Abejas

Biología. Artrópodos. Insectos. Miel. Zánganos. Obreras. Reina

  • Enviado por: LOLA
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Master Arte y Comunicación
ArtesVisuales.com
Descripción: El Master en Arte y Comunicacion es un programa de Postgrado de especialización, eminentemente...
Solicita InformaciÓn

Oposición para Auxiliar de Laboratorio
Cavida Formación
Titulación mínima requerida Graduado escolar/bachiller (depende del Órgano convocante).
Solicita InformaciÓn

publicidad

ARTROPODOS: PATAS ARTICULADAS

Los integrantes del Reino Animal, son muy diversos. Se dividen en los siguientes Phylum: Moluscos, Equinodemos, Cordados, Anélidos y Artrópodos. (ver anexo 1)

Los integrantes del Phylum Artrópoda, son muy numerosos, hay hasta ahora 800.000 especies descriptas. Tienen hábitat y régimen alimentarios más variados que los integrantes de otro phylum, dentro los más conocidos se encuentran los Crustáceos, Arácnidos e Insectos.

Entre sus principales características podemos mencionar:

*Poseen apéndices articulados pares: tienen, como su nombre lo indica, patas articuladas. Estos apéndices funcionan como remos, partes bucales y órganos reproductores secundarios, ya que con sus patas ayudan al espermatozoide a llegar a la hembra.

*Poseen exoesqueleto duro: está formado por quitina y recubre todo el cuerpo. Sirve como protección contra depredadores, previene la perdida de humedad, sostiene los órganos y los tejidos blandos. Por dentro esta recubierto por músculos que al contraerse permite la movilidad en las zonas articulares. El exoesqueleto tiene desventajas, ya que reduce la movilidad, les impide crecer (deben mutar) y cuando esta en fase de cambio de exoesqueleto, puede ser victima de depredadores. . *Cuerpo segmentado: algunos artrópodos han perdido la segmentación en el trascurso evolutivo. Los segmentos cumplen funciones especificas.

*Poseen sistema circulatorio abierto: tienen un corazón dorsal tubular que bombea sangre hacia una arteria dorsal, en algunas especies, hacia otras arterias. La sangre fluye por el interior unos senos amplios , que en conjunto forman el homoceloma, de ahí, impregna los tejidos.

Hay variedad de formas corporales, y apéndices, como lo expresa claramente Ville, “La increíble gama de variaciones en lo que se refiere al plan corporal y a la forma de apéndices articulados, en las muchísimas especies, casi desafía toda posibilidad de descripción.”. Se puede generalizar, en una división de tres regiones: cabeza, tórax y abdomen y cada región se divide en segmentos, (ver anexo 2).

Los Artrópodos tienen órganos sensoriales variados:

*ojos compuestos y simples, se caracterizan por su capacidad para percibir, a diferencias del ojo humano, la polarización de la luz diurna, gracias a ello, gran cantidad de especies utilizan la luz polarizada para encontrar su camino de retorno. No perciben bien las formas. Por ejemplo, las abejas y las hormigas son capaces de orientarse mediante la polarización de la luz celeste. Sus ojos compuestos están formados por omatidios. En cada omatidio hay nueve neuronas que son sensibles a la luz, (ver anexo 3).

*antenas sensibles al tacto, por ejemplo, las antenas de muchos artrópodos, son termoreceptoras, son sensibles a las variaciones del calor. Es el caso del piojo, que tendrá posibilidades de encontrar un huésped de sangre caliente.

*células sensibles al tacto en la parte externa de todo cuerpo. Por ejemplo, la mosca es muy sensible a la sal, el azúcar y el agua, cuando los receptores ubicados en las patas detectan alguna de éstas sustancias, automáticamente envía una señal al SNC.

* órganos de audición.

La respiración de los artrópodos acuáticos es por medio de branquias, que es donde se produce el intercambio de gases, en otros artrópodos es por medio de tubos aéreos ramificados, llamados traqueas.

La digestión es un tubo simple, cubierto por una cutícula cerosa. Las estructuras excretoras varían poco entre las diferentes clases de artrópodos, el principal material de desecho es el ácido úrico.

Tienen diferentes sistemas de comunicación. Por ejemplo, las abejas realizan unas “danzas” que les permiten compartir información sobre una fuente de alimento. De acuerdo al movimiento del abdomen y giros corporales pueden transmitir la distancia y dirección del alimento, (ver anexo 4). También hay danzas de cotejo, movimientos de dominación de territorio, comportamientos post apareamiento , vuelos de fecundación, etc., (ver anexo 4).

LOS INSECTOS

Los insectos suman unas 750.000 especies hasta ahora descriptas. Entre ellos encontramos mariposas, polillas, hormigas, abejas, avispas, piojos, termitas, libélulas, moscas, mosquitos, etc. Todos desarrollan una gran capacidad de adaptación.

