1984; George Orwell

Literatura Universal Contemporánea. Siglo XX. Novela. Historia Evolutiva. Personajes

  • Enviado por: Matias Castillo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Desarrollo de las preguntas:

2-El argumento de la novela tiene la característica de una historia evolutiva ¿Cuáles serían las situaciones relevantes en su inicio, desarrollo y final?

Es trascendental antes de responder esta pregunta definir el concepto de historia evolutiva, es decir, una historia en la cual las cosas se desarrollan o transforman pasando gradualmente de un estado a otro. Basándonos en este contexto de historia podemos decir que el protagonista, Winston Smith, transcurre por una sucesión de etapas que lo llevan finalmente a un estado distinto al inicial.

En el inicio de la historia, Winston es un ciudadano habitual del estado totalitario que está vigente en Oceanía, llamado Ingsoc. Este mantiene bajo control la realidad que es apreciada por los habitantes de la sociedad, lo cual desarrollaré después. Winston forma parte del Partido Exterior, trabajando en el Ministerio de la Verdad revisando y alterando registros en periódicos con artículos pasados, es un hombre que se mantiene despreocupado y pasivo frente al régimen, no reflexiona ni se cuestiona especialmente sobre los principios vigentes en su sociedad, la cual acepta con indiferencia. Esta actitud va cambiando gradualmente en Winston durante el transcurso de la novela.

Winston empieza a dudar y a ser crítico con el reglamento y la propaganda del Partido, que se emite constantemente a los ciudadanos, se cuestiona por hechos que antes no se atrevía a preguntarse. A la vez, empieza a tener sueños eróticos imaginando acariciar a una joven. Decide además comprar un diario, en el cual comienza a escribir sus sentimientos y experiencias, incluyendo sus sueños y sus críticas hacia el Partido, dándose cuenta y aceptando con temor que se oponen a éste, pues toda manifestación contraria al Partido, incluso de pensamiento es considerada como un crimen y puede ser castigada con la muerte. Estos hechos determinan la evolución de la vida de Winston, porque se produce una desavenencia inicial con el Partido, la cual le hace temer por su vida.

La crítica y oposición de Winston hacia el Partido se hace progresivamente mayor. Se cuestiona acerca de éste y actúa aceptando que en cualquier momento la Policía del Pensamiento lo encontraría y lo mataría. Se pregunta si la vida siempre había sido así, totalmente controlada por el Partido, y si un pasado en que la vida era diferente a la actual era mejor o no. Winston intenta responder sus preguntas frecuentando los barrios de los proles, los cuales viven en barrios pobres, no forman parte del Partido, por lo que no son considerados ciudadanos ni participan en el desarrollo técnico, son considerados por el Partido como incultos y no son vigilados por las telepantallas ni por la Policía del Pensamiento al no representar ninguna amenaza al Partido. Es justamente por estos motivos que Winston busca la respuesta a sus preguntas aquí y no en otros lugares. Winston se imagina y plantea además la idea de una revolución contra el Partido, la cual según él, sólo la podrían realizar los proles, debido a su posición dentro del régimen existente. Winston, conversando con algunos proles viejos (que sabrían acerca del pasado) concluye que la gente sólo recordaba detalles, pero de nada que respondiera a sus preguntas. Winston continúa con su evolución dentro de este estado totalitario, que ha llegado a apoderarse de la vida y la conciencia de sus súbditos, interviniendo incluso y sobre todo los sentimientos humanos más íntimos, buscando menos control por parte del Partido y una mayor libertad, debido a lo cual arrienda un departamento a un viejo en el barrio prole.

Winston comienza a interesarse por una mujer que ve en su trabajo en el Ministerio de la Verdad, a la cual también ve cuando va a su departamento en los barrios proles, lo que le llevó a pensar que podía tratarse de una Policía del Pensamiento que intentaba aprehenderlo, por lo que le teme, pero a la vez se siente atraído por ella. Durante un día de trabajo, la mujer le entrega cautelosamente un papel que decía “Te quiero”. A partir de ese momento Winston conoce los buenos propósitos que Julia, que era el nombre de esta mujer, tenía con él, e inician luego una relación amorosa de manera clandestina. Esta relación significa una nueva etapa en su evolución, pues le permite saber que no es la única persona que se opone y critica secretamente al Partido, al condenarse toda relación amorosa entre miembros del Partido, el acto de amar como un crimen y el hacer el amor como un deber hacia el Partido por parte de los ciudadanos. Además, estimula la idea que Winston tiene de una revolución y del fin del régimen dominante Winston y Julia desarrollan su relación clandestina de manera muy cautelosa, reuniéndose en lugares sin vigilancia, alejados de la ciudad y siempre en lugares distintos para no provocar ninguna sospecha. Finalmente terminan reuniéndose en el departamento que Winston arrienda en los barrios proles. Winston y Julia saben que su relación los arriesga a ambos a ser detenidos por la Policía del Pensamiento y a que los maten. No obstante, Winston en esta parte de la historia se vuelve un enemigo total del Partido junto con Julia, siempre en secreto y no tienen miedo de hacer algo en contra de él. Winston ve más factible la posibilidad de una revolución, pues piensa que al igual que él y Julia, deben existir otras personas que se opongan al Partido.

