Actitud de los padres ante el comportamiento de los adolescentes

Actitudes paternas. Adolescencia. Desarrollo físico y emocional de los niños o jóvenes. Maltrato infantil. Castigos. Educación de los hijos. Disonancia cognitiva. Desarrollo de la personalidad

  • Enviado por: Flajelo
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 69 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Actitud de los padres frente al comportamiento de los adolescentes

ÍNDICE

CAPITULO I

Pag.

EL PROBLEMA CIENTÍFICO

07

  • Definición y delimitación del problema

  • 07

  • Formulación del problema.

  • 14

  • Objetivos.

  • 14

  • Justificación

  • 15

    CAPITULO II

    MARCO TEÓRICO

    19

  • Antecedentes del Problema.

  • 19

  • Teorías sobre el Tema.

  • 21

  • Fundamentos Teóricos.

  • 25

  • Actitud.

  • 25

  • Definición de Actitud.

  • 25

  • Formación de las actitudes:

  • 26

  • Estructura de las actitudes:

  • 28

  • Características de las actitudes:

  • 28

  • Dimensión de la medición de las actitudes:

  • 29

  • Evaluación de las actitudes:

  • 29

  • Medición de las actitudes:

  • 30

  • El cambio de las actitudes

  • 31

  • COMPORTAMIENTO.

  • 32

  • Tipos de comportamiento

  • 33

  • PADRES.

  • 34

  • Tipos de padres

  • 34

  • Adolescencia.

  • 37

    La Pre - adolescencia:

    38

    • Desarrollo físico:

    38

    • Desarrollo cognoscitivo:

    38

    • Desarrollo tendencial:

    39

    • Desarrollo afectivo:

    39

    • Desarrollo social:

    39

    • Desarrollo sexual:

    39

    • Desarrollo religioso:

    40

    La Adolescencia propiamente dicha:

    40

    • Desarrollo Cognoscitivo:

    40

    • Desarrollo motivacional:

    41

    • Desarrollo afectivo:

    42

    • Desarrollo social:

    42

    • Desarrollo sexual:

    45

    • Desarrollo moral:

    46

    • Desarrollo religioso:

    46

    Problemas más frecuentes en la adolescencia

    46

  • Problemas emocionales

  • 46

  • Problemas sexuales

  • 47

  • Problemas conductuales

  • 48

  • Problemas escolares

  • 49

  • Problemas con la ley

  • 50

  • Problemas de alimentación

  • 50

  • Drogas, Pegamentos y Alcohol

  • 51

  • Abuso

  • 51

  • Hipótesis.

  • 52

  • Marco conceptual.

  • 52

    • Variable Dependiente

    52

    • Variable Independiente

    52

    • definición y Operacionalización de Variables.

    53

    CAPITULO III

    METODOLOGÍA

    57

  • Población y muestra

  • 57

  • Unidad de análisis.

  • 58

  • Diseño y tipo de investigación

  • 58

  • Métodos y técnicas de recolección de datos.

  • 59

  • Instrumentos para la recolección de datos

  • 59

  • Procesamiento de los datos y análisis de datos.

  • 59

    ASPECTOS ADMINISTRATIVOS

    61

    Cronograma de actividades

    61

    Presupuesto

    62

    BIBLIOGRAFIA

    63

    ANEXOS

    64

    CAPITULO I

    EL PROBLEMA CIENTÍFICO

  • DEFINICIÓN Y DELIMITACION DEL PROBLEMA.

  • La adolescencia está considerada como una de las etapas de mayor estrés para los padres. Los hijos atraviesan un momento difícil, en el que la rebeldía, el inconformismo, la crisis de identidad multiplican los conflictos. La preocupación de los padres por el futuro de sus hijos, su educación, la influencia de sus amigos, que no tomen alcohol, drogas, ni hagan mal uso del sexo, se añade al propio conflicto generacional. (Isabel Menéndez Benavente 2004)

    Durante la adolescencia se produce un rápido desarrollo físico así como profundos cambios emocionales que, aunque pueden ser excitantes, no obstante también pueden resultar confusos e incómodos para el adolescente como para sus padres.

    Es así que en la actualidad se observa que muchos padres viven angustiados para expresar su impotencia ante el "nuevo" comportamiento de sus hijos adolescentes. No saben qué hacer frente a la distancia que muestran sus hijos, la casi nula comunicación que existe o la grosería a la que se enfrentan. Se viven momentos reales de angustia y en muchas ocasiones se recurre a la fuerza o violencia (verbal o física) para controlar la situación, generando cargos de conciencia en los padres y distancia consecuente con los hijos.

    Una crisis para los padres. Es indudable que la adolescencia es la etapa más temida por los padres, sin duda por la imagen tan negativa que se tiene en nuestra sociedad, se la considera como una etapa de conflictos, de ruptura, de enfrentamientos, "la edad difícil" o de "la rebeldía sin causa", asociándose fundamentalmente al mal comportamiento y a los problemas en el hijo.

    Algunos padres consideran la adolescencia como una crisis de tipo patológico, y por tanto interpretan todas las nuevas conductas del hijo como algo negativo, como un retroceso en la maduración personal que hay que combatir y curar.

    Al ver la edad de la adolescencia como una enfermedad reprimen conductas de sus hijos que son normales en esta edad y que cumplen una función necesaria para el desarrollo per­sonal, como puede ser el su actitud critica y el defender sus puntos de vista, aunque sean equivocados.

    Aquí tienen su origen algunas actitudes nega­tivas de muchos padres de hijos adolescentes la imposición y el autoritarismo, la incompren­sión, la falta de respeto, la intolerancia, la impaciencia, la desconfianza, el miedo a que se le "vaya de las manos", son padres que en vez de ayudar a los hijos; ejercitar las nuevas capacidades (reflexión, sentido critico, razo­namiento, autonomía moral, Intimidad, aper­tura a la amistad, etc.) se dedican con la mejor intención a frenarlas. De este modo no sólo retrasan la maduración de sus hijos sino que además, provocan situaciones de incomunica­ción y de conflicto.

    Es cierto que muchos de los comportamientos del adolescente pueden ser vistos como "defectos": los adolescentes son imprevisibles, alocados, con reacciones Inesperadas, también son impacientes, lo quieren todo aquí y ahora, no saben esperar, y si no lo obtienen se hunden, además son perezosos, tienden a lo fácil, apla­zan las tarcas, desordenados y reacios a seguir planes y horarios. Conviene que los padres vean esos "defectos" y esas conductas inmadu­ras no como un retroceso en el desarrollo sino el paso previo de la pubertad a la adultez.

    Muchos padres creen erróneamente, y parece que tienen razón, que su hijo adolescente ha hecho un retroceso o perdido madurez con res­pecto a etapas anteriores, y así se dicen: antes era mas aplicado, más obediente, más respe­tuoso, mas ordenado, más hablador. En efecto, en la fase adolescente cuesta mucho más que antes ser obediente, no porque el hijo esté en rebeldía sino porque está intentando "hacerse mayor", en el sentido de actuar con más auto­nomía que antes y no sabe todavía hacerlo compatible con la dependencia de los padres y con las reglas de la familia. Le cuesta más desenvolverse en esta etapa porque está inten­tando "valerse por si mismo/a", vivir sin la pro­tección y exigencias de los padres, y esto requiere tomar "distancia de ellos" y reconside­rar la validez de las reglas establecidas en la familia, aunque lo hace cuestionándolo todo. Los padres necesitan conocer los cambios que surgen en la adolescencia para adecuarse a ellos y considerarlos como algo natural, como parte de un proceso de crecimiento y así poder "acercarse" mejor a sus hijos.

    Como crisis en el hijo. La adolescencia es la etapa del desarrollo evo­lutivo humano que implica un cambio cualita­tivo en el joven: la maduración de la persona­lidad, que consiste en la conquista de la adultez psicológica y social: el púber sale de la infancia e intenta entrar la edad adulta, es preciso que aparezcan dificultades de adapta­ción que podemos entender como crisis.

    La superación de estas crisis es imprescindible para ir logrando la maduración progresiva para alcanzar la edad adulta. Algunas crisis que se producen en la adolescencia: La crisis de la autoafirmación del yo (que se expresa como oposición y rebeldía a las figuras de autoridad). La crisis de las ideas (terreno moral, social...). La crisis de valores (se cuestiona la formación recibida durante la infancia y se la somete a prueba de las propias ideas y experiencias).

    Estas crisis no convierten a la adolescencia en un periodo de ruptura con todo lo anterior, sino en un periodo de evolución y transforma­ción hacia la etapa siguiente sobre una base recibida y ya adquirida.

    El problema radica, muchas veces, en que desde niños no se generó el hábito del diálogo y la conversación asertiva. Frente a una cultura que despersonaliza e ignora al individuo, la familia debe generar la posibilidad de sentirse reconocido en el encuentro con la palabra del otro. La interpelación, la divergencia de opiniones, la defensa del argumento propio, son la base de una estructura social de tolerancia, respeto y autovaloración. Para tiempos nublados, normas claras. Muchas veces en el hogar se cree que se tienen normas explícitas, se presupone que todos saben lo que hay que hacer; pero en la práctica no es así.

    Frente a la desesperación de muchos padres por los conflictos con sus hijos adolescentes, se esconde la angustia de manejar las nuevas realidades, trayendo al hoy modelos y estructuras que obedecieron a otros momentos históricos y sociales. No podemos estar por debajo del momento que reclama grandes padres y maestros para grandes adolescentes. La función educadora de la familia es indispensable en la misión de reconstrucción de una sociedad que grita por hombres nuevos.