Entre sus características podemos mencionar: tienen 6 patas; traquea; articulaciones. Su cuerpo esta dividido en tórax, abdomen y cabeza. Tienen un par de antenas y generalmente un par de alas unidas al tórax. Poseen ojos compuestos y simples; partes bucales adaptadas para picar, chupar, masticar y lamer, (ver anexo 5).

Tienen sexo separado y la fecundación es interna. En algunos insectos su paso a un estado adulto requiere de etapas llamadas fases ninfales en donde ocurre una metamorfosis gradual, en la que el cuerpo pasa a un estado adulto. Otros en cambio hacen una metamorfosis completa, que consiste en el desarrollo de un huevo, larva, pupa, adulto (por ejemplo la abeja, la mariposa, el escarabajo) (ver anexo 6). Las larvas tienen su propio alimento y espacio, por lo que no compiten con los adultos de su especie.

Muchos insectos pueden realizar un mimetismo, cambiando de color y así pasar inadvertidos a sus depredadores al perderse entre los colores de su hábitat, otros en cambio, se camuflan entre la naturaleza, quedando invisibles a simple vista, (ver anexo 7).

Muchos insectos son útiles al hombre, y en algunos casos, éste los protege. Podemos mencionar al gusano de seda, la abeja en la fabricación de la miel y otros insectos útiles al polinizar los cultivos de frutas, nueces, hortalizas y vegetales forrajeros, así como plantas no cultivadas que impiden la erosión del suelo, al fijarse en él e impedir que sea arrastrado a los océanos.

A continuación se desarrollarán características básicas de un insecto: la abeja.

REINO : Animal

PHYLUM : Artrópodo

CLASE : Insecto

ORDEN : Himenóptero

FAMILIA : Apidae

GENERO : Apis

ESPECIE: mellifera NOMBRE BINOMINAL: Apis mellifera

NOMBRE VULGAR: abeja de la miel

ABEJA MELLÍFERA (o abeja de miel)

Es productora de miel y cera, reconocida como el insecto más valioso desde el punto de vista económico, pero la principal utilidad es su papel en la polinización

Dentro de esta especie, existen tres tipos de individuos, fácilmente diferenciales a simple vista y que desarrollan un tipo de trabajo diferenciado en la colonia: Son las obreras, la reina y los zánganos, (ver anexo 8). (morfología y órganos principales, ver anexo 9)

Aparato Glandular: Produce sustancias que sirven para que el funcionamiento del organismo; está compuesto de una serie de glándulas, algunas sirven para producir la jalea real, otras producen saliva, le sirve para facilitar la digestión, para humedecer el polen y trabajar la cera. La reina y el zángano no tienen glándulas cereras.

Aparato Digestivo: Sirve para hacer la digestión de los alimentos. Sus partes principales son buche y estómago. En el buche la abeja guarda el néctar que recoge, este néctar regresa a la boca cuando ha sido convertido en miel, o pasa al estómago cuando le va a servir de alimentación. El estómago es donde se aprovechan todas las substancias alimenticias que la abeja come. Las substancias de desecho salen finalmente por el intestino delgado y grueso al exterior.

Aparato Respiratorio: Está formado por unas bolsas que se llenan de aire a través de unas aberturas en el abdomen, por ahí mismo sale el aire viciado.

LA REINA

En una colmena bien organizada y en correcto funcionamiento, debe existir una sola reina. Es una hembra sexualmente funcional, la que será fecundada por los zánganos, en vuelos de fecundación.; posteriormente pondrá huevos y así asegurará el desarrollo de la familia y la perpetuación de la especie .

Aproximadamente a la semana de nacida, la reina realiza un vuelo de fecundación, pudiendo ser fecundada por varios zánganos. Después de este vuelo no necesita ser fecundada nuevamente, porque conserva el fluido espermático por el resto de su vida en la espermatoteca o depósito de espermios. Suele comenzar a poner huevos en primavera. Esta actividad está condicionada por la información que recibe desde el exterior (ej. flujo de néctar, recolección de polen, duración del día, temperatura, etc.).

Desde el punto de vista anatómico, la reina es muy distinta de los zánganos y las obreras. Su cuerpo es largo, con un abdomen mayor que el de una abeja obrera. Sus mandíbulas están armadas con afilados dientes cortantes, mientras que sus descendientes tienen mandíbulas sin dientes. La reina tiene una aguijón curvado y liso que puede usar una y otra vez sin poner en peligro su vida.

Libera una ferohormona que es trasmitida por las antenas, y de esta comunicación química, dependerá el orden social de la colmena, (ver anexo 10).

Por contraste, las abejas obreras van armadas de un aguijón recto y barbado, que cuando “pican”, queda anclado en el cuerpo de la víctima. Al intentar sacarlo, la abeja se desgarra parte del abdomen y muere poco después.

