13 días; Roger Donaldson

Cinematografía. Guerra fría. EEUU (Estados Unidos) y Unión Soviética. Enfrentamiento ideológico. Propaganda. Medios de comunicación. Misiles cubanos

  • Enviado por: Makitalinda
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

La película “13 días”, del cineasta Roger Donaldson, muestra el conflicto histórico de la guerra fría (1945 y 1989) entre dos países, que eran considerados como las superpotencias que en ese momento controlaban el mundo: Estados Unidos y la Unión Soviética. En el poder de estos dos polos, recaía el futuro de la paz mundial.

Una de las consecuencias de que la Guerra Fría se impusiera en el mundo fue producto de que existía un miedo general a que se formara otra crisis, la gente tenía miedo de volver a una situación similar a la que se vivió después de la primera guerra mundial. Pero sin duda la principal causa fue el enfrentamiento ideológico entre el capitalismo (representado por Estados Unidos) y el marxismo (personificado por la URSS). Para Estados Unidos el comunismo significaba una continua amenaza, porque siempre existía la posibilidad de que este pensamiento se introdujera en este país desplazando al capitalismo,

ideología que primaba dentro de esta potencia. Existía una persecución directa en contra del comunismo.

Además de un enfrentamiento ideológicos ambos países luchaban por establecer esferas de influencia en otros territorios, principalmente de carácter políticas, como es el caso de las naciones tercer mundistas.

A pesar de esta incesante lucha ideológica, ninguno de los dos países involucrados deseaba la guerra, sin embargo, ambos utilizaban recursos para mantener al enemigo en permanente alerta. Las constantes pruebas nucleares y adquisición de armas eran especies de mensajes subliminales que se enviaban mutuamente para manifestar su poder y su supremacía, es por eso que utilizaban a otros países para demostrar su fuerza, como fue el caso de Vietnam.

Ambas potencias acordaron, a partir de mediados de los años 50, mantener una coexistencia pacífica, a través de tratados internacionales, con el fin de mantener a la población tranquila y al margen de los acontecimientos. Es por eso que creemos (al igual que Eric Hobsbawn) que esta situación de los misiles en Cuba fue innecesaria ya que puso en peligro la paz mundial, tan defendida en esa época, y la llevó a un punto crítico, al borde de una tercera guerra mundial.

Hay una tesis que argumenta que la Guerra Fría se produce, fundamentalmente, en el tercer mundo, ya que ambos países podían intervenir en la estructura gubernamental de estas naciones porque se perfilaban como débiles, por la inestabilidad política y social que presentaban. Además, les ofrecían protección y seguridad frente al posible avance de la ideología contraria, por ello aceptaban la situación sin pronunciarse.

“Dado que la situación en Europa se había estabilizado de forma tan visible... y que las líneas divisorias estaban tan claras, en la práctica ambas superpotencias habían trasladado su rivalidad al tercer mundo

Este es el caso de Cuba, país adherido al comunismo, esto sumado al punto estratégico en que se encontraba, benefició a la URSS para conseguir su cometido.

La película se desarrolla en el año 1962, fecha en que la URSS instaló misiles en la isla de Cuba, logrando intimidar a los Estados Unidos que vio la posibilidad de un ataque. “Durante la crisis de los misiles cubanos de 1962, tal como sabemos hoy, la principal preocupación de ambos bandos fue como evitar que se malinterpretaran gestos hostiles como preparativos bélicos reales”. Lo que hacían ambos era una técnica de amedrentamiento, así la utilización de las armas era un medio para provocar terror en el bando contrario.

Estados Unidos quería que Rusia desactivara y sacara los misiles de la isla cubana, de lo contrario ellos tomarían una serie de medidas, que podían ser tanto un bloqueo, como un ataque aéreo o una invasión, esta última era la de mayor interés para la armada norteamericana, la que buscaba a cualquier precio desatar la guerra y así demostrar que Estados Unidos era más fuerte.

En cierto momento, Estados Unidos consideró seriamente enfrentar a Rusia, ya que no veía una buena disposición por parte de la potencia enemiga. Ninguno de los dos países sabía realmente el verdadero poder que presentaba el bando contrario ni los planes que tenía, es por eso que hubo un momento en que Estados Unidos temió que la guerra se desatara.

Finalmente el presidente Kennedy decide optar por el bloqueo, medida que se veía como la más pacífica. Pese a ello la URSS no mostraba indicios de preocupación ni de querer sacar los misiles de la isla. Frente a una serie de conversaciones que mantuvieron los representantes de ambos países, se llegó al acuerdo de que si Rusia retiraba sus armas de Cuba, Estados Unidos tendría que sacar sus misiles, ubicados en Turquía. El Estado Norteamericano pretendía dar una imagen de intocable ante la opinión pública mundial, es por esto que el desmantelamiento del armamento en Turquía se llevaría acabo en forma secreta, con el sólo conocimiento del gobierno ruso.