    Dependiendo de la actitud de los padres, los niños y/o adolescentes aprenden si el sexo es bonito o feo, correcto o incorrecto, un tema de conversación o no. Los padres son un modelo con sus actitudes, hablen o no del tema. Que el niño no pregunte no significa que no quiera saber. Puede que simplemente no se anima a preguntar con recelo de la actitud que sus padres tendrán hacia el tema. Es que aún en muchas casas, cuando un niño pregunta algo relacionado a la sexualidad es mal interpretado como "grosero" porque lo preguntó en voz alta, "mal educado" porque lo preguntó a otra persona, "fuera de lugar" porque preguntó en la escuela, o "degenerado" porque se siente demasiado interesado y curioso en el tema

    http://www.guiainfantil.com/educacion/sexualidad/actitudpadres.htm

    Considero que en determinados momentos los hijos pueden optar por no comunicarse con los padres y que dicha postura merece ser respetada. Sin embargo, cuando la comunicación se deteriora y las relaciones se convierten en superficiales o hay peleas, conviene analizar qué ha llevado a esa situación.

    Los padres, con el afán de ayudar a los hijos y sin darnos cuenta, criticamos o censuramos aspectos de lo que ellos nos transmiten. Enseguida nos convertimos en jueces y les decimos lo que está bien o mal.

    También suele contribuir a dificultar o romper la comunicación cuando ésta la convertimos en un interrogatorio: ¿Dónde has estado?, ¿Con quién?, ¿Qué has hecho?. Esto molesta especialmente a los adolescentes que ven en los padres a unos fiscalizadores, más que a unos cuidadores. (Pepe López / Martes, 1ro de marzo de 2005) http://www.craaltaribagorza.net/article.php3?id_article=325

    Las estadísticas tampoco incitan a los padres a estar muy tranquilos; de los dos millones de estudiantes de enseñanza media, 25.000 pueden ser considerados alcohólicos y 70.000 están en riesgo de serlo. Según este mismo informe la primera borrachera se suele tener hacia los 13- 17 años de edad. El consumo se centra en los fines de semana. El 76% de los jóvenes entre 14 y 18 consume alcohol. (Según el instituto de la juventud 2005)

    De cuatro de cada diez adolescentes en algún momento se han sentido tan tristes que han llorado y han deseado alejarse de todo y de todos. En el transcurso de su adolescencia uno de cada cinco adolescentes piensa que la vida no merece la pena vivirla. http://www.gobiernodecanarias.org/sanidad /scs/su_salud/jovenes/adolescencia.html)

    En Estados Unidos de América (EUA) para cuando la mujer cumple la edad de 18 años, 25% están embarazadas; 50% de los adolescentes han tenido relaciones sexuales para los 17 años.

    En México, los varones inician su actividad sexual de los 12 a 15 años mientras que las mujeres lo hacen de los 15 a 17 años (8,9). En Nuevo León en una muestra de 3,265 adolescentes de 14 años promedio, 10.4% ya había tenido relaciones sexuales, en proporción 3 a 1 de hombre a mujer (15.8% de los hombres y 5.1% de las mujeres).

    El Ministerio de Salud ha señalado, como uno de los lineamientos de Política fundamentales para el periodo 2002-2012, la implementación de un Modelo de Atención Integral de Salud, en la medida en que instrumentaliza otros lineamientos y traduce directamente algunos principios como son, la búsqueda de una atención de salud que considere la integridad de la persona y la visión de la familia como unidad básica de salud.

    En el país, en relación a la Atención Integral de Salud en la Etapa de Vida Adolescente, se vienen desarrollando un conjunto de estrategias y acciones, que hacen necesario actualizar las normas vigentes en este campo, en el marco de los actuales Lineamientos de Política de Salud de los(as) adolescentes, el Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia, la Modernización del Sector Salud y el Proceso de Descentralización, y que además, incorporen los aportes y resultados exitosos de las experiencias desarrolladas hasta la fecha.

    Los y las adolescentes, constituyen el 20 % de la población nacional siendo un grupo importante a tomar en cuenta para el desarrollo del país, es por ello que la inversión que hoy se realice en su salud y desarrollo, generará mayor productividad para la economía nacional.

    Es importante reconocer que la mayoría de problemas y enfermedades que hoy enfrentan los adultos se iniciaron en la adolescencia, otra razón que justifica la intervención en este grupo poblacional. Los aspectos psicosociales, ecológicos e interculturales influyen grandemente en la salud de los/las adolescentes de nuestro país, así como los aspectos biológicos que son los que tradicionalmente han estado ligados al concepto de salud.

    En la actualidad se ha producido algunos cambios y hay una mayor sensibilidad social y respuesta legal ante este problema. El 7 de Junio del 2000 se aprobó el Plan Nacional de Acción para la Infancia 2002 - 2010. La política del Gobierno apunta, dentro de este plan a la reducción de explotación sexual a la disminución del maltrato y a la erradicación del abuso sexual en adolescentes, y se compromete en el periodo citado a lograr una reducción del 50% en losa caos de maltrato infantil y adolescente.

    Por lo tanto resulta relevante el conocimiento de la magnitud de la violencia que afecta a los adolescentes en las diversas formas que esta tiene, así como sus causas y características. (Programa nacional contra la violencia familiar y sexual del MINDES 2006)

    La atención integral de salud de los/las adolescentes implica la identificación y ejecución de un conjunto de estrategias, que han sido reconocidas como las más importantes a través del trabajo realizado con este grupo etéreo, tanto en el nivel nacional como internacional. Las estrategias que corresponden y se desarrollan en el marco de los componentes del MAIS, son: Servicios diferenciados y de calidad para los/las adolescentes, integración multisectorial, redes de soporte social, participación activa de los y las adolescentes, formación de adolescentes como educadores de pares, familias. (Estrategias globales para la atención integral de salud del adolescente 2006)

    Por no existir investigaciones afines con el tema, se cree por conveniente investigar las actitudes que tienen los padres frente al comportamiento de los adolescentes. La presente investigación se realizará en los padres y en los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “Sagrado Corazón de Jesús” Chota.

  • FORMULACION DEL PROBLEMA.

  • ¿Cuál es la actitud de los padres frente al comportamiento de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.” ?

  • OBJETIVOS.

  • OBJETIVO GENERAL

    Analizar y Determinar la actitud de los padres frente al comportamiento de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.”.

    OBJETIVOS ESPECIFICOS

    • Identificar los comportamientos de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.”.

    • Identificación de las actitudes de los padres frente a los diferentes comportamientos de los adolescentes de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.”.

    • Describir y explicar las actitudes de los padres frente a los diferentes comportamientos de los adolescentes.

  • JUSTIFICACIÓN

  • La adolescencia es una de las etapas más complicadas en la vida de los humanos, no solo para los adolescentes, sino también para los padres. Habrá momentos en que te parecerá que una persona irreconocible ha ocupado el puesto de tu hijo (a) y añorarás un pasado más fácil en cuanto a la disciplina se refiere.

    Pero es importante recordar que durante la adolescencia nuestros hijos aprenden a ser su propia persona, a tomar decisiones ellos solos, a convivir más con sus compañeros, a vivir situaciones de amor correspondido o amor no correspondido y, en definitiva, a servir como ser independiente en el mundo.

    Es una tarea tan importante para su futuro como adulto, como complicado y hay que respetar su forma de afrontar los retos de esta edad y, en la mayor medida posible, comprender su complejidad. Es fácil desesperarse cuando vemos a nuestros hijos tambalear entre la dependencia de un niño y la independencia de un adulto según el desafío del momento, pero hay que armarse de paciencia e intentar no dejarle ver nuestra frustración.

    No podemos trasladar (todavía) nuestras reglas y soluciones de adultos a los problemas y situaciones los adolescentes. Los adultos afrontamos los retos con un sentido mucho más desarrollado sobre quiénes somos, cuáles son los valores importantes, qué deseamos y cómo lo conseguimos. Pero no podemos - ni debemos intentar - trasladar este sentido (logrado después de muchos años de aprendizaje personal y profesional) a nuestros hijos. No debemos imponer nuestra manera de hacer las cosas o arreglar situaciones difíciles, por mucho que estemos más preparados para ellos para hacerlo. Podemos - y debemos - escuchar, aconsejar, ayudar o ensayar con ellos. Pero nada más.

    Tienen que aprender, y debemos respetar su manera de hacerlo en la mayor medida posible.

    Errores, falsos inicios, opiniones equivocadas, acciones impulsivas, obsesiones pasajeras, lealtades cruzadas, fracasos.....Toda forma parte de este aprendizaje. Los adolescentes no solo tienen que aprender la respuesta correcta a una dada situación, sino que tienen que comprender el valor de esa respuesta y esto es algo que a veces solo se aprende a través de la experiencia. Es un camino complicado, confuso y difícil, que requiere la comprensión y el apoyo de madres, padres, y familiares mayores.

    Adolescentes que se sienten capaces de contarles a sus padres sus temores, sus fracasos y sus aspiraciones sin ser juzgados, tienen mucho más posibilidades para convertirse en adultos seguros y buenas personas que aquellos adolescentes que sienten la necesidad de esconderles todo a sus padres. Nuestro reto es que los padres de los adolescentes es que se mantenga abiertas las vías de comunicación, trasladar nuestras inquietudes a los adolescentes sin predicarles, aprender a explicar la postura de los padres sin menospreciar la suya, respetarles y conseguir que haya un respeto mutuamente, contar hasta diez antes de gritar...

    Aprender a ser padres de adolescentes es difícil. La mayoría de los padres repite con sus hijos los mismos patrones de educación que recibieron. También hay que aprender a ser hijo adolescente, no es suficiente serlo y vivirlo.