La reina carece de las herramientas de trabajo que poseen las obreras, como cestas para el polen, glándulas que segregan cera y vejiga desarrollada para la miel.

Su alimento es casi exclusivamente una secreción, llamada jalea real, que producen las glándulas hiporfaríngeas de las abejas obreras, (ver anexo 11).

La vida de una reina es de uno a tres años.

FECUNDACIÓN Y FORMACIÓN DE REINAS, OBRERAS Y ZÁNGANOS.

Dos o tres días anteriores a la fecundación, la reina inicia el aove (ovoposición), el que realiza primero revisando las celdillas, introduciendo la cabeza para asegurarse que está limpia, (ver anexo 12) y posteriormente introduce el abdomen, depositando en el fondo de la celdilla un huevo. Una vez completado el panal, pasa al otro y así sucesivamente.

Una reina en plena época de recolección de néctar puede llegar a poner hasta 3.000 huevos diarios.

Estos huevos pueden ser fecundados, dando origen a hembras o sin fecundar, originando machos o zánganos.

La reina, embriológicamente, tiene el mismo origen que una obrera, un huevo fecundado. El hecho que desde el mismo origen pueda surgir dos seres diferentes está dado exclusivamente por la alimentación recibida durante la etapa de larva.

Cuando las obreras detectan que les falta la reina o bien que está vieja o enferma, o ha disminuido la producción de su ferohormona eligen algunas larvas de obreras y las alimentan con grandes cantidades de jalea real durante los seis días que dura la fase larval. La diferencia en el volumen de jalea real para la alimentación, determinará el desarrollo de un individuo diferente y sexualmente funcional. También construyen para la reina, una celda de mayor tamaño, celda real.

Para las demás abejas, el huevo después del tercer día se transforma en una pequeña larva que es alimentada por las abejas nodrizas. Luego de aproximadamente una semana, la larva es sellada en su celda, produciéndose el estadío de ninfa. En aproximadamente otra semana, la ninfa emerge como una abeja adulta. El huevo es de forma alargada, ligeramente curvo, de 15 mm. de longitud y se fija a la celdilla.

Ciclos de desarrollo: abeja reina es de 16 días, las obreras 21 días y zánganos 23 días.

LA ABEJA OBRERA

Las abejas obreras superan en número, a los zánganos. Aunque carecen de la capacidad de aparearse y reproducirse realizan la mayor cantidad de acciones dentro y fuera de la colmena; recolectan el polen y néctar de las flores, construyen los panales, ventilan y asean la colmena, atienden y alimentan a la reina y las larvas, recolectan agua y propóleo (sustancia resinosa q las abejas obtienen de las yemas de los árboles), defienden la colmena, etc.

Desde su nacimiento la obrera cumple una serie de funciones de acuerdo a los cambios que se van produciendo en su organismo y de las necesidades de la colmena. Se encarga de limpiar las celdas de los panales para que la reina vuelva a ovar y colaboran en calentar la cría. Cuando las glándulas retrofaríngeas producen jalea real, se convierten en nodrizas, encargadas de alimentar las crías de diferentes.

Cuando se produce la atrofia de las glándulas retrofaríngeas, se les desarrollan las glándulas cereras, dedicándose a construir y reparar panales. Luego estas glándulas se atrofian y nuevamente, las obreras, se dedican a la limpieza general de la colmena.

Además recepcionan parte del néctar y lo distribuyen en las celdillas, para esto ocupa las horas de mayor luminosidad.

ZÁNGANO

Son los machos, poseen el cuerpo más grande y ancho que las obreras. Antes de nacer se conoce que una celda dará origen a un zángano, ya que el opérculo que lo cubre es convexo y sobresale notoriamente sobre el nivel del panal.

Como no realiza tareas en la colmena, no posee elementos de trabajo. Su única función es aparearse con las nuevas reinas. Una vez consumado el apareamiento, que siempre tiene lugar durante el vuelo a cielo abierto, el zángano muere de forma inmediata.

Los zánganos colaboran indirectamente en calentar la cría y la colmena, ya que con los movimientos al interior de la colmena generan calor y de esta manera contribuyen a mantener la temperatura que necesita la cría. Una vez que el sol calienta el exterior los zánganos abandonan la colmena.

MIEL Y ALIMENTACION

La miel es un derivado del néctar. El néctar se airea en la boca de las abejas, perdiendo casi completamente el agua y con ayuda de los jugos gástricos, se transforma en miel. La miel, será depositada en celdillas hexagonales de la colmena para ser usada como alimento. El panal tiene las celdillas distribuidas y organizadas de modo tal, que ya están predestinadas las que contendrán el polen, la miel o serán cubículo para las larvas, (ver anexo 13).

Tanto las obreras como la abeja reina se alimentan de jalea real durante los primeros tres días del estado larval. Luego, las obreras cambian por una dieta de polen y néctar o miel diluida.