Estados Unidos aceptó el acuerdo y además prometió no invadir nunca a Cuba. Ahora todo estaba en manos de los rusos y de la decisión que ellos tomaran. Finalmente los rusos acceden a retirar el armamento de la isla caribeña y se recobra la tranquilidad en el mundo.

En “13 Días”, además del conflicto suscitado por los misiles cubanos, se desprenden otras ideas importantes con respecto a la Guerra Fría. Una de ellas es la propaganda utilizada por el gobierno norteamericano para no desilusionar a sus ciudadanos, sino por el contrario convencerlos de que ellos terminarían con el peligro y con la amenaza siempre latente de una tercera guerra. Pero no sólo servía para esto, sino que también existía un interés por parte del gobierno para su propio beneficio “... la histeria pública facilitaba a los presidentes la obtención de las enormes sumas necesarias para financiar la política norteamericana...”. El uso de la propaganda se hizo posible gracias al régimen democrático de Estados Unidos, a diferencia de Rusia que mantenía un gobierno autoritario sin tener la necesidad de recurrir a este método porque la población se conservaba pasiva.

La población mundial vivía atemorizada, luego de los efectos catastróficos que había dejado la Segunda Guerra. Luego de las innumerables muertes, la destrucción, y el sufrimiento vivido, todas las personas mantenían un estado de alerta, preparándose ante una eventual desgracia. Así lo muestra el film, en la escena donde se ve a los niños norteamericanos practicando técnicas de seguridad en su escuela, frente a la posibilidad siempre presente de un ataque. Esto último demuestra la preocupación del gobierno de Estados Unidos por tomar medidas de precaución en defensa de su ciudadanía.

Otro aspecto que se puede rescatar es la influencia y participación que tuvieron los medios de comunicación durante esa época. Sin duda, jugaron un rol importantísimo en la Guerra Fría, porque eran los encargados de informar a toda la población cada momento vivido y de lo que podría suceder en un futuro próximo.

La televisión, la radio y los medios escritos, eran utilizados por el gobierno como puente para difundir las decisiones que tomaba la Casa Blanca y hacerlas públicas para el conocimiento de los ciudadanos. Esto queda demostrado cuando el presidente Kennedy, utilizando a los medios como hilo conductor entre él y la población en general, realizó una cadena abierta, dando a conocer a las personas las medidas que tomaría el país frente al conflicto de los misiles.

Los medios de comunicación seguían paso a paso el desarrollo del conflicto, mostrando cada situación y decisión que tomase el oponente. La televisión, continuamente daba a conocer imágenes de las pruebas nucleares que cada país efectuaba, esto como una manera de demostrar el poder y la tecnología que había alcanzado cada nación y así producir el terror en el otro, demostrando todo su posible potencial. En el fondo era una técnica comunicacional, adoptada por los gobiernos para llamar la atención.

Para concluir nuestro ensayo queríamos destacar un punto que nos pareció importante. En la película, a pesar de manifestar un conflicto que involucraba a dos países: Estados Unidos y la Unión Soviética, sólo muestra una cara de la moneda, la de Norteamérica.

De todas maneras esta situación era de esperarse, ya que generalmente las producciones cinematográficas norteamericanas se basan en la misma temática, es decir la de reflejar su país como el centro del mundo y el salvador de la humanidad. Son siempre ellos los que se ven amenazados y las victimas de diferentes hechos conflictivos, en donde gracias a extraordinarios planes y decisiones bien llevadas a cabo, logran salir vencedores de cualquier situación.

La película deja de lado el punto de vista ruso, ya que en ningún momento se preocupa de reflejar las acciones tomadas por el gobierno soviético y sus respectivas reacciones. No se muestra nada de su población, ni de las estrategias tomadas por el estado ante el evento, como si la angustia solo hubiera existido en Norteamérica. Por otro lado, las escenas de Cuba son casi mínimas, tampoco muestran participación alguna de Fidel Castro o de las demás autoridades, conformándose sólo con nombrarlos.

Además presenta una ambientación estática, el desarrollo de la película se vive dentro de la Casa Blanca o en alguna de sus dependencias.

“13 Días” se nos presenta como una cinta poco objetiva ya que, la persona que no tiene un amplio conocimiento de la materia, sólo se queda con una parte de la historia y no permite conocer la otra visión. Tratándose de un hecho histórico y no una ficción, consideramos que las realizaciones que abarcan estos temas, deben ser lo mas apegadas a la realidad y no desconocer otros puntos de vista, que son cruciales para entender el contexto general.

A pesar de que no estemos totalmente de acuerdo con la puesta en escena, no es nuestra intención desmerecer el trabajo realizado por el director, sólo que frente a una situación tan importante, como el desate de una posible guerra mundial, no haya sido tomado en su cabalidad.

Universidad Diego Portales

Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información

Escuela de Periodismo.

MISILES EN CUBA:

MOMENTO CRÍTICO EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

Historia del Siglo XX, Eric Hobsbawn, Capítulo VIII, pag. 249

Historia del Siglo XX, Eric Hobsbawn, Capítulo VIII, pag. 232

Historia del Siglo XX, Eric Hobsbawn, Capítulo VIII, pag. 238