    Con frecuencia padres e hijos se quejan de no poder comunicarse entre sí, y a pesar de las buenas intenciones la dificultad está en asumen posiciones extremas. Los padres justificados en su gran amor por los hijos, ven el riesgo, sienten el miedo y quieren evitarles cometer errores. Los hijos los ven muy prevenidos y desconfiados, que los sobreprotegen y no los dejan independizarse. La única forma de acercar estas posiciones es mantener una comunicación abierta, dentro de una actitud de entendimiento, respeto y búsqueda de acuerdos de doble vía.

    Este trabajo servirá a los padres para reflexionar sobre sus actitudes frente a los diferentes comportamientos de sus hijos adolescentes y de esta manera mejorar las relaciones con sus hijos, Además servirá de guía para el ministerio de salud para que desarrolle programas o políticas de salud de acuerdo a las necesidades y realidad en la cual vive el adolescente, servirá como base para futuros estudios de cualquier investigador que haga estudios relacionados a este tema.

    CAPITULO II

    MARCO TEÓRICO

  • ANTECEDENTES DEL PROBLEMA.

  • Estudios realizados en la Habana Cuba se encontró lo siguientes resultados que las dificultades para establecer un vínculo satisfactorio madre-padre-hijo se observó en el 73,8% de los alumnos, el 61,3% vivían en familias con historia de desarmonía familiar y el 28,8% en condiciones de hacinamiento. El 23,9% de los maltratados tenía bajo rendimiento escolar. Entre las formas ocultas de abuso, el físico se encontró en el 88,8% de los adolescentes, el psicológico en el 75,0% y en cuanto al abuso sexual, se comprobó en un adolescente, la existencia de contactos inadecuados. La humillación verbal se detectó en el 70,0%. La baja escolaridad y la precariedad económica de los agresores no fueron factores favorecedores de violencia. (Maltrato oculto en adolescentes, Rev. Cubana Salud Pública 2006)

    Nuestro país cuenta con más de 11 millones con niños (as) y adolescentes y se calcula que miles de ellos son maltratados dentro de sus familias o han sido victimas de abusos sexuales.

    Para el año 2000 señalaba que un 41.2% de los padres biológicos recurre a los golpes para corregir o castigar al adolescente. (Encuesta Nacional Demográfica y Salud Familiar 2000)

    En una investigación en el Cusco señala que un tercio de los padres y la mitad de las madres agreden a los adolescentes y a la cuarta partes de dichas mujeres utilizan algún objeto para maltratar. 4,011 casos de menores victimas de maltrato psicológico y negligencia. (Defensoría del Niño y del Adolescente 2006)

    La baja tasa de denuncias y la escases de recursos que den cuenta de la problemática, son dos de los principales factores que impiden conocer la verdadera magnitud de este problema en tanto que el castigo físico y/o psicológico que los padres tutores imparten al adolescente para educarlo y corregir no es considerado como violencia sino como legitimo ejercicio de su rol de padres, que no suele ser reportado sino solo cuando ha generado lesiones que demandan atención medica; según estimaciones un 30% de los casos de maltrato han sido detectados en los centros de salud y hospitales. (La Defensoría del Niño y del Adolescente 2006)

    Los patrones socioculturales que consideran a los golpes como un mecanismo eficaz para educar al niño, la legitimización de la violencia como forma de resolver conflictos, donde las relaciones están reguladas por un orden jerárquico basado en el poder y la dominación, constituyen el marco que circunscribe esta problemática. Recientes estudios nos muestran el abuso sexual encubierto que ocurre dentro ámbito familiar donde el número de denuncias son tan solo una pequeña parte magnitud del problema. (OMS - 2002)

    En Lima y Cusco el 20% de mujeres encuestadas señaló haber sido victimas abuso sexual antes de los 15 años. Principalmente por parte de un familiar. Ocho de cada diez casos de abuso sexual tiene como victimario a un miembro del entorno familiar de la victima y seis de cada diez embarazos en niñas de 11 a 14 años son producto de incesto o violación. (OMS - 2002)

    Estadísticas del programa nacional contra la violencia familiar y sexual. Las estadísticas y las denuncias de abuso en adolescentes son referencias que no reflejan la magnitud del problema sospechándose que este es mucho mayor, estos delitos no siempre se denuncian porque existe un desconocimiento de los canales y lugares a donde acudir, como también es marcado el temor a la estigmatización y condena por parte de la sociedad y dentro de la familia. (Programa nacional contra la violencia familiar y sexual del MINDES 2006).

  • TEORÍAS SOBRE EL TEMA.

  • LA TEORÍA DE LA DISONANCIA COGNITIVA

  • Plantea que el tener dos cogniciones (ideas, creencias, conocimientos) contradictorias de un mismo objeto, situación, persona, etc.; genera una tensión psicológica desagradable, que impulsa al individuo a buscar una forma para disminuir o resolver dicha disonancia. Eiser (1989) expone que según esta teoría, "cualquier decisión entre cursos alternativos de la acción llevará a un estado de tensión psicológica o “disonancia” hasta el punto en que el atractivo puro de las dos alternativas sea similar"

    Esta situación de disonancia no se disipa de manera inmediata, pues como respuesta el individuo se involucra en un "trabajo cognitivo" de doble curso: por una parte, intenta buscar elementos que reduzcan la disonancia (consonantes) entre las cogniciones y el objeto de la actitud; por la otra, es posible que tienda a disminuir la importancia que originalmente le ha otorgado a alguna de las dos cogniciones.

    Una vez seleccionada la alternativa, las cogniciones sobre ella se hacen cada vez más inconsistentes con la de la alternativa no elegida; de manera que es probable que el individuo haga uso de alguna estrategia o de la combinación de varias de ellas con el fin de reducir la disonancia y alcanzar el equilibrio.

    Según Eiser (1989), algunas de esas estrategias son:

    • La reevaluación de las dos alternativas, con el fin de hacer parecer más positiva la elegida y más negativa la no optada. En otras palabras, se sobrevalora la alternativa elegida y/o infravalora la no elegida; este aspecto ha sido igualmente evidenciado en estudios sobre "toma de decisiones" realizados por Knox e Inkster (1968) y Reagan y Kilduff (1988), los cuales sostienen que "…la persona se siente más satisfecha con la alternativa elegida después de hacer la elección, que antes" (en Morales (coord.).

    • Recodar de manera selectiva, los aspectos de la opción elegida que son congruentes con la decisión y obviar o restar importancia a los aspectos negativos de ella.

    • Negar la libertad de elección, mediante la incorporación de argumentos cognitivos que nieguen la posibilidad de realización de la alternativa no elegida (pez "Admito los peligros para la salud que representa el cigarrillo; pero no puedo dejar de fumar, soy un adicto")

    • Negar la previsibilidad de las consecuencias de la acción, bien sea de la alternativa elegida o de la no elegida (P.E. "Nunca pensé que te enojarías porque fui a la fiesta)

    Con estas estrategias de acción, el individuo busca reducir la disonancia experimentada con el fin de que se haga menos necesario el cambio de actitud. De no funcionar ninguna de estas acciones o si su impacto no es determinante, surgirá "el cambio de actitud" como una forma fácil para evitar la molestia de la disonancia cognoscitiva.

    No obstante, no siempre que realizamos una acción contraria a nuestras actitudes surge la disonancia. Wicklund y Brehm (1976 en Eiser, 1989) han apuntado la necesidad de considerar las variables "previsibilidad de las consecuencias de la acción", "libertad percibida para la acción" y "la responsabilidad personal", como las más determinantes de este fenómeno. Por otra parte, no se debe olvidar que la disonancia es posterior a la realización de la conducta, por lo cual primero debe ocurrir la conducta contraactitudinal para que ésta surja.

    La Teoría de la Disonancia cognitiva se fundamenta en el hecho de que la disonancia es parte de nuestra vida cotidiana. Constantemente debemos elegir u optar por alternativas, en muchos casos contradictorias; adicionalmente, estamos expuestos a mensajes, situaciones y/o personas que nos incitan a asumir una conducta discrepante de nuestra actitud lo que finalmente nos puede condicionar a cambiarla.

    Esta Teoría se apoya en abundantes pruebas experimentales que demuestran sin embargo "…que el proceso sólo parece operar en ciertas condiciones; una de las cuales es que la persona debe percibir que su propio compromiso con la acción es voluntario" (León et al, 1998; 130). Una de sus fortalezas es el gran interés que proporciona a las "consecuencias de la acción", como determinantes del cambio de actitud que ocurre como respuesta a la disonancia <<actitud--acción>>.

    Por otra parte, se considera una teoría bastante polémica, pues ha permitido la formulación y comprobación de "hipótesis" que algunos autores han señalado como bastante contrarias al sentido común. Un ejemplo de ello, es el principio que sostiene que cuando un individuo realiza una conducta opuesta a su actitud "…experimenta disonancia y la magnitud de ella, será mayor cuantas menos razones o justificaciones tenga para haber realizado dicha conducta" (Morales (coord.), 1999; 237).

    La explicación a esto propone que el cambio de actitud y su acomodación a la conducta realizada surge como una forma de reducir la disonancia experimentada. Es decir según esta teoría, a menor justificación (recompensa/castigo) para una conducta contraactitudinal, mayor disonancia, que se intentará reducir con el cambio de actitud.

    Este principio ha sido interpretado como el paradigma de la "Complacencia Inducida" (Idem, 1999) que aborda la relación conducta contraactitudinal-cambio de actitud y analiza el papel que cumple la recompensa o el castigo (justificación) en este proceso, inspirado en los trabajos de Festinger y Carlsmith (1959), Linder y colaboradores (1967), Aronson y Carlsmith (1963).

    Una variante de este paradigma, es introducida por la línea de investigación que estudia el trabajo cognitivo que inicia el sujeto al realizar dos conductas, alguna de ellas o ambas disonantes a la actitud y/o disonantes entre sí. Esta orientación, desarrollada por Beauvois y Joule (1996) ha sido denominada "Doble Complacencia inducida". Desde ella se analiza el impacto de la conducta en el cambio de actitud, no sólo de las contraactitudinales sino también de las proactitudinales, pues aunque parezca contradictorio éstas pueden generar disonancia siempre que exista desajuste entre la actitud y la conducta (Idem; 239).

