Abel Sánchez; Miguel de Unamuno

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Tema de la envidia y el odio. Personajes. Estilo. Nivola

  • Enviado por: Patricia Castelló
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Abel Sánchez

Titulo del libro: Abel Sánchez

Nº de paginas: 204

Autor: Miguel de Unamuno

Biografía

Fue la figura mas compleja de la generación del 98. Nació en Bilbao en 1864 y murió en Salamanca en 1936.

Hizo su bachillerato en el instituto Vizcaino hasta 1884 en el que curso Filosofía y letras en Madrid. Después de varios años fue nombrado , en 1891, catedrático de griego en la universidad de Salamanca donde vivió casi siempre. Pero después de muchos años siendo rector, fue confinado a Fuenteventura por su dura oposición a la dictadura de Primo de Rivera. Desde allí huyo a Francia, donde permaneció en París y Hendaya, y fue en Francia donde cultivo la poesía civil y aumento su popularidad.

La República lo devolvió, en 1931, a España hasta 1936, año en el que muere.

Características del la generación del 98

La generación del 98 ,surge de los problemas españoles, donde se agrupan los escritores.

El tema Español aparece con frecuencia en las obras de estos escritores, pero quizás el tema mas tratado fue el del atraso español.

Se sintió gran interés por lo que Unamuno denomino la intrahistoria, que es la vida de las gentes. Se cultivo la novela, la lírica, el ensayo y el teatro.

Tema

Unamuno escoge , en este libro, el tema de la envidia y odio como argumento de la obra.

El autor insiste en que Abel Sánchez no es una historia libresca, si no que esta sacada de la vida social que siente y sufre en torno suyo y de su propia vida.

Esta novela debe mucho a las circunstancias personales y nacionales de la época en la que se escribió. Abel Sánchez no es la única ocasión en que Unamuno aborda el tema del odio que nace de la envidia como en Abel y Cain, también en la obra En torno al casticismo se había referido al mito de Cain y Abel en el libro de Génesis.

Unamuno siente que era el odio de los hijos de Abel a los de Cain porque también los abelinos odian y envidian.

Este tema tuvo para Unamuno una importancia capital, ya que en discursos y artículos pronunciados o escritos en épocas distintas hablo de la envidia y el rencor. El dice que para comprender a los demás primero hay que comprendernos a nosotros mismos. En esta misma idea Unamuno dice que la envidia nacional nace del pensamiento rutinario y mecánico que no admite que otros descuellen por su mayor capacidad imaginativa y es consecuencia de la pobreza de espíritu. Esta idea de que solo podemos odiar a los que se parecen a nosotros será de capital importancia en Abel Sánchez. “Lo que odiamos en otros es precisamente lo que odiamos en nosotros” , Unamuno define el odio como ese instinto de propia denigración, esa morbosa tendencia que así nos lleva a humillarnos gratuitamente.

Como conclusión, podríamos decir, que el tema principal y casi único de esta novela es el odio y la envidia.

Argumento

Es la historia de odio y de envidia en la tradicional estructura triangular de dos hombres, Abel y Joaquín, y una mujer, Helena.

La historia de dos amigos que se enamoran de una misma mujer.

Estos dos hombres tenían una intima amistad desde el instituto, pero tenían diferentes caracteres. Joaquín es el voluntarioso que quiere imponer su arbitrio, mientras que Abel es el que sabe adaptarse al gusto de los demás.

El odio y la envidia nace cuando Joaquín, enamorado de Helena, se la presenta a Abel para que le haga un retrato que es cuando Helena y Abel empiezan a enamorarse y al final se casan.

Aquí es cuando Joaquín tiene odio y envidia a Abel, es tanto su dolor que se habla de un demonio de espíritu, y desde este momento Joaquín solo piensa en salvar su alma y acaba casándose con Antonia, mujer muy religiosa.

Abel iba ganando popularidad con sus pinturas mientras que Joaquín era solo un medico de enfermos.

Hay un momento muy importante ,en la novela, cuando Abel pinta a Abel y Cain; Joaquín se siente descubierto y va a hablar con Abel, pero Abel no parece darse cuenta.

Abel y Helena tienen un hijo llamado Abelin y meses después, Joaquín y Antonia tienen una hija llamada Joaquina. Desde este momento Joaquín solo piensa en casar a Joaquina y Abelin para obtener su salvación. Estos se casan y se van a vivir a casa de Antonia y Joaquín por ordenes de este. Tienen un nieto, y Joaquín solo desea quitar a Abel del plano familiar. Hasta que este se muere y dos días despees muere Joaquín habiéndole dejado a su hija, Joaquina, un libro titulado Confesiones, explicándole la vida amarga de su padre.

Personajes

El personaje principal es Joaquín, hombre muy envidioso de Abel y muy egoísta, que solo piensa en salvarse haciendo imposible la vida a su mujer y a su hija.

Como personajes secundarios encontramos a Abel, esposo de Helena y pintor, insensible, calculador y ególatra, al que solo le importa la popularidad de su nombre.

Antonia, mujer de Joaquín, que quiere ayudar a Joaquín en la salvación de su alma.

Helena, mujer de Abel, que se da cuenta desde un principio, del odio de Joaquín hacia Abel.

Joaquina, hija de Joaquín, que solo quiere la salvación de su padre.

Abelin, hijo de Abel, alumno de Joaquín y esposo de Joaquina.

Ambiente

La novela se desarrolla en espacios interiores, es decir, tanto en la casa de Abel, como en la casa de Joaquín. En la casa de Joaquín no se nos cuenta la vida en todos sus pormenores, sino que se eligen los momentos mas críticos o mas reveladores de esa vida desde el punto de vista del tema que el autor persigue, pasando por alto todo lo demás. La novela entera se acerca mas al punto de vista de Joaquín y su problema intimo que al de cualquier otro personaje.

Estilo

Unamuno utiliza fundamentalmente dos formas narrativas, la impersonal y la autobiográfica.

No hay marcas temporales, por lo que no sabemos exactamente el tiempo que pasa en la novela.

Opinión personal

Si que me ha gustado el libro , por que es fácil de leer ya que son capítulos cortos y no se hace pesado su lectura.

Si que la recomendaría.