1984; George Orwell

Argumento. Distopía. Abuso del Poder. Novela Contemporánea. Gran Hermano

  • Enviado por: Gea
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Vida del autor

George Orwell (pseudónimo de Eric Arthur Blair) nació en Motihari (India) el 25 de Junio de 1903.

Fue un escritor y periodista británico, cuya obra lleva la marca de sus experiencias personales, vividas en tres etapas:

  • Su posición contra el imperialismo británico.

  • Su lucha a favor de la justicia social.

  • Su lucha contra los totalitarismos nazis y soviético.

Orwell es uno de los principales ensayistas de la lengua inglesa destacado sobretodo en el siglo XX. Fue conocido por dos novelas críticas del totalitarismo estalinista:

  • Rebelión en la granja.

  • 1984.

Publicadas después de la segunda guerra mundial.

Gracias a este gran escritor, poseemos hoy en día el término “Orwellano” que se utiliza para hacer referencia al universo totalitario que imagina el autor.

Murió en Londres a los 46 años (1949) (después de vivir la guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, en la cual se mantuvo con ideología comunista) a causa de una tuberculosis.

Se cree que estas dos experiencias bélicas fueron grandes influencias para sus obras.

Situación y caracterización del texto

La obra fue escrita entre 1947 y 1948 (últimos años de vida del autor) y fue publicada el 8 de Junio de 1949.

La novela describe la sociedad que Orwell imaginaba en un futuro (1984) ambientada en Londres, se habla Neolengua y los continentes son distintos:

  • Oceanía.

  • Eurasia.

  • Estasia.

Existe una entidad omnipotente que vigila y controla en todo momento a los ciudadanos, el Gran Hermano (Inspirado en Stalin) que tiene su enemigo y luchador contra su partido Emmanuel Goldstein (Inspirado en Trotski y adoptando el nombre de una gran luchadora anarquista y feminista, Emma Goldman) del cual se rumorea que ha fundado una Hermandad clandestina en contra del GH.

La sociedad esta dividida principalmente en dos grupos: Los miembros

del partido INGSOC, con posibilidad de acceder a la política y trabajando

en diferentes ministerios:

  • Ministerio de la Verdad: Encargado de retocar o destruir documentos históricos con el fin de alabar al Gran Hermano.

  • Ministerio del Amor: Encargado de las torturas.

  • Ministerio de la Paz: Encargado de las ofensivas y las guerras.

  • Ministerio de la Abundancia: Encargado de la economía.

Y el proletariado, que el resto de la sociedad ni siquiera considera humanos.

Londres está lleno de “telepantallas”, utilizadas para controlar constantemente a la población y de carteles con el lema del partido.

LA GUERRA ES LA PAZ.

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA.

De este lema podemos deducir las contradicciones al igual que en los ministerios. La guerra es la paz se refiere a que para que un continente esté en paz debe estar en guerra con otro para evitar los ataques de este. La libertad es la esclavitud a que la libertad que le dan al pueblo es en realidad la esclavitud. Y la ignorancia es la fuerza, a que la ignorancia del proletariado (mayor en número y capaz de tomar el poder si se organizasen en una revolución) es la que le da el poder al partido.

La historia gira entorno a Winston Smith, trabajador del Ministerio de la Verdad y rebelde en su interior.

Resumen Parte Primera

En esta parte, Winston hace un resumen de la sociedad y nos pone al corriente de que posee un diario comprado en el mercado prole (cosa que era ilegal) donde escribirá los pensamientos que esta sociedad represiva no le deja expresar, aún sabiendo que le podrían vaporizar (termino utilizado para las desapariciones provocadas por el gobierno). Explica que se encuentran preparando la semana del odio, que trata de agrupar a la población y ponerla a ver filmaciones de Goldstein hasta que involuntariamente esa imagen les provoca odio, es en ésta donde ve por primera vez a Julia, miembro de la liga Anti-sex que como su nombre indica, son castos. Durante esta celebración es más consciente de que este no es su sitio y cruza una mirada fugaz con O'brien que le hace comprender que el piensa de su misma manera. Al llegar a su casa escribe esto en el diario y llama a la puerta su vecina, que necesita ayuda con el fregadero. De esta manera es como nos presentan a los Parsons, una familia completamente sometida, reprimida y de pésimas condiciones de vida. Esa noche Winston soñó con su madre, de la cual recuerda pocas cosas y que el libro te sugiere que se la llevó el gobierno. Para controlar el presente, has de borrar el pasado.

Después de esto nos explica con más detalle en que consiste su trabajo de retocador de artículos: recibir el original, corregirlo a conveniencia del Gran Hermano y destruir el original ocupando el corregido su puesto.

Seguidamente se dirige al comedor donde nos presenta a Syme, el encargado de mejorar la Neolengua, una lengua echa para censurar a la población basada en la omisión de palabras, Winston está seguro de que Syme piensa demasiado y lo vaporizarán. Es durante esta conversación, en la que Parsons alude a sus dos hijos, cuando se da cuenta de que Julia le esta mirando desde otra mesa, le invade el terror, podía ser un espía.