    La Doble Complacencia Inducida, considerada por Aronson y colaboradores (1991) y por Stone y colaboradores (1994) como "Inducción de la Hipocresía" (Idem), se fundamenta en el hecho de que aún cuando expresemos una fuerte actitud favorable hacia "algo", no siempre actuamos absolutamente a favor de ese "algo".; por ejemplo, podemos estar totalmente a favor del uso racional e inteligente de la energía eléctrica, pero ¿alguna vez hemos olvidado apagar la luz de la habitación al salir de ella?… La figura Nº 10 resume gráficamente la Teoría de la Disonancia.

    En concordancia con el principio de la teoría de la Disonancia Cognitiva (sometimiento a nivel conductual para generar cambios de actitud), han surgido algunas interpretaciones que representan a su vez teorías explicativas del efecto que ejercen las acciones sobre la determinación de nuestras actitudes.

    Como se indicó en el apartado anterior, investigadores en el campo de la Psicología han coincidido en indicar tres líneas: la Teoría de la Autopresentación o Manejo de la Impresión, la Teoría de la Autojustificación o Disonancia Cognitiva y la Teoría de la Autopercepción.

  • EORIA DEL APRENDIZAJE SOCIAL

  • FUNDAMENTOS TEÓRICOS.

  • ACTITUD.

  • Definición de Actitud.

  • "Una actitud es un estado mental y neurofisológico de disponibilidad, organizado por la experiencia, que ejerce una influencia directiva sobre las reacciones del individuo hacia todos los objetos o todas las situaciones que se relacionan con ella". (ALLPORT. G. 1935)

    Son las fuerzas integradoras fundamentales en el desarrollo de la personalidad que dan consistencia a la conducta del individuo. (© 2000 Ediciones Harcourt, S.A.)

    “Es un estado mental y neurológico de las disposiciones a responder organizadamente a través de la experiencia y que ejerce una influencia directriz y/o dinámica de la conducta.” (ALLPORT, M. “Psicología General” México Ed. Navarro 2000)

    “La actitud es una predisposición para responder a un objeto y la conducta efectiva hacia el. Por otro lado, Whithaker define la actitud como: `“Una predisposición para responder de manera predeterminada frente a un objeto especifico”. WHITHAKER “Psicología” México Ed. Interamericana 1990)

    La actitud es una predisposición organizada para sentir, percibir y comportarse hacia un referente (categoría que denota: fenómeno, objeto, acontecimiento, construcciones hipotéticas, etc). En cierta forma es una estructura estable de creencias que predisponen al individuo a comportarse selectivamente ante el referente o el objeto cognoscitivo”. (KRECH. “Investigación del Comportamiento” México Ed. Nuevo Mar 1995)

    Las actitudes son las predisposiciones a responder de una determinada manera con reacciones favorables o desfavorables hacia algo. Las integran las opiniones o creencias, los sentimientos y las conductas, factores que a su vez se interrelacionan entre sí. (http://html.rincondelvago.com actitudes.html)

    De lo expuesto la actitud es la predisposición organizada para pensar, percibir, sentir y comportarse ante un referente en forma de rechazo, aceptación e indiferencia.

  • Formación de las actitudes:

  • Las actitudes se van formando de distintas maneras: la conformidad, medido a través del comportamiento, es decir ante una práctica común por la presión social el individuo se conformara temporalmente y por la presión del grupo tendrá una conformidad permanente; la identificación, se establece cuando la persona define y responde de una manera predeterminada a partir de una persona o grupo por la experiencia lograda en una determinada situación; la internalización, es la aceptación absoluta de una actitud convirtiéndose en parte integral del individuo, se produce cuando una actitud es congruente con sus creencias y valores básicos, adopta la nueva actitud por que piensa que es correcta o porque quiere parecerse a alguien. Se pueden distinguir dos tipos de teorías sobre la formación de las actitudes, estas son: la teoría del aprendizaje y la teoría de la consistencia cognitiva.

    • Teoría del aprendizaje: Esta teoría se basa en que al aprender recibimos nuevos conocimientos de los cuales intentamos desarrollar unas ideas, unos sentimientos, y unas conductas asociadas a estos aprendizajes. El aprendizaje de estas actitudes puede ser reforzado mediante experiencias agradables.

    • Teoría de la consistencia cognitiva: Esta teoría se basa o consiste en el aprendizaje de nuevas actitudes relacionando la nueva información con alguna otra información que ya se conocía, así tratamos de desarrollar ideas o actitudes compatibles entre sí.

    • Teoría de la disonancia cognitiva: Esta teoría se creó en 1962 por Leon Festinger, consiste en hacernos creer a nosotros mismos y a nuestro conocimiento que algo no nos perjudica pero sabiendo en realidad lo que nos puede pasar si se siguiese manteniendo esta actitud, tras haber realizado una prueba y fracasar en el intento. Esto nos puede provocar un conflicto, porque tomamos dos actitudes incompatibles entre sí que nosotros mismos intentamos evitar de manera refleja. Esto nos impulsa a construir nuevas actitudes o a cambiar las actitudes ya existentes. (KRECH. “Investigación del Comportamiento” México Ed. Nuevo Mar 1995)

  • Estructura de las actitudes:

  • Las actitudes están compuestas por tres elementos o componentes básicos; el elemento cognoscitivo, conformado por el conocimiento (parcialmente verdadero) que el sujeto tienen sobre el objeto de la actitud; toda actitud incorpora algún conocimiento de modo directo a través de una creencia; el elemento afectivo, constituido por los aspectos emocionales que acompañan a la motivación y/o formas como el objeto de la actitud afecta a las personas; y el elemento motivacional, constituido por la predisposición del sujeto a actuar respecto al objeto. Este elemento comprende tanto el aspecto de la energía como el desencadenante (acto) conductual. (ALLPORT, M. “Psicología General” México Ed. Navarro 2000)

  • Características de las actitudes:

  • Entre las principales características de las actitudes tenemos: Son aprendidas ya que se forman a través de la experiencia y representan cambios potenciales en nuestro comportamiento, por lo tanto no son innatas; son dinámicas porque cumplen un papel importante motivacional vinculando al sujeto con los objetos de la realidad y son susceptibles de modificación o sustitución, sin de extensión variable es decir pueden abarcar o comprender múltiples objetos; se interrelacionan debido a que las actitudes presentan una vinculación entre si constituyendo conjuntos consistentes o sin contradicción; tienen una dirección u orientación frente a los objetivos este puede ser favorable (aceptación), desfavorable (rechazo), o neutral (indiferente). (ALLPORT, M. “Psicología General” México Ed. Navarro 2000)

  • Dimensión de la medición de las actitudes:

  • Según LINOGRIN, Henry. 1994. Dice que la tendencia de las actitudes esta dado porque puede ser descrita de manera completa por medio de dos propiedades .La dirección de la actitud (positiva o negativa) y el grado del sentimiento (por la intensidad) esperado considerándola como una sola dimensión.

    • Dirección: Señala el modo de sentir de las personas hacia el objeto es decir puede ser positiva si la tendencia al acercamiento hacia el objeto al cual tienen determinada actitud, mientras que el negativo se refiere a la predisposición a evitar el objeto.

    • Intensidad: Indica la fuerza de los sentimientos que entraña la actitud determina el grado de intensidad con que reacciona frente al objeto de las actitudes es decir el grado se sentimiento representado (favorable, medianamente favorable o desfavorable).

    Finalmente es preciso señalar que “la dirección y la intensidad entrañan al componente afectivo. (LINOGRIN, Henry. “Introducción a la Psicología Social” México. Ed. Interamericana 1994.)

  • Evaluación de las actitudes:

  • Evaluar consiste en asignar un valor a algo.

    “Las actitudes no son susceptibles de observación directa sino que han de ser de intensidad de las expresiones verbales o de la conducta observada”.

    Esta medición indirecta se realiza por medio de unas escalas en las que partiendo de una serie de funciones, proporcionen a juicios sobre lo que los individuos manifiestan se deducen o infieren las actitudes.

    La escala de Lickert toma un número de proposiciones consideradas pertinentes a la actitud que se ha de medir, los sujetos deben indicar para cada una de ellas si aprueban, están indecisos o desaprueban, el resultado es la suma final de las categorías que se registran, el proceso siguiente es ver en que medida los juicios por cada proposición están en correlación con el resultado final y eliminar aquellas que no manifiesten un acuerdo sustancial. Edith “Nivel de conocimientos y actitudes de los padres sobre el autismo de sus niños. UNSM Honorio Delgado - Hideyo Nogushi, Setiembre-Diciembre 2001” Perú 2002.

  • Medición de las actitudes:

  • Las actitudes pueden medirse por medio directo o indirecto según sea o no advertidas por el sujeto. “Las técnicas mas elaboradas para medir actitudes están diseñadas de tal forma que obtengan información sobre dos dimensiones: direccionalidad e intensidad, la forma general de las escalas de actitudes distinguen entre la aceptación, la indiferencia o el rechazo del objetivo de referencia, junto con una indicación de la intensidad de sus sentimientos al respecto. Refiriéndose a las actitudes de aceptación y rechazo .Antonio Pinilla explica:

    • Actitud de aceptación: La actitud es positiva cuando se organiza, la propia conducta en pro del establecimiento de una relación en la que predomina la aceptación, estimación, apoyo, ayuda y cooperación. Las manifestaciones principales de esta actitud se traducen en comportamientos que se describen como: ir hacia; buscar el contacto, respuestas que se presentan como actos de aproximación, como resultado de un estilo cognoscitivo abierto que obedece a un conjunto de rasgos mas o menos estructurales de la personalidad y se cristaliza en una sistema total que sirve al hombre no solo para conocer sino también para valorar y actuar sobre la realidad física social y sobre si mismo.