Winston siente mucha curiosidad por O´brien, un hombre que trabaja en el Ministerio de la Verdad y que forma parte del Partido Interno, con quien se encuentra varias veces. A Winston le llama la atención O´brien porque desde la primera vez que lo vio, y a pesar de no saber nada de él, Winston tiene la intuición de que comparten los mismos pensamientos opositores al Partido y sus sentimientos a éste. En una ocasión, Winston se encuentra con O´brien en el Ministerio de la Verdad, quien le comenta tener una nueva edición del diccionario de neolengua y le dice que lo fuera a buscar a su casa, por lo que le da su dirección. Winston va a la casa de O´brien con muchas esperanzas de que piensen lo mismo del Partido, razón por la cual se crea grandes expectativas de la idea de una revolución. Cuando llega a lo de O´brien, se encuentra con que Julia también se halla ahí. O´brien les dice que existe una “organización” opuesta al Partido y que quiere la revolución, llamada la Hermandad, de la cual él forma parte junto con muchos copartícipes involucrados, aunque sin saber su cantidad ni siquiera en forma aproximada. Les dice que para formar parte de la Hermandad deben estar dispuestos a hacer cualquier cosa que se les ordene, aún las más atroces e inhumanas, a arriesgar sus vidas y aceptar que su participación no causará ningún cambio perceptible en sus vidas, sino en un futuro incierto. Winston y Julia aceptan hacer cualquier cosa por la Hermandad, menos separarse. Winston se encuentra en una situación límite de su evolución ideológica, pues se declara enemigo del Partido formalmente, aceptando ser miembro de una “organización” en la cual debe ser agresivo y cumplir órdenes sin ver quizás nunca resultados concretos en contra del Partido.

Al final de la historia, después de otra reunión con O´brien, Winston y Julia se encuentran en el departamento que ocupan en los barrios proles cuando descubren que en la habitación había una telepantalla oculta que los delata. Rápidamente llega la Policía del Pensamiento, que detiene y maltrata a Julia y a Winston, quien queda inconsciente. Winston despierta en algún lugar del Ministerio del Amor, donde se encuentra O´brien, quien le explica a Winston que no existe la Hermandad, que él es el creador del Ingsoc y el escritor del libro y que desde hace años lo vigila y crea situaciones a modo de trampas para delatar su oposición al Partido al igual que muchas otras personas que son delatados a través de esto. O´brien tortura a Winston durante un tiempo desconocido por él, y le explica que no lo eliminarían, sino que lo reformarían, como se hacía con los criminales miembros del Partido. Winston es torturado varias veces por O´brien, quien gradualmente lo hace rendirse y desistir de sus pensamientos contrarios al Partido, convenciéndose intelectualmente de lo que O´brien le dijera y de la forma de pensamiento del Partido. Winston pasa algún tiempo más allí, hasta que O´brien lo va a buscar, diciéndole que sólo falla en lo emocional por lo que lo lleva a la habitación 101 donde Winston es sometido a su mayor terror, provocándole un pánico tan grande que se ve obligado a sí mismo de pedir que se lo hicieran a otra persona, a Julia, traicionándola y dejando su última forma de oposición al Partido que era amarla. Después de esto Winston vuelve a ser de cierta manera como era al principio de la historia, pues vuelve a hacer un ciudadano habitual del Partido sin cuestionarse de los principios que éste impone, la única diferencia es que ahora tanto sus pensamientos como sus sentimientos no poseen la capacidad de cuestionarlo ni de rebelión. Winston involuciona a su estado inicial después de todo el proceso de evolución ideológica que había alcanzado.

