Accidentes en ascensores

Seguridad industrial. Accidentes en elevadores. PRL (Prevención De Riesgos Laborales). Elementos de seguridad. Certificación. Usuarios de ascensor

  • Enviado por: Christian
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Geometría Básica
Geometría Básica
En el curso de Geometría Básica aprenderás los fundamentos de esta rama de las matemáticas....
Ver más información

publicidad

ACCIDENTES EN ASCENSORES

Y SU TIPOLOGIA

Remitiéndonos sólo a la Ciudad de Buenos Aires, la cantidad de accidentes fatales podemos de­cir que en este momento es del orden aproximado de 3 personas por bimestre y los accidentes con lesiones (de los cuales se tiene muy poca información confiable) estarían en el orden de un accidente por día como mínimo.

El origen del problema es múltiple, pero pode­mos enumerar las siguientes causas

  • La situación económica de los últimos años ha inducido, como suele ocurrir durante las épocas de crisis, a eliminar las tareas de funcionamiento.

  • La falta de información sobre la peligrosidad que representa un ascensor si no se encuentra en perfectas condiciones de funcionamiento.

  • La no existencia de reglamentos de instalación y mantenimiento adecuados, así como la imposibilidad de la autoridad competente de efectuar un adecuado control.

Los accidentes más comunes son:

  • La caída del pasajero al abrir la puerta del pasillo y no encontrar el coche, por falta de cerradura.

  • Por arrancar el ascensor con las puertas abier­tas también por falta del sistema de cerradura.

  • Por quedar atrapados entre la puerta de pasillo y la de coche (accidente típico en niños) por haber una distancia mayor de la reglamentaria entre ambas puertas.

  • Por no tener los correspondientes “guardapiés” en los ascensores con puertas telescópicas o tipo tijera.

  • Por resbalamiento de los cables de tracción sobre la polea, por estar gastadas las gargan­tas de la misma, originando la carda de la cabi­na a velocidad inferior a la de actuación del paraca das.

  • Por golpear en los extremos al fallar los límites de seguridad, y no tener los paragolpes en con­diciones reglamentarias.

  • Por salirse de su lugar el contrapeso o uno de sus lingotes al no estar debidamente sujetos, impactando contra la cabina en su caída.

  • Por una mala maniobra de rescate, que termi­na atrapando al pasajero en su intento de salir, o su caída al vacío.

  • Por no actuare paracaídas durante una caída de la cabina, ya sea por cortarse los cables de tracción o por patinar los mismos, dejándola caer a una velocidad superior al 20% de la no­minal.

  • Por electrocución o golpes en la sala de máquinas, como consecuencia de no tener los espa­cios necesarios para un normal desplazamien­to del personal o a la existencia de objetos ex­traños en ¡a sala de máquinas.

  • Por falla del freno mecánico en la máquina, lo cual puede originar un accidente como conse­cuencia de que el coche continúa su marcha a pesar de haberse detenido el motor de tracción.

  • Por fallas humanas, tanto de la empresa de mantenimiento como de los pasajeros, por fal­ta de capacitación.

DISPOSITIVOS DE SEGURIDAD

  • Paracaídas y limitador de velocidad.

  • Cerraduras de puertas.

  • Conexión de tierra de la instalación eléctrica.

  • Patín retráctil en las puertas automáticas.

  • Rayo de luz en las puertas automáticas.

  • Indicaciones en la cabina.

  • Indicaciones en la sala de máquinas.

  • Límites de seguridad en los extremos.

  • Pantallas guardapiés y sujeción último pan con­trapeso.

  • Paragolpes en los extremos del recorrido.

  • Alarma de emergencia.

  • Interruptor de seguridad.

CALIDAD Y CONFIABILIDAD DE LOS ELEMENTOS DE SEGURIDAD

Los dispositivos de seguridad deben definirse en términos de "calidad", es decir, deben especificarse sus atributos y los ensayos correspondientes que permiten verificarlos

Pero aquellos que estén sometidos a un uso, como las cerraduras, debe establecerse su “confiabilidad” es decir el mantenimiento de la calidad a lo largo del tiempo. Esta cualidad también será con­trolada en un laboratorio.

Continuando con el ejemplo de una cerradura para la cual se ha especificado una confiabilidad de un millón de operaciones, una muestra de la misma debe ser sometida a los siguientes pasos:

  • Efectuar los ensayos mecánicos y eléctricos que confirmen su calidad.

  • Someterla a un millón de operaciones bajo las condiciones más severas de funcionamiento;

  • Repetir los ensayos iniciales.