    • Actitud de rechazo: cuando una actitud es negativa se presenta el recelo que aleja a las personas y las predispone en contra suya. El recelo es opuesto a la cooperación por el distanciamiento que sucinta y genera aislamiento, desconfianza y agresión, siendo mecanismo de defensa con que responde a la persona que se encuentra en tensión. Los mecanismo de defensa se utilizan generalmente para anticipar y detener la intensidad provocada por un estimulo frustrante.

    Actitud de indecisión o indiferencia: Es la predisposición aun no definida que traduce ambivalencia entre la aceptación y el rechazo. Antonio Pinilla en su obra “Psicología Social” 1998

  • El cambio de las actitudes

  • Por el contrario de lo dicho anteriormente las actitudes si que influyen en la conducta social. Por eso quienes intentan cambiar las conductas de las personas se centran en cambiar las actitudes. Hay muchos ejemplos de esto: los padres que intentan influir en la conducta de los hijos, los maestros que intentan influir en los alumnos, etc.

    Varios psicólogos defienden que hay dos formas de cambiar las actitudes: la forma de la naturaleza cognitiva y la de la naturaleza afectiva.

    • Naturaleza cognitiva: Se utiliza en las personas motivadas y que saben bien que desean. Esta es una forma muy útil y se llega a producir este cambio de actitudes esta nueva actitud durará mucho tiempo.

    • Naturaleza afectiva: Esta forma de cambio no es tan clara como la cognitiva, sino que intenta producir un cambio mediante claves. Si se llega a producir este cambio, es un cambio temporal y no perdurará durante mucho tiempo. (http://html.rincondelvago.com/ actitudes.html)

  • COMPORTAMIENTO.

  • La palabra comportamiento generalmente se refiere a acciones de un objeto u organismo, usualmente en relación con su entorno o mundo de estímulos. El comportamiento puede ser consciente o inconsciente, público u oculto, voluntario o involuntario.

    Técnicamente, en psicología, el comportamiento se define de dos maneras:

  • Todo lo que un organismo hace

  • Cualquier interacción entre un organismo y su ambiente

  • El comportamiento en la gente (y otros organismos e incluso mecanismos) cae dentro de un rango, siendo algunos comportamientos comunes, algunos inusuales, algunos aceptados, y otros fuera de los límites aceptados. La aceptación de un comportamiento es evaluada por las normas sociales y regulada por varios medios de control social. El comportamiento de la gente es estudiado por varias disciplinas, incluyendo la psicología, la sociología y la antropología en el caso del comportamiento humano, y la Etología ampliando su estudio a todo el Reino Animal.

    En el habla común, no en el discurso científico, tiene una connotación definitoria. A una persona, incluso a un grupo social, como suma de personas, se les define y clasifica por sus comportamientos, quizás más que por sus ideas, y esto ya sirve para fijar las expectativas: Lo que se puede esperar. De Wikipedia, la enciclopedia libre.

  • Tipos de comportamiento

    • Comportamiento pasivo-agresivo. Se refiere a la resistencia pasiva, a veces obstruccionista, a instrucciones autoritarias en situaciones interpersonales o laborales. Se puede manifestar como resentimiento, terquedad, desidia o el fracaso intencionado en realizar las tareas requeridas. Por ejemplo, las personas que son pasivas-agresivas pueden tardar tanto en prepararse para una fiesta a la que no desean ir, que para cuando llegan ésta prácticamente ha finalizado.

    • El comportamiento pasivo-agresivo como trastorno de la personalidad. El Trastorno de personalidad pasivo-agresivo (también llamado Trastorno de personalidad negativista ) es un trastorno de personalidad controvertido que se caracteriza por actitudes negativas y resistencia pasiva en las situaciones interpersonales y laborales.

    Se listó como un trastorno de personalidad Axis II en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales DSM-III, pero fue finalmente movido al Apéndice B del DSM-IV debido a la controversia y a la necesidad de mayor investigación sobre cómo categorizar los comportamientos en una futura edición. En ese punto, Cecil Adams escribe: "El simple hecho de ser pasivo-agresivo no es un trastorno sino un comportamiento; a veces éste es un comportamiento perfectamente racional, que permite evitar la confrontación. Sólo es patológico si es una respuesta habitual, invalidante, que refleja una actitud dominante pesimista".

    En la teoría psicoanalítica del análisis transaccional, muchos tipos de comportamiento pasivo-agresivo se interpretan como "juegos" con una recompensa psicológica oculta, y se clasifican como escenarios estereotípicos con nombres como "Mira lo que me hiciste hacer" y "Mira qué duro lo he intentado". De Wikipedia, la enciclopedia libre

  • PADRES.

  • Del latín. pater, tris. Varón o macho que ha engendrado. Cabeza de una descendencia, familia o pueblo. (Microsoft® Encarta® 2007)

  • Tipos de padres

  • En muchas conversaciones entre padres se vierten juicios acerca de cómo es tal niño o tal otro y se achacan a los padres las características personales de los hijos. Así mismo, suelen comparar el carácter y la personalidad de sus hijos con el suyo propio. Si admitimos que hay una fuerte influencia de los padres en los hijos, es lógico suponer que, en función de sus prácticas educativas, se manifiesten diferencias individuales entre los niños, en sus características de personalidad y socialización.

    El comportamiento educativo predominante de la mayor parte de los padres se asemeja a alguno de los tres estilos educativos principales que señalan los psicólogos. Si bien es cierto que rara vez, los padres encajarán del todo en uno de estos patrones.

    • Padres autoritarios.

    Son aquellos que exigen obediencia a su autoridad y son partidarios del uso del castigo y la disciplina para controlar los comportamientos que no se consideran correctos. Son padres del "porque lo digo yo", que no facilitan el diálogo en la familia, poco comunicativos y poco afectuosos.

    Sus hijos serán obedientes, pero:

    • Suelen ser más tímidos y poco tenaces a la hora de perseguir metas.

    • Actúan influidos por el premio o el castigo que va a recibir su comportamiento. Por ejemplo, no saludan a un adulto porque lo deseen o quieran manifestarle su afecto, sino porque si no lo hacen, serán castigados o recriminados.

    • Tienen una baja autoestima debido a que se ven así mismos como responsables de sus éxitos o fracasos.

    • La falta de diálogo en sus hogares hace que los hijos tiendan con frecuencia a ser poco alegres, infelices, irritables y vulnerables a las tensiones.

    • Padres permisivos

    Son padres con una actitud general positiva hacia el comportamiento del niño; aceptan sus conductas, deseos e impulsos, y usan poco el castigo. Acostumbran a consultar al niño sobre las decisiones que afectan a la familia. Sin embargo, no le exigen responsabilidades ni orden. Permiten que el niño se autoorganice al máximo, no existiendo a menudo normas que estructuren la vida cotidiana (por ejemplo: tiempo de ver la televisión u hora de acostarse). Utilizan el razonamiento, pero rechazan el poder y el control sobre el niño.

    Sus hijos, debido fundamentalmente al bajo nivel de exigencias y control al que se enfrentan, tienden a:

    • Tener problemas para controlar sus impulsos.

    • Tener dificultades a la hora de asumir responsabilidades.

    • Ser inmaduros y con baja autoestima.

    • Sin embargo, son más alegres y vitales que los niños de padres autoritarios.

    • Padres democráticos

    Son padres afectuosos, que refuerzan con frecuencia el comportamiento del niño e intentan evitar el castigo; son también más sensibles a las peticiones de los niños. Sin embargo, no son padres indulgentes con sus hijos, más bien al contrario, les controlan y dirigen, pero son conscientes de sus sentimientos, puntos de vista y capacidades evolutivas. A menudo, además, les explican las razones que han originado un control o castigo. No ceden ante los lloros; gimoteos o impertenencias, pero es posible que cambien de postura tras escuchar los argumentos que el niño les ofrece. Además, plantean a los niños exigencias de madurez e independencia.

    Los hijos de estos padres son los que muestran características más deseables en nuestra cultura y se caracterizan por:

    • Tener niveles de autocontrol y autoestima.

    • Ser capaces de afrontar situaciones nuevas con confianza e iniciativa.

    • Ser persistentes en lo que inician

    • Ser niños que se relacionan fácilmente con otros, independientes y cariñosos.

    • Poseer criterios personales acerca de cuestiones morales (sus opiniones han sido elaboradas por ellos). (http://www.bebesymas.com/2006/05/02-que-tipo-de-padres-somos)

  • ADOLESCENCIA.

  • Período del desarrollo comprendido entre el comienzo de la pubertad y la edad adulta. Suele iniciarse entre los 11 y los 13 años de edad, con la aparición de los caracteres sexuales secundarios, y se prolonga hasta la edad de 18 a 20 años, con la adquisición de la forma adulta completamente desarrollada. Durante este período el sujeto sufre profundos cambios desde el punto de vista físico, psicológico, emocional y de la configuración de su personalidad. (© 2000 Ediciones Harcourt, S.A.)

    Edad que sucede a la niñez y que transcurre desde la pubertad hasta el completo desarrollo del organismo. (Microsoft® Encarta® 2007)

    La adolescencia es una etapa de transición que no tiene límites temporales fijos.  Ahora bien, los cambios que ocurren en este momento son tan significativos que resulta útil hablar de la adolescencia como un periodo diferenciado del ciclo vital humano. Este periodo abarca desde cambios biológicos hasta cambios de conducta y status social, dificultando de esta manera precisar sus límites de manera exacta. (Hamel y Cols. 1985)

    Es la etapa en que el individuo deja de ser un niño, pero sin haber alcanzado aún la madurez del adulto. Sin embargo, es un tránsito complicado y difícil que normalmente debe superar para llegar a la edad adulta. Se considera que la adolescencia se inicia aproximadamente a los 12 años promedio, en las mujeres y a los 13 años en los varones. Este es el momento en que aparece el periodo de la pubertad, que cambia al individuo con respecto a lo que hasta entonces era su niñez.