3-Elija tres personajes y describa cómo terminan en la historia e intente dar las razones de ello:

Symme: Él es un camarada de Winston, es filólogo especializado en neolengua y pertenece al grupo de expertos dedicados a redactar la onceava edición del Diccionario de Neolengua. Intelectualmente es muy correcto, pues cree en los valores del Ingsoc, venera al Gran Hermano, se alegra de las victorias y odia a los “herejes” Winston piensa que Syme es demasiado inteligente, que ve todo con demasiada claridad y habla con demasiada sencillez, que dice cosas que tendría que callar y que cualquier día desaparecería, pues al Partido no le gustan este tipo de personas al representar un amenaza.

Winston está en lo correcto, pues tiempo después Syme no vuelve nunca más al trabajo en el Ministerio: es vaporizado por el Partido, es decir, lo eliminan como si nunca hubiera existido.

Parsons: Es vecino de Winston, es un ciudadano común del Partido, que cree y se rige por los principios del Ingsoc y que se convence de todo lo que éste dice. Está orgulloso de su hija pues delata a un agente enemigo, y a quien a educado bajo la ideología y principios del Partido. Parsons termina en la cárcel del Ministerio del Amor, porque su hija lo delata a la Policía del Pensamiento por escucharlo decir dormido “Abajo el Gran Hermano”. Parsons no le guarda rencor a su hija, sino que se siente orgulloso de ella pues piensa que esto demuestra que la ha educado bien. Además reconoce su culpa plenamente, se alegra de su detención antes que “la cosa pasara a mayores” y piensa agradecerle al tribunal de esto.

Julia: Ella es una mujer que forma parte del Partido y que trabaja en el Departamento de la Novela. Julia tiene un pensamiento opositor al Partido, el cual finge mostrando un gran interés por los principios del Partido y participando activamente en actividades que demuestren este interés, como los dos minutos diarios del odio y en la Liga juvenil Anti-Sex. Winston al principio piensa que Julia es una Policía del Pensamiento que lo buscaba para detenerlo. Julia odia al Partido, no obstante, para ella la vida es muy sencilla, pues procura burlar las prohibiciones impuestas de la mejor manera posible para pasarla bien, y sólo ataca el reglamento del Partido que interfiere con su vida. Julia comprende en cierto modo que está condenada y que sería detenida, pero piensa que existe la posibilidad de construirse un mundo secreto donde se puede vivir a gusto.

Como ella lo piensa, finalmente es detenida por la Policía del Pensamiento, y tanto sus pensamiento como sus sentimientos son modificados por el Partido, implantándole los principios ideológicos del Ingsoc incluso en sus emociones al igual que Winston.

4-La globalización actual con un sistema económico mundial (de economías interdependientes): ¿Podría llegar a ser un totalitarismo como el que teme Orwell?

Hay que aclarar que la globalización consiste en integrar una serie de datos, referencias y hechos en un planteamiento íntegro, hecho que se produce en la actualidad tanto en la economía como en las comunicaciones mundiales entre los países. Mientras que el totalitarismo es un régimen político que concentra todo el poder en el estado, reduciendo los derechos individuales como el fascismo, nazismo, comunismo y otros regímenes análogos.

En esta novela, 1984, existe un totalitarismo regido por los principios del partido político Ingsoc, el cual gobierna un inmenso territorio mundial llamado Oceanía, que comprende todo América, Sudáfrica, las islas británicas europeas y Oceanía. Este régimen totalitarista se origina a partir de una revolución en los años cuarenta, el poder está concentrado en la figura omnipresente del Gran Hermano que vigila a los ciudadanos de diversas formas, en todos los aspectos de la vida de éstos, los escucha y dispone de reglamentos. El Ingsoc representa un régimen totalitarista que ha llegado a su última etapa de evolución, siendo llevado a la práctica de manera eficaz. El poder es el valor absoluto y único: para conquistarlo no hay nada en el mundo que no deba ser sacrificado y, una vez alcanzado, nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio.

Para que se haga cumplir y los ciudadanos lo acepten, el Ingsoc utiliza distintos medios para forjar sus principios, de tal manera que los ciudadanos lo amen y respeten para anular cualquier posibilidad de insurrección y asegurar así su permanencia indefinida en el poder. Los medios que utiliza el Ingsoc son los siguientes:

-Existe una vigilancia constante y directa hacia los ciudadanos del Partido por parte de la Policía del Pensamiento, que cumple la función de vigilar todas las acciones de los ciudadanos como sus pensamientos, para identificar a los opositores al Partido y así luego eliminarlos o reformarlos dependiendo de la persona. Dentro de este tipo de vigilancia se encuentran las telapantallas, aparatos que se ubican tanto en las calles como en las casas de los ciudadanos, por medio de los cuales se les puede oír y observar en todo momento.