Cuando llega a su casa se pone a escribir en su diario para explicarnos un encuentro que tuvo con una prole prostituta, concluye diciendo que si hay alguna esperanza para salir de esa opresión, son los proles, ya que ellos y los animales son libres.

Poco después nos narra el momento que le hizo dase cuenta de la falsificación y la manipulación que el gobierno ejercía sobre los documentos:

Ordenando y cambiando sus correspondientes archivos, un día se encontró un recorte de un antiguo Times con una fotografía de tres personajes; Rutherford, Aaronson y Jones. Estos hombres fueron acusados de traición y conspiración, los detuvieron y un año después aparecieron con las narices partidas y confesando todo lo que el mediador decía. En esta foto que ahora estaba en manos de Winston aparecían ellos tres con sus nombres a pie de pagina y con la fecha en la que se hizo la foto, lo curioso era que durante esa fecha, los acusados confesaron estar en bases enemigas conspirando. Gracias a eso Winston se dio cuenta de cómo el gobierno manipulaba tanto la información como a las personas, era obvio que confesaron por miedo a más torturas. Winston destruyó la foto y no habló nunca con nadie de ese hecho.

Escribió en el diario su descubrimiento y expresó su miedo a estar loco, loco por ser el único que pensaba así. Entendía la importancia de manipular el pasado para controlar el presente pero no entendía porqué el gobierno hacia semejante locura, concluyó en su diario escribiendo:

Comprendo el CÓMO: no comprendo el POR QUÉ

En un arrebato de terror a si todo lo que conocía era mentira se encontró caminando casi inconscientemente hacia el barrio prole, donde se dirigió a un bar atraído por un anciano que le podría hablar de cómo era la vida antes, pero este no contesta sus preguntas con exactitud así que abandona el bar y se dirige a la tienda donde compró el diario. Allí le llama la atención un pequeño coral y el viejo dependiente le explica que si le gustan las cosas antiguas tiene una habitación llena, le guía hasta ella y Winston se sorprende al ver que no hay telepantalla, el dependiente le explica que son demasiado caras y que como es prole, no las posee. Volvía a confirmarse su hipótesis sobre la libertad de los proles. Le llamó la atención un pequeño grabado colgado en la pared que representaba la iglesia de San Clemente, con una cancioncilla que le daba la sensación de transportarlo al pasado.

Al salir de la tienda se cruzó con Julia y sintió un inmenso miedo, lo habían visto en el barrio prole, esta vez si que era su perdición.

Llegó a su casa y se puso a escribir en su diario, tenía la necesidad de expresar su último pensamiento, casi sin quererlo, se encontró escribiendo el lema de INGSOC.

Resumen Parte Segunda

Cuatro días después del suceso, en el pasillo del Ministerio de la Verdad, se encuentra con Julia, que tropieza y cae al suelo, cuando Winston le da la mano para levantarla ella le da un papel en la mano. Aterrorizado, pensando que probablemente sea una amenaza (ya que cree que es miembro de la policía del pensamiento) lo abre con disimulo, el papel contiene dos palabras: Te quiero

Después del mensaje hubo varios intentos por parte de Winston para aproximarse a ella, todos fallidos, hasta que un día en la cantina consigue sentarse en su misma mesa y planean una cita en la Plaza de la Victoria, donde como hay tanta gente, pasarían desapercibidos. A la hora señalada se reúnen y aprovechando la aglomeración alrededor de un convoy de prisioneros se dan otra cita en un campo donde seguro que no hay micros.

Una vez en ese campo (al cual acuden por caminos diferentes) Julia le confiesa que ella también está en contra del partido, y que para hundirlo, se acuesta con miembros de este, que impulsados por su sentimiento de culpa, acaban suicidándose. Winston atraído por su rebeldía y su corrupción mantiene relaciones sexuales con ella.

Después de este encuentro hubieron muchos más realizados en la habitación del viejo dependiente Charrington, a los cuales Julia acudía con productos de contrabando como café, perfume o maquillaje. Durante las conversaciones que mantienen en la cama Winston y Julia podemos ver claramente sus posiciones ante el gobierno, Winston es un idealista, quiere cambiar el mundo para las generaciones futuras, en cambio Julia, simplemente quiere fastidiar al partido.

Un día O'Brien hace una proposición a Winston y le invita a asistir a su casa para prestarle el nuevo diccionario de Neolengua (como escusa para llevarle a su casa). Se presenta en su casa con Julia y una vez allí O'Brien apaga la telepantalla y les cuenta que él pertenece a la Hermandad de GoldStein, y que para entrar deben ser capaces de cometer atrocidades, acceden a todo menos a separarse y O'Brien se compromete a enviarles una copia de El Libro, un libro que recoge los principios de la ideología de Goldstein.

Días después llega el libro y Winston, encantado, se lo lee a Julia que duerme por falta de interés, poco después, él también duerme.