    En la adolescencia se distinguen dos etapas:

    1) Pre-adolescencia (fenómeno de la pubertad)

    2) Adolescencia propiamente dicha.

    La Pre - adolescencia:

    • Desarrollo físico: Se produce una intensa actividad hormonal. Se inicia a los 11 o 12 años en las mujeres y a los 13 o 14 años en los varones. En las mujeres aparece la primera menstruación y en los varones la primera eyaculación; pero en ambos todavía sin aptitud para la procreación. En ambos sexos aparece el vello púbico.

    Se da también un rápido aumento de estatura, incremento en el peso, aparición de caracteres sexuales secundarios; en las mujeres: senos, caderas, etc. En los varones: Mayor desarrollo muscular, fuerza física, aumenta el ancho de la espalda, cambio de voz, pilosidad en el rostro, etc.

    • Desarrollo cognoscitivo:

    • No confunde lo real con lo imaginario y por tanto puede imaginar lo que podría ser.

    • Usa con mayor facilidad los procedimientos lógicos: análisis, síntesis… Descubre el juego del pensamiento.

    • Desarrollo su espíritu crítico.

    • Discute para probar su capacidad y la seguridad del adulto.

    • En ocasiones es fantasioso, pero con poca frecuencia. Hay una proyección de sí en el porvenir; pero también a veces evade lo real.

    • Desarrollo tendencial:

    • Tiene necesidad de seguridad pero a la vez una necesidad de independencia de sus padres.

    • Esto hace que despierte la necesidad de libertad, de ser independiente y libre; para ello emplea la desobediencia como una necesidad.

    • Desarrollo afectivo:

    • Gran intensidad de emociones y sentimientos.

    • Hay desproporción entre el sentimiento y su expresión.

    • Las manifestaciones externas son poco controladas y se traducen en tics nerviosos, muecas, refunfuños, gestos bruscos, gritos extemporáneos.

    • Pasa con facilidad de la agresividad a la timidez.

    • Desarrollo social:

    • Creciente emancipación de los padres.

    • Busca la independencia pero a la vez busca protección en ellos.

    • Se da mutua falta de comprensión (con sus padres)

    • Tiene necesidad de valorarse, de afirmarse, de afiliación y de sentirse aceptado y reconocido por los de su entorno.

    • Su principal interés son las diversiones, el deporte, etc.

    • Desarrollo sexual:

    • Tendencia a la separación entre chicos y chicas.

    • Gran curiosidad por todo lo relacionado con la sexualidad

    • Desarrollo social:

    • Va pasando de la heteronomía a la autonomía.

    • Aquí influye mucho la moral de la familia como testimonio. Así el adolescente será capaz de:

      • Fijar metas y objetivos propios.

      • Organizar su actividad en conformidad con sus proyectos.

      • Organizar mejor y eficientemente su tiempo libre.

    • Desarrollo religioso:

    El desarrollo religioso puede ser problemático cuando:

    • Los padres no dan testimonio, usan la religión como disciplina y no son estables.

    • Cuando el muchacho encuentra serias dificultades en el ramo de la sexualidad.

    • Cuando la religión, en el ambiente social, es considerado como "cosa de mujeres", "pueril".

    • Cuando la catequesis recibida en la infancia ha sido formalista y separada de la vida.

    De lo contrario el desarrollo religioso es satisfactorio.

    La Adolescencia propiamente dicha:

    • Desarrollo Cognoscitivo: La adolescencia es la etapa donde madura el pensamiento lógico formal. Así su pensamiento es más objetivo y racional. El adolescente empieza a pensar abstrayendo de las circunstancias presentes, y a elaborar teorías de todas las cosas. Es capaz de raciocinar de un modo hipotético deductivo, es decir, a partir de hipótesis gratuitas y, procediendo únicamente por al fuerza del mismo raciocinio, llegar a conclusiones que pueden contradecir los datos de la experiencia.

    La adolescencia es también la edad de la fantasía, sueña con los ojos abiertos ya que el mundo real no ofrece bastante campo ni proporciona suficiente materia a las desmedidas apetencias de sentir y así se refugia en u mundo fantasmagórico donde se mueve a sus anchas.

    Es también la edad de los ideales. El ideal es un sistema de valores al cual tiende por su extraordinaria importancia. El adolescente descubre estos valores y trata de conquistarlos para sí y para los demás. Aunque este hecho no afecta a todos los adolescentes. Depende de la formación recibida.

    • Desarrollo motivacional: Según Schneiders , en el adolescente sobresalen los siguientes motivos:

        • Necesidad de seguridad: Se funda en un sentimiento de certeza en el mundo interno (estima de sí, de sus habilidades, de su valor intrínseco, de su equilibrio emocional, de su integridad física) y externo (económica, su statuts en la familia y en el grupo). El adolescente puede sufrir inseguridad por los cambios fisiológicos, la incoherencia emotiva o por la falta de confianza en los propios juicios y decisiones.

        • Necesidad de independencia: Más que una existencia separada y suficiencia económica, significa, sobre todo, independencia emocional, intelectual, volitiva y libertad de acción. Se trata de una afirmación de sí.

        • Necesidad de experiencia: Fruto del desarrollo y la maduración que en todos sus aspectos son dependientes de la experiencia. Este deseo de experiencia se manifiesta claramente en las actividades "vicarias" (TV, radio, conversación, cine, lecturas, juegos, deportes). Por esto mismo se meten en actividades poco recomendables: alcohol, drogas, etc.

        • Necesidad de integración (de identidad): Que es un deseo inviolable y de valor personal.

        • Necesidad de afecto: Sentir y demostrar ternura, admiración, aprobación).

    • Desarrollo afectivo: Es difícil establecer si la adolescencia es o no un periodo de mayor inestabilidad emotiva. Pero nada impide reconocer la riqueza emotiva de la vida del adolescente y su originalidad.

    La sensibilidad avanza en intensidad, amplitud y profundidad. Mil cosas hay ante las que ayer permanecía indiferente y, hoy, patentizará su afectividad. Las circunstancias del adolescente, como la dependencia de la escuela, del hogar, le obligan a rechazar hacia el interior las emociones que le dominan. De ahí la viveza de su sensibilidad: al menor reproche se le verá frecuentemente rebelde, colérico. Por el contrario, una manifestación de simpatía, un cumplido que recibe, le pondrán radiante, entusiasmado, gozoso. El adolescente es variado en su humor.

    • Desarrollo social: Tanto el desarrollo cognoscitivo, como el motivacional y afectivo agilizan el proceso de socialización. El adolescente tiene en su comportamiento social algunas tendencias que conviene reseñar:

        • A medida que crece, son mayores y más variadas sus experiencias sociales.

        • Este mayor contacto con la sociedad favorece un conocimiento más real de la sociedad.

        • Mayor conciencia de los demás, así como una progresiva conciencia de pertenencia a una clase social

        • Otras tendencias importantes son la madurez de la adaptación heterosexual, la búsqueda de status en el grupo de compañeros de la misma edad y la emancipación de la familia.

        • En este proceso de socialización encontramos en el adolescente una serie de oscilaciones tales como:

      • Oscilación entre excitación y depresión: trabajo y ocio, buen humor y llanto.

      • Oscilación entre sociabilidad e insociabilidad: delicados e hirientes, tratables e intratables.

      • Oscilaciones entre confianza y desconfianza de sí mismos.

      • Oscilaciones entre vida heroica y sensualidad.

    En esta época aparecen rivalidades y luchas para obtener el poder y ejercerlo sobre lso demás. Prueba sus fuerzas físicas y así se convierte en agresivo, lo que se manifiesta con ciertos actos exteriores (se golpean unos a otros), palabras agresivas (se insultan), manifestaciones reprimidas y ocultas, agresividad contra sí mismos, agresividad contra las cosas.

    La situación del adolescente frente a la familia es ambivalente: Por una parte está la emancipación progresiva de la familia, lo que implica un riesgo; y por otra, el adolescente percibe que su familia es fuente de seguridad y ayuda, con miedo a perderla.

    Esta situación puede o no ser conflictiva. Depende cómo los hijos son educados. Será entonces, conflictiva:

      • Por las relaciones personales precedentes defectuosas.

      • Por el sentido de inutilidad por parte de los padres.

      • Por sobreprotección parental o por abandono.

      • Por dudas de parte de los padres en torno a la responsabilidad de sus hijos.

      • Por el fenómeno de la constancia perceptiva, a través de la cual a los hijos se les ve siempre "niños".

      • Por las frustraciones de los padres proyectadas a sus hijos que llevan a una identificación a la inversa y a una mala interpretación.

      • Los padres afrontan los problemas de hoy en contexto de ayer.

      • Por el hecho de que los padres son adultos y representan a la clase privilegiada, que niega al adolescente el "status" del mismo género.

      • Por el "conflicto de generaciones" debido a los contrastes que pueden surgir por la diferencia de edad entre dos generaciones.

    Una línea de solución está en la comprensión, en un gradual proceso decisional comunitario. Durante la adolescencia, la escuela favorece la reorganización de la personalidad sobre la base de la independencia. La escuela facilita:

      • La emancipación de los padres

      • Un status autónomo fundado sobre su propia acción.

      • La constitución de grupos

      • Una mayor independencia volitiva al tratar con los adultos.

