Aborígenes

Análisis antropológico. Selk'nam u Onas. Grupos humanos. Mestizaje. Arco y flecha. Sociedad. Vestimenta. Vivienda. Religión. Dioses. Lengua

  • Enviado por: Talena
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

Las diversas investigaciones nos hacen suponer que los primeros grupos humanos del extremo sur llegaron hace unos diez u once mil años atrás. A los primeros investigadores les costó mucho conocer la fecha de poblamiento pues antes del descubrimiento, en la Cueva Fell, de puntas de proyectil (con formas de cola de pescado), cuchillos y otros artefactos de piedra y hueso asociados estrechamente a restos de caballo americano, habían pocos sitios en América que testimoniaran tan claramente la llegada del hombre a esta zona. En el último tiempo, se han encontrado otros sitios, como por ejemplo, la cueva "Tres Arroyos" en la Isla Grande de Tierra del Fuego, y varios sitios en las cercanías de la Cueva del Milodón, como por ejemplo la Cueva del Medio y Cueva del Lago Sofía.

Los cazadores encontrados por los primeros exploradores europeos de la Patagonia, se parecían a aquellos pueblos de la más antigua prehistoria. Los hombres y mujeres llegados al extremo austral de Chile llevaban una vida nómade (deambulaban buscando alimentos, sin tener un lugar fijo donde vivir), se dedicaban a la caza de guanacos y otros animales menores, como zorros, conejos, etc.

Descripción de Sitios Importantes

- Cueva Fell: Es un sitio especialmente rico en materiales culturales y paleontológicos. Presenta condiciones apropiadas para la conservación de fósiles, prueba de ello, es que se han encontrado restos de milodón, caballo americano y gran variedad de fauna.

El sitio ocupa un lugar destacado en la historia de las investigaciones sobre el paleoindio americano, es uno de los primeros yacimientos en todo el continente, donde se documentó claramente una asociación entre artefactos culturales y restos de megafauna pleistocénica, hoy extinta.

Más que una cueva, Fell es un alero relativamente pequeño y está excavado en un 70 u 80 por ciento, esto hace necesario que cualquier estudio futuro en el sitio sea muy riguroso.

- Cueva del Milodón: Es otro importante sitio arqueológico. Allí se encuentran abundantes restos de fauna anterior a la ocupación humana, por lo tanto, también es un sitio paleontológico. Además el sitio incluye abundantes y variados restos arqueológicos de grupos costeros y pedestres de la zona.

Es quizás, el sitio más conocido por el público. Ha sido tratado en novelas y libros de viaje, también escenario y motivo de extraordinarias aventuras, por ejemplo: una expedición enviada a cazar un milodón vivo. Además ha recibido visitantes ilustres como los naturalistas Darwin, Nordenskjold y Skottsberg.

LOS SELK'NAM U ONAS

Los Selk'nam (palabra que significa Hombres y con la que se autodesignaban los aborígenes pedestres que habitaron la parte occidental en la isla de Tierra Del Fuego) u Onas (los llamaban los Yámanas; esta palabra se deriva de la contracción de Aóna-Yámana que significa GENTE DEL NORTE) habitaban el interior de la Isla Grande de Tierra del Fuego. Su aspecto físico es el resultado del mestizaje entre Pámpidos, de alta estatura y constitución robusta y Fuéguidos, bajos y de estructura ósea delicada, dominando el primer tipo físico. Se distribuyeron por el territorio en tres subgrupos: -El Norte del Río Grande (Río Hurr) zona de praderas y pastizales. -El Sur del Río Grande zona de bosques y montañas. -El extremo Sudoeste de la Isla, zona de praderas, arbustos y bosques, los Haush, que mantenían contacto con los Yámanas y compartían costumbres.

Los Selk'nam vivían en la Isla Grande; eran, con los Tehuelches, los indios más grandes de América, con 1,80 m de tamaño medio, y su fuerza física asombraba a sus visitantes europeos (en el siglo 17, el tamaño medio de los europeos rondaba los 1,65m), como a sus vecinos indios, quienes les temían bastante.

Sobre todo eran cazadores, nómades, y a veces pescadores en los ríos. También solían compartir con los Yámana a una ballena varada en una playa; en paz con los Yámana en esa oportunidad, aprovechándose así de la grasa del animal. El guanaco constituía su principal fuente de carne, pero también cazaban aves y roedores. Y también se nutrían de cosecha de frutas y hongos.

