los elementos que constituyen el entorno físico” (Bernadet, 1991).

En el entorno físico, se pueden realizar actividades como la escalada o el esquí; ambas tienen lugar en diferentes medios, la roca y la nieve, y de igual modo las técnicas y patrones motrices. No sólo las dos implican un desplazamiento sino también que durante su práctica, el deportista debe adoptar su conducta a situaciones cambiantes e inciertas, e intentar superarse. Cada actividad exige el domínio de determinadas técnicas que varían.

La buena discriminación perceptiva acerca de los cambios del entorno puede ayudar al deportista no sólo en su adaptación al mismo sino que también en la toma de una decisión acertada, debiendo tomar información de lo que debe hacer en cada momente al realizar ese ejercício. Tendrá que reorganizar su comportamiento e intentar encontrar la respuesta motriz que más le convenga a cada situación. El practicante puede anticipar su respuesta al ser capaz de interpretar cada situación externa y responder acertadamente con la ejeccución del patrón motriz o de la técnica más adecuada en cada situación.

Las personas que viven a diario en la naturaleza contolan una serie de aspectos instrumentales comunes de la vida en la naturaleza.

Junto a la incertidumbre, se encuentra el riesgo; el medio natural se nos presenta como un medio peligroso, entonces, en su caracter imprevisible, inhabitual y a veces incontrolable, lo que abarca la existencia de un riesgo real en todo aquel que se acerca a la naturaleza, traduce en un incremento importante del peligro añadido a la práctica de cualquier actividad. El riesgo no es atribuido solamente a una posible caida por escasa maestría técnica, sino que es esa incertidumbre externa, ese cambio imprevisto de situación que el practicante no ha percibido y de la que no tiene información es la que lo provoca.

En la última década, la naturaleza tiene un caracter simbólico. La sociedad urbana la contempla como un mundo de ruptura con lo cotidiano.

CLASIFICACIÓN ÚTIL

La naturaleza tiene unos criterios clasificatorios muy distintos; la combinación de los criterios nos indicará la facilidad o la dificultad de llevar a cabo la actividad que deseamos desarrollar, también, siendo posible una situación intermedia en función de los objetivos.

  • Características espaciales. Este criterio viene referido a las condiciones espaciales que presenta cada actividad:

    • Espacios accesibles y/o próximos a nuestra localidad.

    • Espacios no accesibles y/o lejanos a nuestra localidad.

  • Características temporales. Este criterio viene referido a las condiciones temporales que nos exige el desarrollo en cada actividad:

    • Actividades que requieren la estancia de uno o varios días fuera del entorno habitual.

    • Actividades que pueden realizarse de forma puntual a modo de sesión de 1 a 3 horas.

  • Características materiales. Este criterio identifica el material mínimo específico y necesario para realizar una actividad:

    • Actividades que exigen gran cantidad de material y/o éste es de coste elevado.

    • Actividades que requieren poco material y/o éste es de coste asequible.

  • Características cognitivo-motrices. Este criterio señala las exigencias de tipo cognitivo-motriz que son planteadas al practicante cuando realiza una actividad de este tipo:

    • Actividades que exigen un aprendizaje difícil a nivel cognitivo-motriz.

    • Actividades que exigen un aprendizaje más fácil a nivel cognitivo-motriz.

  • Características en el ámbito de recursos humanos. Este criterio hace alusión al conjunto de personas que hacen que la actividad tenga un desarrollo óptimo:

    • Actividades que requieren la presencia de varias personas responsables.

    • Actividades que requieren la presencia de una sola persona responsable.

    VALORES EDUCATIVOS

    Las actividades en la naturaleza suponen una motivación intrínseca. A casi todo el mundo le resulta estimulante y gratificante salir de excursión al campo, hacer actividades al aire libre...

    Las actividades físicas en la naturaleza llevan implícitos componentes esenciales que las relacionan directamente con la aventura, lo desconocido, la vivencia de sensaciones diferentes y el reto personal producto de la mezcla de todos ellos.

    La participación activa y la implicación global de la persona son dos factores que se dan en toda actividad física en el medio natural.

    La participación activa es la aportación de un esfuerzo personal que redunda en la mejora de las capacidades de valoración y en las sensaciones personales.

    Las actividades sirven especialmente para trabajar la flexibilidad y la adaptabilidad a nivel de respuestas motrices y de planteamientos, lo que implica plasticilidad y ductilidad de comportamientos y de formas de pensar.

    El enfrentamiento, vivencia y superación de situaciones de riesgo, riesgo controlado y asumido es un elemento clave, característico y propio de las actividades en la naturaleza que lleva consigo una autoafirmación personal en el practicante. Aparecen el conocimiento de los límites propios, el conocimiento y ponderación de los conceptos de peligro y riesgo potenciales y reales; y de forma derivada, la educación de la seguridad personal y la seguridad del compañero o compañera.