-El pasado es constantemente actualizado, alterándose la historia, con el propósito de controlar el presente y el futuro para que los ciudadanos no tuvieran ninguna forma de comparación con la época actual, haciéndoles creer que están recibiendo beneficios del gobierno y que el país está progresando. De este modo los ciudadanos del Partido no tienen motivos para insurreccionarse pues sólo tienen recuerdos que son condicionados por el Partido, y en los cuales no existe la vida antes de la revolución, además la única realidad posible para ellos es la que entrega el Partido. En el Ministerio de la Verdad los trabajadores revisan y alteran registros de artículos, revistas, películas y de toda forma de comunicación para hacerlos afines y coherentes con una actualidad siempre beneficiosa para la permanencia del Partido, incluso del día a día.

-Para que los ciudadanos del Partido crean conscientemente en las alteraciones que se hacen del pasado, que a veces son incluso dentro del mismo día, se utiliza el mecanismo del “doblepensar” o control de la realidad, con el objeto de que los ciudadanos olviden que son alteraciones falsas. Éste consiste en que se provoca en forma consciente la inconsciencia de la alteración falsa de la realidad, y pronto perder la conciencia de la hipnosis que el ciudadano se realizó.

-También el Partido controla la realidad de los ciudadanos a través del lenguaje, estableciendo un idioma oficial llamado “neolengua”, el cual cumple el propósito de restringir el conocimiento y el pensamiento de los ciudadanos a los principios del Ingsoc, y de entregar una visión de la realidad en la cual no se pueda pensar una sublevación al Partido, dado que nuestros pensamientos están compuestos únicamente por lo que somos capaces de nombrar.

-Los ciudadanos del Partido son educados desde la infancia según los principios del Ingsoc, aprendiendo a amar al Partido y al Gran Hermano, convirtiéndose en un aspecto muy importante en sus vidas. Con esto, el Partido tiene la intención de que la vigilancia y control sobre los ciudadanos se realice incluso dentro de las familias, pues los hijos pueden delatar a sus padres de “herejías” al ser para el ciudadano lo más importante en la vida sus obligaciones con el Partido.

-Los instintos sexuales de los ciudadanos son reprimidos por el Partido también desde la infancia. De este modo las relaciones sexuales no son consideradas como una fuente de placer o como una demostración de amor, sino como un deber de los ciudadanos hacia el Partido.

El Ingsoc, mediante todos estos medios ha creado un mundo de miedo, de traición y de tormento. Ha diferencia de civilizaciones antiguas y regímenes políticos, que se basan en el amor y en la justicia y cuyo objetivo es la armonía de todos sus integrantes junto con el desarrollo de la sociedad, “bien común”, el Ingsoc se fundamenta en el odio para alcanzar su objetivo, que es el poder como valor absoluto y único. Al haberlo alcanzado, el Ingsoc busca conservarlo a través de todos los medios anteriores para asegurar una permanencia eterna como forma de gobierno. El Partido ha alcanzado un totalitarismo máximo, en el cual consigue mantener bajo control la mente de los hombres, sobre la cual tiene dominio.

Fundamentándome en el concepto de globalización actual y en el totalitarismo extremo que nos muestra Orwell, puedo argumentar sobre la pregunta. En la globalización actual, en la cual los países dependen unos de otros en muchos aspectos: principalmente en la economía, en las comunicaciones, en la exportación de medicinas y de desarrollo tecnológico, en la explotación de recursos y en todos los aspectos que se desprenden y originan a partir de estos más fundamentales, se puede observar que la interrelación entre naciones es necesaria para el desarrollo del país y la armonía de sus habitantes. Esto se debe a que no todos ellos pueden autoabastecerse completamente, al no contar con todos los recursos naturales dentro de su territorio para obtener alimentos y materias primas o en algunos casos al estar aislados geográficamente.

El intercambio entre naciones y su interdependencia no está causando una globalización en el ámbito de unificaciones territoriales ni mucho menos culturales, sino una globalización al nivel de que cada país lograría abastecerse de manera compatible con el desarrollo demográfico y tecnológico mundial. El totalitarismo que plantea Orwell posee la característica de la división del mundo en tres inmensas naciones, que pueden autoabastecerse sin necesidad de ningún tipo de interrelación con las otras potencias, por lo que no se llegaría a este totalitarismo a partir del fenómeno actual de la globalización.

Trabajo de Castellano:

“1984”

George Orwell

4° Medio

14 de julio de 2000