      • Pero también la escuela puede presentar los siguientes obstáculos:

      • Puede desatender problemas vitales (si se limita a lo intelectual)

      • Ignora al estudiante como individuo (sólo exige rendimiento)

      • Prolonga las relaciones adulto - niño.

      • Algunas escuelas son el campo de batalla de contiendas ideológicas y políticas.

    Hemos de ver también las relaciones entre adolescentes: La amistad entre adolescentes se caracteriza por la sinceridad, el altruismo, la delicadeza. Se precian de tener los mismos gustos y opiniones, se imitan, se tienen mutua confianza, se quieren con exclusividad, se sacrifican unos por otros.

    Entre ellos predominan los grupos primarios, se reúnen con frecuencia, participan de las mismas diversiones, peligros y emociones. El grupo proporciona a los adolescentes bienes diversos:

      • Les da sentimiento de seguridad, protección y solidaridad.

      • Facilita las amistades

      • Es una escuela de formación social

      • Ayuda a emanciparse de sus padres

      • Reduce el conjunto de frustraciones.

    • Desarrollo sexual: La sexualidad del adolescente no es sólo un fenómeno psico - fisiológico, sino también socio - cultural. Los valores, costumbres y controles sexuales de la sociedad en que vive el adolescente determinan en gran parte su actitud y comportamiento psicosexual.

    Todos los adolescentes en un momento dado se preocupan más o menos de su desarrollo sexual pero de ello no hablan espontáneamente sino en un clima de gran confianza. La tensión sexual que tiene todo adolescente es el resultado de tres tipos de estimulantes que operan de forma compleja: La acción de mundo exterior, la influencia de la vida psíquica y la acción del organismo.

    En la adolescencia comienzas las primeras atracciones heterosexuales, la chica es más corazón y el chico es más cuerpo. La chica es más exhibicionista que el chico.

    • Desarrollo moral: La moral para los adolescentes no es una exposición de principios, ni un conjunto de convenciones sociales; es, ante todo, un comprometer todo su ser a la búsqueda de la imagen ideal de sí mismo, donde pone a prueba la fuerza de la voluntad, la solidez de las posibilidades y cualidades personales. Hay algunos valores morales que ellos prefieren por ser más brillantes, más nobles y porque exigen un don de sí más absoluto.

      • El sentido del honor: sentimiento de la nobleza y de la dignidad del hombre frente al hombre.

      • La sinceridad, signo de una personalidad que se afirma.

      • La valentía, motor de muchos actos.

      • La lealtad.

    • Desarrollo religioso: En la adolescencia se pone en movimiento exigencias particulares como el encuadramiento del propio yo en un mundo que tiene un sentido absoluto; estas exigencias hallan respuesta sólo en una específica dimensión religiosa. En esta edad, lo trascendente son afirmados como tales. Sin duda que para esto influye la educación dada por los padres, la ecuación de la escuela y el medio ambiente.

    El grupo de compromiso en la fe ahonda la religiosidad del adolescente y lo abre a los demás.

    Problemas más frecuentes en la adolescencia

  • Problemas emocionales

  • La investigación ha puesto de manifiesto que cuatro de cada diez adolescentes en algún momento se han sentido tan tristes que han llorado y han deseado alejarse de todo y de todos. En el transcurso de su adolescencia uno de cada cinco adolescentes piensa que la vida no merece la pena vivirla. Estos frecuentes sentimientos pueden dar lugar a un estado depresivo que puede no ser evidente para los demás. Las ingestas alimenticias excesivas, la somnolencia y las preocupaciones excesivas sobre su apariencia física pueden ser también signos de malestar o disconfort emocional. De forma más obvia, pueden aparecer fobias y ataques de pánico. Los estudios recientes han demostrado que los problemas emocionales del adolescente no suelen ser reconocidos ni siquiera por sus familiares o amigos.

  • Problemas sexuales

  • Los dramáticos cambios físicos de la adolescencia pueden llegar a ser muy preocupantes para algunos adolescentes, especialmente para aquellos que son tímidos y que no desean hacer preguntas al respecto. En el otro extremo, las preocupaciones pueden ponerse de manifiesto en forma de presunción excesiva tanto sobre su capacidad sexual como sobre sus experiencias. Más de la mitad de los adolescentes tendrán su primera experiencia sexual completa antes de los 16 años. Aquellos que comienzan tempranamente con relaciones sexuales tienen un mayor riesgo de embarazos no deseados y de problemas de salud. Los nuevos riesgos para la salud que suponen la infección por HIV y el SIDA constituyen una preocupación adicional.

    Además, un adolescente puede no estar seguro de su orientación sexual, sobre si es homosexual o no. Esta preocupación puede ser compartida por sus padres.

    El apoyo sensible, una guía clara e información exacta acerca de estos diferentes aspectos de la sexualidad son muy apreciados por los adolescentes ya sean procedentes de sus padres, del colegio, del médico de cabecera o de los centros de orientación familiar.

    La mayoría de los adolescentes son bastante cuidadosos a la hora de la elección de sus parejas. La promiscuidad sexual y la relaciones de riesgo repetitivas sin protección suelen ser signo de la presencia de problemas emocionales subyacentes, aunque también pueden reflejar un estilo de vida al límite - los adolescentes que asumen riesgos en algunos aspectos de su vida tienden a asumirlos en otras facetas de la misma.

  • Problemas conductuales

  • Los adolescentes y sus padres suelen quejarse cada uno de la conducta del otro. Los padres con frecuencia sienten que han perdido cualquier tipo de control o influencia sobre sus hijos. Por su parte, los adolescentes, al mismo tiempo que desean que sus padres sean claros y les suministren una estructura y unos límites, sin embargo, se toman a mal cualquier restricción en sus libertades crecientes y en la capacidad para decidir sobre sí mismos. Los desacuerdos son frecuentes, ya que la persona joven lucha por forjar una identidad independiente. Aunque todo esto es bastante normal, lo cierto es que la situación puede alcanzar un punto en el que los padres realmente pierdan el control, no sabiendo dónde están sus hijos, quiénes son ellos o qué les está pasando. La experiencia sugiere que los adolescentes tienen una mayor probabilidad de tener problemas si sus padres no saben donde están. Por tanto, es importante que ellos permitan a sus padres conocer dónde van, aunque también es recomendable que sus padres se tomen la molestia de preguntar.

  • Problemas escolares

  • Los adolescentes que rechazan ir al colegio con frecuencia tienen dificultades en separarse de sus padres, y este problema puede haber tenido su origen ya en la escuela primaria. Este problema puede también manifestarse en forma de molestias del tipo de dolores de cabeza o estómago. Ante un adolescente que no desea ir al colegio es necesario comprobar la posibilidad de que esté siendo acosado por alguno de sus compañeros. El acoso es un problema frecuente del que la gente joven encuentra difícil el hablar y que puede hacer que ir al colegio resulte una experiencia solitaria, miserable y amenazadora, que finalmente puede dar lugar a problemas del tipo de ansiedad y depresión, falta de confianza en sí mismo, y dificultad para hacer amigos. La forma que tienen los padres para poder ayudarles es asegurándose que el colegio tiene una política antiacoso efectiva, e informando a los profesores de su hijo cuando precise de su ayuda.

    Aquellos que van al colegio y hacen novillos son generalmente infelices en casa y se sienten frustrados en el colegio y por eso suelen pasar su tiempo con otros que se sienten del mismo modo. Los problemas emocionales con frecuencia afectan el rendimiento escolar. Es difícil concentrarse adecuadamente cuando uno está preocupado sobre sí mismo o sobre lo que ocurre en casa. Aunque la presión para hacerlo bien y para aprobar los exámenes suele proceder de los padres o profesores, los adolescentes generalmente desean hacerlo bien y se presionan a sí mismo si se les da la oportunidad. El insistir de forma excesiva al respecto puede ser contraproducente. Los exámenes son importantes, pero no se les debe permitir que dominen sus vidas o que les hagan infelices.

  • Problemas con la ley

  • La mayoría de la gente joven no viola la ley y aquellos que lo hacen son generalmente varones. Cuando lo hacen, generalmente lo hacen una sola vez. Las ofensas repetidas pueden reflejar una cultura familiar, aunque también pueden ser resultado de la infelicidad o del malestar emocional. Es necesario descartar la presencia de estos trastornos ante un adolescente que se mete de forma repetida en problemas.

  • Problemas de alimentación

  • El sobrepeso es una causa frecuente de infelicidad en los adolescentes. Si son criticados o se ríen de su aspecto físico pueden disgustarse consigo mismos y llegar a deprimirse de forma significativa, estableciéndose un círculo vicioso, ellos hacen poco y comen para sentirse mejor, pero esto sólo hace que el problema del peso empeore. El hacer dieta puede realmente agravar la situación. Es más importante que se sientan felices consigo mismos estén gordos o delgados. A pesar de que muchos adolescentes hacen dieta, especialmente las mujeres, afortunadamente son muy pocos los que desarrollarán un trastorno de la alimentación del tipo de la bulimia o la anorexia nerviosa. Sin embargo, estos trastornos ocurrirán con mayor probabilidad si los que se someten a una dieta estricta tienen una pobre opinión de sí mismos, se encuentran bajo tensión o han tenido un problema de sobrepeso en la infancia.

  • Drogas, Pegamentos y Alcohol

  • La mayoría de los adolescentes no usa drogas, ni inhala pegamento, y la mayoría de los que lo hace no irá más allá de experimentar ocasionalmente con ellos. A pesar de la publicidad sobre otras drogas, el alcohol es la droga que con mayor frecuencia causa problemas a los adolescentes. La posibilidad del uso de cualquier tipo de droga debería ser considerada cuando los padres observen cambios repentinos y graves en la conducta de sus hijos.