ARCO Y FLECHA

El arma fundamental era el arco, el cual además de necesitar destreza requería ser fuerte, por su tamaño. Estaba hecho principalmente de madera de ñire, lenga o maitén y la flecha con punta de piedra. El Astil de la flecha se fabricaba con madera de calafate, luego de trabajada la varilla, pulida y bruñida con piedra, se le hacia una muesca en la base para apoyar en el tendón del arco y se le ataba un trozo de pluma de Cauquén (ala Izquierda), en el otro extremo en otra muesca se introducía una punta de piedra afirmada luego con tendones humedecidos. Con variedad de piedras construían puntas de lanzas, flechas, cuchillos, martillos, morteros, hachas, perforadores y arpones que también construían con hueso y madera. Practicaban la cestería con juncos. Los nervios, tendones y membranas del Guanaco eran empleados como hilo de coser, atar y tejer redes de pesca.

Aborígenes

SOCIEDAD
La organización social comprendía Grupos de familias emparentadas que habitaban territorios propios (Harruwen), a través de los cuales migraban en busca de alimento. Solían reunirse en grupos cuando la caza abundaba en los meses cálidos y esparcirse en el Invierno. La presencia de alguna ballena varada o la realización de ceremonias eran motivos que los reunía en gran número. No reconocían un jefe permanente, pero mantenían jerarquías:

-CHAMANES (XO'ON) Quienes tenían la facultad de curar, ejercían su poder en la guerra y la caza, Participaban de todos los rituales y ceremonias.

-SABIOS (LAILUKA) Depositarios de las tradiciones mitológicas, sin poder sobrenatural, profetas.

-GUERREROS (K'MAL) Se los respetaba por su edad madura y sus consejos respaldados por la experiencia y el conocimiento de la tradición. Era el que más se aproximaba a un jefe y había uno en cada familia extendida.

En casi cada ocasión o actitud de la vida diaria se nota la fineza de sus costumbres social. Al carnear un guanaco, los Onas generalmente dividían la res en seis pedazos para facilitar su transporte. Esta vez, Tamimeoat cortó el animal en tantos trozos como hombres y a cada uno le arrojó su parte. En cada caso, el beneficiado era el único individuo que no mostraba interés en este reparto ; simulaba estar arreglando el fuego o sacando sus mocasines, o mirando al vacío, hasta que otro miembro del grupo le llamaba la atención sobre el regalo recibido ; entonces él lo levantaba casi sin mirarlo, y sin demostrar ningún placer, lo ponía a su lado.

Talimeoat y Kaichin no se habían reservado ni un pedacito, ni siquiera el pecho, que siempre era considerada la porción del matador. Después de un rato, algunos de aquellos a quienes, quizás a propósito, se les había dado una porción mayor que a los demás, la dividieron con los afortunados cazadores. Entre los indios onas ése era el modo correcto de repartir la carne en tales circunstancias.

Aunque eran nómades, la Isla Grande había sido dividida en 39 distritos, separadas por ríos, piedras, árboles, distritos trasmitidos de padre a hijos, mientras una familia ona viviendo en ese territorio podía alcanzar 120 individuos. Ese reparto instituía algo como la propiedad, y cada tribu normalmente no se iba de caza afuera de su propio distrito, sino a veces para hacer la guerra, o con un ceremonial muy preciso (o torneos de lucha).

Los Onas no tenían jefes hereditarios no electivos, pero los hombres que sobresalían por su habilidad, casi siempre se convertían de hecho en dirigentes. Sin embargo, uno podía ser el jefe de hoy y otro mañana, pues se lo cambiaba según la empresa a cometer y se designaba al mas vehemente partidario de cada una.

La categoría social entre ellos fue bien definida, años después por el jovial Canicota; en respuesta a un hombre de ciencias dijo: 1“los Onas no tenían jefes, según nuestra aceptación de la palabra. Viendo que el no le creía, llamé a Kankoat, que entonces hablaba bastante bien español. En contestación a la pregunta que le hizo el visitante, Kankoat demasiado amable para contestar con una negativa, dijo : 'Si, señor, los Onas tenemos jefes: todos los hombres son capitanes y todas la mujeres son marineras. 'No conocían la disciplina. Sin embargo, el mas despiadado, el mas fuerte, ya sea físicamente o mentalmente, o el asusto capaz de una traición, podía dominar la comunidad."