Si pasó satisfactoriamente por estas pruebas podemos instalar dicha cerradura, pero teniendo en cuenta que si el uso normal de un millón de opera­ciones se cumple en un período de cinco años, dicha cerradura debe ser automáticamente reempla­zada al cumplirse este tiempo que será su "vida útil".

CERTIFICACION DE LOS

ELEMENTOS DE SEGURDAD

Para implementar prácticamente el punto ante­rior, deben darse las siguientes condiciones:

  • Los reglamentos deben especificar claramente la calidad y confiabilidad de los elementos de seguridad.

  • b) Los fabricantes deben certificar en laboratorios de "adecuada solvencia", el cumplimiento de las normas para cada dispositivo.

    c) Los responsables del mantenimiento llevarán una ficha técnica o libro de inspección en cada ascensor donde, como mínimo, se dejará cons­tancia de los ensayos periódicos de los siste­mas de seguridad y de toda reparación o re­emplazo de los mismos.

    d) Un organismo de control interno o externo, público o privado, pero eficaz y eficiente, deberá supervisar en forma aleatoria o programada, por muestreo, al azaro por demanda, que los pun­tos anteriores se cumplan.

    MANTENIMIENTO

    Existen tres tipos de mantenimiento:

  • Correctivo, que básicamente consiste en re­emplazar los elementos cuando se rompen - es lo que comúnmente se hace en este momento- (an­terior a la aplicación de la Ord. 49308/95). Volviendo al ejemplo de la cerradura, se reemplaza cuando ésta se deteriora, lo que podría originaren algunos casos que la puerta se pueda abrir sin estar el as­censor en el piso.

  • Preventivo, es decir verificando en forma per­manente y sistemática todos los elementos de se­guridad, para detectar el momento estimado que el desgaste de los mismos nos indique su reemplazo, antes de producirse su total avería.

  • Esto trae apartado un mayor costo de manteni­miento, pero que incluye la seguridad de los usua­rios al disminuir los accidentes y mejorar la calidad del servicio. Por ello la nueva ordenanza específica las rutinas de verificación y pruebas y la frecuencia de las mismas.

  • Predictivo, que es el ideal y al cual debemos anhelar se llegue a la brevedad. Es el caso del ejemplo de la cerradura y su millón de operaciones, es decir la vida útil de cada elemento. Para ello será necesario aplicar normas reconocidas, corno la prin­cipal exigencia para la fabricación de partes que hagan en un todo: proyecto, fabricación, instalación y mantenimiento, la máxima garantía para la seguri­dad de las personas y los bienes materiales.

  • PARTES DEL ASCENSOR

    La ordenanza 27228/72 fija la normativa para cada una de las partes que se debe cumplir al proyectarse un ascensor. Así para la caja establece que debe ser de construcción incombustible y que en su interior, o embutida en los muros que la cie­rran, no debe haber canalizaciones ajenas al ascen­sor, como ser cañería de gas, agua, calefacción, instalaciones de teléfono, televisión por cable, luz de emergencia, etcétera

    Cuando los ascensores están agrupados en una caja (batería) se colocarán entre dos contiguos, y en el fondo de a caja, una defensa de material incombustible de no menos de 2,00 m de alto.

    El cuarto de máquinas será construido con materiales no combustibles y el lado mínimo no será inferior a 2,20 m

    Los muros y techos no deben formar partes de re­ceptáculos que contienen líquidos (tanques de agua) y la altura libre será como mínimo de 2,00 m. Serán terminados a revoque liso, placas o revoque acústico.

    La ventilación será natural y permanente ya sea por vanos laterales colocados en zonas opuestas o vano latera y cenital (claraboya).

    La iluminación podrá ser natural y/o artificial. El cir­cuito tiene que ser independiente del de fuerza motriz.

    El acceso será cómodo y fácil a través de pasos en continuidad con el medio exigido de salida. Cuando hay escalera, ésta no tendrá menos de 0,70 m de ancho.

    La puerta de acceso tendrá como mínimo 1,80 m de alto y 0,70 m de ancho y la hoja será de mate­rial incombustible y abrirá hacia afuera del cuarto sobre rellano. Estará provista de cerradura con lla­ve. El ancho mínimo de los pasos entre los distintos elementos es de 0,50 m. Uno de los pasos permitirá el accionamiento manual de la máquina.

    Al frente y atrás del tablero de maniobras, el an­cho mínimo de paso es 0,70 mt

    Junto a la puerta de entrada, del lado del pica­porte, habrá un extintor de incendio de 5 kg. de bióxi­do de carbono (C02) apto para fuego eléctrico.