  • Abuso

  • Los abusos sexuales, físicos y emocionales pueden tener lugar en la adolescencia y pueden dar lugar a muchos de los problemas mencionados con anterioridad. Las familias con estos problemas precisan de ayuda especializada además de consejo legal ya que muchas de estas conductas constituyen un delito que debe ser denunciado. No es infrecuente que el desconocimiento sea cómplice de la permisividad y que la ayuda en este orden de cosas resulte tardía.

    Problemas menos frecuentes.

    Mucho menos frecuentes, los cambios conductuales y del estado de ánimos graduales pueden ser signo de un trastorno psiquiátrico más grave. Aunque son trastornos infrecuentes, la esquizofrenia y la depresión maníaca pueden comenzar en la adolescencia. El aislamiento extremo puede ser un signo de esquizofrenia, aunque pueden existir otras explicaciones para el mismo. Los padres preocupados con estas posibilidades deben ponerse en contacto con su médico de cabecera.

  • HIPÓTESIS.

  • Las actitudes de los padres frente a los diferentes comportamientos de independencia (privacidad, rebeldía, sexualidad, social) son de violencia física y psicológica hacia cada uno de los comportamientos; debido al desconocimiento de cada una de las etapas del desarrollo que atraviesa los adolescentes del 5º año del colegio Nacional “S.C. de J.”.

  • MARCO CONCEPTUAL.

    • VARIABLE DEPENDIENTE

    ACTITUD DE LOS PADRES

    Las actitudes de los padres son las predisposiciones a responder de una determinada manera frente a cada comportamiento de sus adolescentes con reacciones favorables o desfavorables. Las actitudes las integran las opiniones o creencias, los sentimientos y las conductas, factores que a su vez se interrelacionan entre sí.

    • VARIABLE INDEPENDIENTE

    COMPORTAMIENTO DE LOS ADOLESCENTES

    El comportamiento de los adolescentes generalmente se refiere a acciones ante un objeto u organismo, usualmente en relación con su entorno o mundo de estímulos. El comportamiento puede ser consciente o inconsciente, público u oculto, voluntario o involuntario.


    • DEFINICIÓN Y OPERACIONALIZACIÓN DE VARIABLES.

    Objetivos

    hipótesis

    Variables

    Definición Conceptual

    Definición Operacional

    Indicador

    Preguntas del Instrumentos

    Determinar y analizar la actitud de los padres frente al comportamiento de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.” Ch. 2008.

    Las actitudes de los padres frente a los diferentes comportamientos de independencia (privacidad, rebeldía, sexualidad, social) son de violencia física y psicológica hacia cada uno de los comportamientos; debido al desconocimiento de cada una de las etapas del desarrollo que atraviesa los adolescentes del 5º año del colegio Nacional “S.C. de J.”.

    ACTITUD DE LOS PADRES

    Son las predisposiciones a responder de una determinada manera

    Las actitudes de los padres son las predisposiciones a responder de una determinada manera frente a cada comportamiento de sus adolescentes con reacciones favorables o desfavorables. Las actitudes las integran las opiniones o creencias, los sentimientos y las conductas, factores que a su vez se interrelacionan entre sí.

    Actitud de los padres

    • Le aconseja

    • No le dice nada.

    • Le castiga con

    • Correa

    • Palo

    • Fuete

    • Puño

    • Cachetada

    • Otros

    • Le corre de la casa.

    • Le riñe.

    • Le insulta.

    • Le desafía.

    • Le compara

    • Otros

  • ¿Cuál es la actitud que toma Ud. frente a la desobediencia de su hijo (a)?

  • ¿Cual es la actitud frente al consumo de bebidas alcohólica?

  • ¿Qué actitud tiene frente a un embarazo en su hija (o)?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a un mal calificativo?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a una fuga del hogar?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a la elección de amigos de su adolescente?

  • ¿Qué actitud toma usted si su adolescente llegara con enamorado (a)?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a la tristeza de su adolescente?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a un fracaso de su adolescente?

  • ¿Qué actitud toma usted frente a una desviación sexual de su adolescente?

  • Averiguar y analizar el comportamiento de los adolescentes de los adolescentes del 5º año del Colegio Nacional “S.C. de J.” Ch. 2008.

    COMPORTAMIENTO DE LOS ADOLESCENTES

    Generalmente se refiere a acciones ante un objeto u organismo

    El comportamiento de los adolescentes generalmente se refiere a acciones ante un objeto u organismo, usualmente en relación con su entorno o mundo de estímulos. El comportamiento puede ser consciente o inconsciente, público u oculto, voluntario o involuntario.

    Comportamiento de los Adolescentes

    Si ( )

    No ( )

    ¿Porqué?………………………………………………………………………………………………

    Y ¿cual fue el castigo?………………………………………………………………………..

    ……………………………………………………………………………………………

  • ¿Alguna vez has recibido algún castigo de tus padres?

  • ¿Cuándo tus padres te aconsejan o premian?


  • CAPITULO III

    METODOLOGÍA

  • POBLACIÓN Y MUESTRA

  • POBLACIÓN.

    La Población a estudiar está constituida por los padres de los adolescentes y estudiantes del 5to grado de la Institución Educativa “S.C. de J.” Ch..

    MUESTRA.

    Por ser la población pequeña se toma como muestra en su totalidad a padres y adolescentes que son en un número de 180.

  • UNIDAD DE ANÁLISIS.

  • La unidad de análisis será cada uno de los adolescentes, padre y madre de familia involucrados en el 5to grado de la Institución Educativa “S.C. de J.” - Ch..

    CRITERIOS DE INCLUSION.

    Se tomará en cuenta los siguientes criterios de inclusión:

    • Adolescentes y padres involucrados en el 5to grado de la Institución Educativa “S.C. de J.” - Ch..

    • Adolescentes que acepten voluntariamente participar del estudio.

    • Padres que acepten voluntariamente participar del estudio.

    CRITERIOS DE EXCLUSIÒN:

    • Adolescentes y padres que no estén involucrados en el 5to grado de la Institución Educativa “S.C. de J.” - Ch..

    • Adolescentes que no acepten voluntariamente participar del estudio.

    • Padres que no acepten voluntariamente participar del estudio.

  • DISEÑO Y TIPO DE ESTUDIO

    • DISEÑO DE ESTUDIO:

    Diseño no experimental: Es la investigación que se realiza sin manipular deliberadamente variables. Es decir, se trata de investigación donde no hacemos variar en forma intencional las variables independientes. Lo que se hace en la investigación no experimental es observar fenómenos tal y como se dan en su contexto natural, para después analizarlo.

    • (Transeccional o transversal: son las que recolectan en un solo momento, en un tiempo único, su propósito es describir variables y analizar su incidencia e interrelación en un momento dado. Es como tomar una fotografía de algo que sucede.

    • Descriptivo. Tiene como objetivo indagar la incidencia y valores en que se manifiestan una o más variables o ubicar categorizar y proporcionar una visión de una comunidad, un evento, un contexto, fenómeno o una situación.

    • TIPO DE INVESTIGACIÓN.

    • Descriptivo. Describe situaciones, eventos y hechos es decir como es y como se manifiesta determinado fenómeno. Los estudios descriptivos buscan especificar las propiedades, las características y los perfiles importantes de persona, grupos, comunidades o cualquier otro fenómeno que se someta a un análisis.

    • Correlacionales. Estos estudios pretende responder a preguntas de investigación como estas: ¿conforme trascurre una psicoterapia orienta hacia el paciente, aumenta su autoestima? Este tipo de estudios tiene como propósito evaluar la relación que existe entre dos o más conceptos, categorías o variable en un contexto particular.

    Los estudios cuantitativos correlacioneales miden el grado de relación entre dos o más variables (cuantifican relaciones)

  • MÉTODOS Y TÉCNICAS DE RECOLECCIÓN DE DATOS.

  • El método que utilizaremos es el método descriptivo (estudios de casos, estudios de encuestas)

    En esta investigación para obtener la información general requerida se realizará mediante la aplicación de un cuestionario de preguntas sobre la actitud de los padres frente a cada comportamiento de los adolescentes que ellos manifiestan.

  • INSTRUMENTOS PARA LA RECOLECCIÓN DE DATOS

  • La recolección de datos se realizará en base a una encuesta utilizando la técnica de la entrevista, complementada con la observación directa. Se utilizará como instrumento de recolección de datos un formulario, el cual constará de dos partes que incluye las siguientes características: La primera parte predestinada a obtener datos generales del los padres (5 preguntas) y la segunda parte consta de 10 preguntas y otra encuesta dirigida a los adolescentes que consta de dos partes la primera parte incluye 2 ítems; la segunda incluye 10 preguntas. Los ítems del formulario están orientados a determinar los objetivos e hipótesis formuladas.

  • PROCESAMIENTO DE LOS DATOS Y ANÁLISIS DE DATOS.

    • Procesamiento de los datos: Una vez que se designe los formularios, estos serán tabulados en forma manual, luego codificados en base a la información, se ingresara los a un sistema utilizando el software estadístico SPSS versión 15 para Windows. El proceso culminara con la presentación de los datos en tablas simples, tablas de contingencia, gráficos estadísticos, frecuencias absolutas y relativas, indicadores estadísticos; se usara para ello la hoja electrónica Excel 2007.

    • Análisis de datos: El análisis se realizó en dos fases:

      • Fase descriptiva, consistente en describir los resultados obtenidos en el estudio, contrastarlos con antecedentes y teorías; todo ello tendiente a determinar los objetivos formulados en base a los resultados obtenidos en el procesamiento de datos.

      • Fase inferencial, se realizará en base a técnicas estadísticas que se adecuen a nuestra investigación.

    ASPECTOS ADMINISTRATIVOS

    Cronograma de actividades


    Mes

    ACTIVIDADES

    AÑO: 2008

    Julio

    Agosto

    Setiembre

    Octubre