La mujer se dedicaba preferentemente al cuidado de los niños, a las actividades propias de la vivienda, la preparación de los cueros y la cestería, además de la recolección de productos vegetales, moluscos y arponeo de peces . Puesto que la permanencia del grupo en un campamento era sólo temporal, variando por lo general desde unos pocos días hasta algunas semanas, las mujeres debían encargarse, además, del traslado de todos los enseres domésticos y de los niños cada vez que se cambiaba el lugar de asentamiento.

1Cuenta Canicota y Kankoat en http://membres.lycos.fr/jes/sur/elsur-selkn.htm#fotos

Al momento de la caza los hombres al desplazarse, se hacían acompañar de perros domésticos. Las mujeres trasladaban las pertenencias, como canastos de fibras vegetales y recipientes de corteza de árbol, y los hombres llevaban armas para cazar o defenderse. Para la caza utilizaban arcos de grandes dimensiones y lanzas, transportando las flechas en un carcaj (caja portátil) colgado a la espalda.

Cuando los hombres se hacían demasiado viejos para salir a cazar, podían contar que sus hijos los abastecerían y defenderían. Siempre se podía encontrar a otra mujer pero a los hijos no era tan fácil reemplazarlos."

Al Ona no le preocupa el vestido ; para él, sólo es motivo de vergüenza mostrar el cuerpo cuando es deforme u obeso ; este último defecto demostraría que es un glotón y que, como probablemente no es cazador, su mujer tiene que alimentarlo con pescado. El cazador tiene que ser delgado y no comer demasiado, porque sino se volvería vago, mientras sus mujeres tiene que ser gordas (prueba de que esta un cazador q se respecta)"

La poligamia era común, pero era raro que un hombre tuviera más de dos mujeres, lo cual hubiera sido considerado con una mezcla de envidia y de burla.

VESTIMENTA
La Vestimenta la realizaban exclusivamente con pieles y cueros de animales, especialmente Guanacos. Consistía en un manto o capa con el pelo hacia afuera, las mujeres la ataban con tiras sobre el pecho y los hombres se la ajustaban al cuerpo ciñéndola bajo el brazo derecho, asegurándola con la mano. Mujeres y niños usaban un taparrabo, se calzaban con mocasines de cuero. Los hombres llevaban un adorno triangular de cuero sobre la frente, atado alrededor de la cabeza (Kóchil). Gustaban de adornarse con collares, brazaletes y pulseras, confeccionados con huesos de aves, conchillas y trenzas de tendón de guanaco. Ambos sexos se pintaban con los colores rojo, negro, blanco y amarillo en dibujos sencillos.

VIVIENDA
Las viviendas eran propias de los pueblos con costumbres nómadas.

-El Paraviento o Carpa, de uso corriente, transportable. Construida con palos preparados de antemano y cubierto con cueros de guanaco unidos por costuras.
-La Choza, de forma cónica, construida con troncos y ramas, cubierta con mantas de guanaco, de unos 3 mts. de diámetro, usada generalmente en Invierno.

RELIGIÓN

Los Selk'nam poseían un mundo de creencias muy rico expresado a través de sus mitos, leyendas y ceremonias sociales que reflejaban una cosmovisión muy particular. Dentro de la tradición Selk'nam cada astro, cada cerro o curso de agua, cada lugar, tenía un sentido preciso en que se mezclaban los aspectos prácticos de la vida diaria con las abstracciones de carácter sobrenatural.

La principal ceremonia era el Hain, reunión secreta organizada por los hombres, destinada a lograr cuatro propósitos vitales:

La iniciación de los adolescentes masculinos o Klóketen, quienes pasarían a formar parte de los cazadores adultos una vez superadas múltiples pruebas.

La 'instrucción' de las mujeres, sobre quienes los hombres manifestaban su dominación, en especial durante la ceremonia.

Reunir a personas que rara vez se encontraban, aún hombres que eran enemigos participaban en el mismo Hain.

Realizar los rituales considerados indispensables para la perpetuación de la sociedad.