    ELEMENTOS EXTRAÑOS

    En esa sala está prohibido ubicar implementos, instalaciones o conductos ajenos al ascensor. No obstante y a pesar de encontrarse elementos eléc­tricos que a veces producen chispas, es el depósito de muebles y/o colchones, botellas; residuos y has­ta jaulas con aves. A ello se suma que el tablero de fuerza motriz es la tentación para el suministro dé energía de cuanta instalación eléctrica se les ocurra instalar en el edificio, como iluminación de la terraza, equipos para luz de emergencia y televisión por cable, etcétera, lo que trae aparejado que otras personas ajenas al ascensor tengan acceso a un lugar que les está vedado. El camino muchas veces resulta fácil porque la puerta de entrada del cuarto de máquinas no tiene la cerradura reglamentaria y a veces ni el picaporte, lo que hace que la seguri­dad quede completamente abolida. Si pensamos que hay gente que va a secar su ropa en la terraza, y son acompañados por sus niños/as, en un descuido pueden ocurrir accidentes graves.

    En los Arts. 8.10.2.11. se explicitan los requisitos para la cabina de ascensores, como ser: dimensio­nes, iluminación, ventilación, timbres de alarma, espejos, etcétera, Así como el cuarto de máquinas es la muestra que nos permite a primera vista tener una idea del mantenimiento y del interés por hacer las cosas bien, se ve complementada con el cumpli­miento o no de las normas en lo atinente a la cabi­na, como ser el letrero indicando la cantidad de per­sonas y los kilogramos a transportar; si posee el doble circuito de iluminación, uno independiente del otro, funcionamiento del pulsador que accione un tim­bre de alarma colocado en el pasadizo y otro botón para parada de emergencia. En cuanto a los espejos de vidrio o de cristal común no podrán exceder cada uno de 0,50 m2 con lado máximo de 1,00 m.

    El artículo siguiente de la ordenanza reglamenta sobre las puertas de cabina y de rellano. Las hay de distintos tipos La más tradicional, la de "tijera", pro­hibida para el rellano a partir del año 1972, es aún vista en muchos edificios.

    La puerta de rellano que corresponde al sótano no habitable será ciega e incombustible. Actualmente, está en vigencia la Ordenanza Municipal 36973/81 que establece que todos los edificios con trámi­tes posteriores a esa fecha deban cumplir con puer­tas F30 o F-60 llamadas contra incendio.

    La separación entre puertas enfrentadas de ca­bina y de rellano no será mayor que 0,15 m. La viola­ción a esta norma ha dado origen a muchos accidentes fatales corno consecuencia de imprudencia de jó­venes que han encontrado en ese reducto un lugar apropiado para jugar a las escondidas sin medir las consecuencias de que al cerrar las puertas, el ascen­sor se pone en marcha al llamado de cualquier piso.

    Paracaídas y limitador de velocidad: el paracaí­das es de uso obligatorio en el coche que sirve para detenerlo, actuando contra las guías en caso de descenso accidental acelerado.

    El limitador dé velocidad es el dispositivo encarga­do de accionar el paracaídas mediante un cable y por general se lo emplaza en el cuarto de máquinas.

    NORMAS BÁSICAS PARA LOS USUARIOS

    • No utilizarlos en caso de incendio, terremoto o desborde de agua que invada el hueco del ascensor;

    • No sobrepasar la capacidad máxima de carga o pasajeros estipulada;

    • No saltar o realizar movimientos bruscos den­tro de la cabina;

    • No detener el ascensor abriendo la puerta de la cabina;

    • No accionar el botón o llave de parada, ni el botón de la campanilla de alarma, salvo en ca­sos de emergencias;

    • No apague la luz de la cabina, manténgala en­cendida para su seguridad;

    • No registre llamadas innecesarias en la botonera de cabina, ahorrará energía eléctrica y evitará desgastes prematuros;

    • No intente salir de la cabina por sus propios medios si el ascensor se detiene entre pisos, tenga calma, presione el botón de alarma y aguarde el auxilio del encargado del edificio que avisará a la empresa de mantenimiento.

    • No abra las puertas hasta que esté totalmente dete­nido el ascensor.

    • No detenerse jamás en el umbral de la cabina, aun­que estén ambas puertas (De piso y cabina abier­tas).

    • No permita que los niños viajen solos y aléjelos de las puertas tanto de cabina como las de los pisos;

    • No arroje residuos ni colillas de cigarrillos al hueco del ascensor, puede producir incendio.

    • No forzar la detención de la cabina tratando de abrir a puerta de palier al paso del ascensor

    • No oprimir reiteradamente el botón de piso cuando la llamada ha sido registrada (luz encendida en botonera). En caso de doble botón (subir-bajar), oprimir solamente el que corresponde.

    • No desespere si el ascensor al subir pasa por su piso sin detenerse, tenga calma, está programado para atender las llamadas al bajar.