Una prole que estaba en el piso de abajo se puso a cantar y les despertó, se la vio tan llena de vida y tan libre que a Winston le pareció atractiva y le comentó a Julia, que realmente los proles eran libres, y que ellos estaban muertos. De repente se oyó una voz robotizada que les confirmaba que ellos eran los muertos. La voz venia del cuadro de la iglesia de San Clemente, detrás, había una telepantalla. La voz les indica que están rodeados y les pide que no se muevan. Minutos después la habitación se llena de hombres corpulentos y el viejo Charrington ahora sin disfrazar que les observan con porras en la mano. No dudan en propinar un puñetazo en la boca del estomago a Julia, que se retuerce en el suelo incapaz de respirar hasta que se la llevan. Winston aguarda el golpe.

Resumen Parte Tercera

Winston se despertó en lo que creyó que era el Ministerio del Amor. Se encontraba en una celda totalmente blanca, alta, sin ventanas y con una telepantalla en cada pared. No sabía cuanto tiempo llevaba allí, pero sabía que fuese el que fuera no le habían dado nada de comer. Durante su estancia fueron entrando y saliendo diferentes presos como mendigos, ladrones, prostitutas… En una ocasión una se le cayó encima y se pusieron a hablar descubriendo que compartían apellido - Podría ser tu madre - le dijo, y en efecto, podía serlo. Poco después entra un compañero de trabajo llamado Amplefort, dedicado a cambiar los poemas a favor del Gran Hermano, acusado por usar en un verso la palabra dios, minutos después, entra un miembro del Ministerio del Amor y le ordena dirigirse a la habitación 101.

Después entra el barón de la familia Parsons, que fue acusado por su hija, y al igual que el anterior, minutos después se le ordena ir a la habitación 101, Parsons lloriquea y suplica que no se lo lleven, pero es inevitable.

Winston se despertó y encontró el rostro de O'Brien diciéndole que él mismo se había buscado esto, a este comentario le siguieron innumerables palizas, humillaciones y torturas día tras día que al final, exigían una confesión que Winston no estaba dispuesto a darles, pero después de unos cuantos meses, se encontró tan débil física y psíquicamente que acabó riendo a carcajadas y confesando cosas sin sentido aparente. Superada esta fase se lo llevan a una camilla donde lo conectan a una máquina de descargas eléctricas, O'Brien le enseña la mano con el pulgar oculto y le pregunta cuantos dedos ve, Winston contesta que cuatro, O'Brien insiste en que el partido dice que ahí hay cinco dedos, y mediante descargas eléctricas cada vez más potentes consigue que Winston se someta totalmente concluyendo con un: los que quieras.

O'Brien le explica que para “curarse” necesita pasar por tres fases: aprender, comprender, aceptar.

Lo vuelven a conectar a la máquina y le explican en que consiste su ideología y sus bases, pero Winston insiste en que no conseguirán su objetivo, porque los hombres, el espíritu del hombre les vencerá. O'Brien furioso hace que se levante y se mire en el espejo, Winston solo consigue ver a un esqueleto amarillento sin dientes, sin pelo y con muchas arrugas. O'Brien hizo comprender a Winston que su espíritu se hallaba en el mismo estado que su físico y que ahora podía ser fácilmente moldeado.

Después de esto empezaron a tratar a Winston mucho mejor, se acabaron las palizas, las torturas, el hambre… Empezó a fortalecerse y a hacer algún ejercicio diario, incluso le entregaron un pizarrín con una tiza en el cual escribió:

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

DOS Y DOS SON CINCO
EL PODER ES DIOS

No le costaba, ahora lo aceptaba todo. El echo de que el se hallase en esa situación era que formaba parte de la minoría que pensaba así, si pensaba como la mayoría, se acabaría ese sufrimiento, así que se dedicó a borrar de su mente cualquier pregunta y a sumirse en la credibilidad de las cosas que le contaban. Ya había cumplido dos de las fases, aprender y comprender, cuando O'Brien detectó que Winston entendía al partido, que lo seguía, pero que lo odiaba, supo que había llegado el momento de la última fase. La de la habitación 101.

En esa habitación se hallaba lo peor del mundo, pero lo peor para cada individuo, en el caso de Winston, las ratas.

Ataron a Winston a una silla y le fueron acercando una jaula con una rata hambrienta en su interior, esta gritaba y gemía arañando la parte que se acercaba a su cara. Finalmente Winston hizo lo que todos querían que hiciese, lo que hasta ahora no había echo, lo que aseguró que no estaba dispuesto, lo que aún lo mantenía con pensamiento propio: Traicionar a Julia.

Cuando tuvo la rata cerca gritó:

- ¡No! ¡No me lo hagáis a mí! ¡Hacédselo a Julia!

Ya había cumplido todo lo que esperaban de él, se había convertido en un egoísta que solo pensaba en si mismo, seguía al partido y lo comprendía sin hacer preguntas. Podía marcharse.

Después de unos días libre tuvo un encuentro fugaz con Julia donde apenas medió palabra, ya que entre otras cosas, Winston tenía prisa por ir a ver las noticias, iban a decir como estaban las tropas.

Siempre se había dicho que en el Ministerio del Amor, después de torturarte y transformarte, te disparan en la nuca, la bala de Winston había llegado y le había penetrado el cerebro.

Ahora era uno más, amaba al Gran Hermano.

7