Esta ceremonia duraba comúnmente varias semanas o meses y representaba no sólo una verdadera escuela para los jóvenes, sino también la ocasión para reafirmar el rol dominante del hombre en la sociedad. Este complejo evento constituía en su conjunto el eje cultural y psicológico de la comunidad selk'nam.

CUANDO LOS DIOSES HABITAN LA TIERRA

Luna es SHO'ON TAM, "la hija del Cielo", su hermana es Nieve. Su esposo, Sol, es hermano del Viento. Nieve el hermano de la Luna, se casó con la hermana de LLuvia. Luna (KREEB) y Nieve (HOSLP) pertenecen al Sud. Sol (KREEN) y Viento (SHENU) son del Oeste. Lluvia (CHALU), Mar (KOX) y su hermana Tempestad (O'OKE) son del Norte. El Este, lugar de la cordillera resbaladiza era el "centro del universo y la sede del poder Chamánico". Allí está PEMAULK (Palabra), el más poderoso de todos. En la era mítica que se llama HO-OWIN todas estas fuerzas, lo mismo que algunas estrellas, habitaron la tierra y fueron poderosos Chamanes. Y esa "gentera" de la era de HO-OWIN se llaman los HOOWIN. Cuando se origino el mundo actual y la sociedad humana, la mayor parte de los hombres y de las mujeres HOOWIN fueron transformados en animales, cordilleras, cerros y acantilados, pampas y valles, lagos y lagunas de la Tierra, o sea en lo que se conoce hoy día como la Isla Grande, Tierra del Fuego. Uno de los HOOWIN se convirtió en arco iris. Tanto antes como después de la metamorfosis, todos pertenecían a uno de los cuatro cielos (SHO'ON), como pertenecían también todos los humanos, los SELK'NAM, por transmisión patrilinea

Mito del papagayo, de las temporadas : "Los papagayos Kerrhprrh, descendientes de Kamshoat, son pájaros ruidosos quien prevenían al guanaco de la llegada de los cazadores, o se burlaban de las dificultades de un Ona para cruzar un terreno difícil.
Hace mucho, mucho tiempo, cuando todos los árboles del bosque estaban siempre verdes y sólo perdían sus hojas al morir, el joven Kamshoat comenzó a iniciarse en los secretos de la Logia. Había dejado de ser un Telken (un niño), era ya un Klókten (iniciado), y partió solo en uno de esos viajes a que su condición lo obligaba. Pasó tanto tiempo sin saberse nada del él, que los suyos lo dieron por muerto, y quedaron muy sorprendidos cuando un día apareció entre ellos.

No había cambiado mucho, pero hablaba demasiado ara un Klókten, que debe callar y pensar. Contaba de un maravillo país, muy lejano en dirección del Norte que había visitado ; afirmaba que sus bosques perdían las hojas en el otoño y morían, pero que en la primavera el calor los hacia revivir y las hojas volvían a brotar tan verdes como antes. Naturalmente, nadie dio crédito a semejante historia ; una vez que un árbol ha muerto no puede volver a vivir, así es que se burlaron de Kamshoat y lo llamaron mentiroso. Este no los aguantó y, furioso, volvió a irse, pero esta vez su ausencia fue mas larga aun. Volvió transformado en un enorme papagayo, con plumas verdes en el lomo y coloradas en el pecho, tales como las de sus actuales descendientes. Era otoño, y Kamshoat voló de un árbol a otro en esos bosques siempre verdes, pintando las hojas de rojo con el color de su pecho. Estas hojas pronto cayeron al suelo y la gente se asustó, temerosa de que los árboles hubieran muerto. Los papeles se habían cambiado, ahora era Kamshoat el que se burlaba. Él les anunció que en primavera todos los árboles volverían a vivir, y entonces todos se sintieron de nuevo felices. Kamshoat, debido a su grito, fue llamado Kerrhprrh.".

A partir del siglo XVI se iniciaron los primeros contactos entre los Selk'nam y los navegantes europeos. La primera alusión indirecta relacionada con los aborígenes de Tierra del Fuego se encuentra en el relato de Antonio Pigafetta, miembro de la expedición encabezada por Hernando de Magallanes, que en 1520 descubrió el Estrecho que llevaría posteriormente su nombre.

Durante la travesía del paso interoceánico los navegantes divisaron extraños fuegos sobre las costas septentrionales de la isla, por lo que denominaron a este territorio 'Tierra de los Fuegos'.

El primer contacto directo conocido corresponde a la expedición de Pedro Sarmiento de Gamboa durante su primer viaje al estrecho de Magallanes en 1580. En dicha oportunidad, los españoles encontraron a un grupo de naturales en las inmediaciones de bahía Gente Grande, que por la descripción corresponde con seguridad a un grupo Selk'nam con el cual los navegantes sostuvieron un enfrentamiento como consecuencia de haber tomado cautivo a un aborigen. Esta relación entre europeos y aborígenes continuó en forma intermitente durante los siglos posteriores, por el paso de navegantes de distintas nacionalidades, debido al interés exploratorio, comercial y de carácter científico que originó en Europa el estrecho de Magallanes, proceso que culminó con el inicio de la colonización moderna del territorio fueguino en las últimas décadas del siglo XIX.

Hacia 1881, cuando se inició la colonización moderna de Tierra del Fuego, se estima que la población Selk'nam alcanzaba en total un número de 2.000 a 2.500 habitantes. Por diversas circunstancias, el impacto de la acción colonizadora ocasionó la rápida extinción de esta etnia, que en pocas décadas se vio reducida a un pequeño grupo, con escasas posibilidades de supervivencia. Las matanzas descarnadas y las deportaciones masivas practicadas por el hombre blanco, junto con la introducción de enfermedades infectocontagiosas, antes desconocidas, sumadas a las luchas internas entre grupos aborígenes (originadas en disputas por los escasos territorios libres del dominio extranjero), terminaron por romper el equilibrio natural que desde tiempos inmemoriales los Selk'nam habían establecido con relación a su medio ambiente.

A partir de 1881 se inició la explotación del oro en el territorio. Los mineros establecidos en el norte de la isla, no tardaron en tomar contacto con los Selk'nam, causándoles reiterados vejámenes, tales como la apropiación forzada de sus mujeres e incluso el asesinato de hombres con la consiguiente reacción violenta de los aborígenes.
Hacia 1891 el número total de Selk'nam, no superaba la cifra de 2.000, situación que se fue tornando cada vez más crítica.

A partir de 1894, la persecución de los Selk'nam se tornó aún más dramática y bajo el amparo de compañías ganaderas, grupos de cazadores de indios pagados por éstas asesinaron a un gran número de aborígenes impunemente.

Al inicio del siglo XX no quedaban más que unos cuantos centenares de sobrevivientes dispersos por los bosques meridionales o bien amparados por las misiones salesianas y por la familia Bridges, constituida por los primeros colonizadores de Ushuaia.
En el período 1909-1911 los sacerdotes salesianos estimaban que los remanentes de la población Selk'nam no superaban las 350 personas, cifra que continuó descendiendo en las décadas posteriores.

En 1966 se podían contar sólo 13 Onas en toda la isla, cuyos padres en su mayoría eran blancos o mestizos. El 9 de octubre de ese mismo año, murió Lola Kiepja, la última Selk'nam que vivió de acuerdo a las antiguas costumbres de su cultura. La antropóloga Anne Chapman convivió durante varios meses con Lola, pudiendo recoger abundante información etnográfica y un conjunto apreciable de cantos Selk'nam que fueron grabados en discos. Los cantos de uno u otro modo están impregnados de alusiones mitológicas que reflejan la riqueza espiritual de dicha cultura.


En 1973, Chapman da cuenta de nueve sobrevivientes, en su mayoría mestizos, de los cuales cuatro hablaban aún el idioma de sus antepasados. En 1974 murió Angela Loij, una mujer de carácter dulce y una de las cuatro personas que conservaban el idioma propio, considerada por muchos como la última Selk'nam pura.

La sociedad Selk'nam será, sin duda, reconocida como un ejemplo clásico de una auténtica cultura tradicional cazadora-recolectora, rica, vibrante y perfectamente adaptada a su medio ambiente.

unas palabras Selk'nam :

Sol : Kré / kran
Luna : Kréen / krä
Noche : Kauk'n
Día : Kerren
Hombre : C'ón / Chohn
Mujer : Naa / Nah

Uno : Sós
Dos : Sôki
Tres : Sauki
Cuatro : Koni-sôki
Cinco : Kismarey