100 preguntas sobre el nuevo desorden; Carlos Taibo

Política Comparada. Historia Actual. Movimientos Antiglobalización. Neoliberalismo. OMC (Organización Mundial del Comercio). FMI (Fondo Monetario Internacional). Pobreza. Capitalismo. Escudo antimisiles. EEUU (Estados Unidos). ONU (Organización de las Naciones Unidas). Medios de comunicación. URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Economía de mercado. Multinacionales. Tercer Mundo. Deuda

  • Enviado por: PACO ALEMAN
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

Carlos Taibo

100 preguntas sobre el nuevo desorden

Carlos Taibo es profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha publicado una veintena de libros sobre los cambios acaecidos en
la Europa central y oriental contemporánea. Entre ellos se cuentan los
titulados “Los conflictos yugoslavos” (Madrid, 1995; en coautoría con José
Carlos Lechado) y “Para entender el conflicto de Kosova” (Madrid, 1999). Es
colaborador habitual de los diarios “El País” y “El Correo”.

En su libro 100 preguntas sobre el nuevo desorden, su autor nos ofrece una visión del mundo verdaderamente catastrófica.

Lo divide en diez capítulos, a su vez dividido en subcapítulos que son cada una de las 100 preguntas.

En el 1º capítulo de los diez que lo componen, nos dice que la palabra globalización neoliberal describe toda la actualidad política, económica, social y cultural del planeta, moviéndose la economía en flujos especulativos financieros y muy poco ya en intercambio de bienes y servicios, ahora se destinan a fusiones y adquisiciones que destruyen empresas y empleos locales, imponiéndose la desregularización.

Que hoy no se concibe que un estado pueda como antes de 1914 adoptar políticas autárquicas y proteccionistas, esto a que se especule con productos ficticios en la bolsa y que el sistema de transacciones financieras que con un enorme volumen de dinero se mueve por el mundo como un monstruo sin fronteras hace que se pronostique que un 80% de la población vivirá muy mal frente a otro 20% muy bien.

En el capítulo 2º, De la OMC a la postración africana, nos explica como esta Organización Mundial de Comercio, hecha por y para los ricos en todos los sentidos que después de la caída de la URSS y su bloque, como si ya no fuese necesario convencer a nadie. Así los modelos de Maastrich y los planes de ajuste del FMI son semejantes, en ellos nadie habla por ejemplo de desempleo, si en Asia hay varios modelos económicos que funcionan, no así en los diferentes países americanos, pese a que se ajustan al termino desarrollo humano medio, ya en África se ha reducido el producto per cápita en los últimos 20 años, teniendo que importar incluso alimentos por la perdida de la tierra por los monocultivos, siendo la deuda externa cada vez más astronómica. El FMI hace que los pobres quiten los aranceles, las subvenciones a productos básicos y privaticen las empresas, haciendo los países ricos lo contrario.

En el capítulo 3º, Pobreza y exclusiones, nos describe como una paradoja el hecho de que por la deuda externa al final son los países pobres los que financian la economía de los ricos, así como por el intercambio desigual, saqueo de materias primas y repatriación de beneficios, teniendo que hacer planes draconianos si desean beneficiarse de condonaciones o escalonamientos. Se afirma que sin la globalización neoliberal todo sería peor, pero que la realidad es que con esta los pobres tienen cada vez peor calidad de vida en todos los sentidos y los ricos son mucho más ricos. Continua describiendo ampliamente, en este capitulo 3º, con muchos datos económicos las desventajas de los pobres.

En el capítulo 4º, Un nuevo tercer mundo en el Este de Europa, nos explica que estos se hundieron en su momento más que por la carrera armamentística con EEUU por la inoperante economía planificada, a la que no considera verdaderamente comunista. Estos países que han apostado por la privatización y el capitalismo salvaje, tienen ahora muchos más parados, ricos muy ricos y no hay clase media.

En el capítulo 5º, Un planeta agredido, nos habla de la creciente vorágine por los recursos que se agotan, agrediendo el planeta irremediablemente y siquiera cumpliendo los acuerdos pactados monopolizando los ricos los recursos. El control de las materias crea así mismo conflictos, los ricos intentas que los pobres no subvencionen, haciéndolo ellos cada vez más, produciéndose toda forma imaginable de abusos por parte de las empresas, incluso impedir en África la difusión de medicamentos contra el SIDA.

En el capítulo 6º, El estado se desvanece, nos dice que esto es así porque al contrario de lo que ocurrió durante siglos, ahora el estado se va convirtiendo en defensor de los intereses del capital de las multinacionales y no ya en el núcleo de organización de las sociedades, en la discusión sobre la globalización participan solo los fuertes y la verdad es que los estados pobres al contrario de lo que se da a entender, se limitan a aplicar las instrucciones que le son dadas. Aunque Marx postuló la extinción del estado, nada tiene que ver con esta lo que esta ocurriendo, haría falta un gobierno mundial, el cual tal ves ya exista, compuesto por el grupo de los ocho, el FMI, el BM, la OCM y la OTAN, en su composición no se reserva papel alguno al sistema de la ONU, que se considera superado.

Capítulo 7º, La potencia hegemónica, nos describe a EEUU que impone la economía de mercado, es el país más endeudado que en virtud de su imperialismo es una suerte de déficit presupuestario para todo el planeta. Su poderío es también por la primacía tecnológica en informática y militar, controla instituciones formalmente internacionales como la OMC, el FMI, el BM también unido a sus empresas en el exterior como Coca-Cola, CNN, Microsoft etc. Después del atentado en las Torres Gemelas de Nueva York se han tomado la justicia por su mano, sin procurar en consenso, indudablemente se le puede poner el término díscolo, la OTAN en 1999 también asumió un ilimitado derecho de ingerencia militar.

EEUU sigue acrecentando su hegemonía ya con la ampliación de la OTAN, con su Escudo Antimisiles, control de distintos procesos de paz, esto a pesar de la ausencia de enemigos creíbles, hay quienes aseguran que no puede parar en su proyección militar porque 1/3 de su economía se basa en el armamento. Aún así da signos de debilidad, necesidad de que le ayuden a pagar operaciones militares, sistemas educativos malos, baja participación política, perdida de liderazgo en algunos sectores económicos, etc.

Capítulo 8º, El nuevo orden, en este nos dice que aunque el último decenio del siglo XX se inició con esperanzas en el papel de la ONU, pronto se vio que esta era nuevamente ninguneada por las grandes potencias, especialmente EEUU, con derecho a voto solo de 5 países. Cada país se toma el poder que puede, siendo la OTAN el arma de los ricos, incluso se la quiere hacer una especie de policía mundial con más poder que la ONU, aunque cedió en algunos aspectos tácticos en los noventa, fue antes de la disolución del Pacto de Varsovia, mas que reducirse el armamento atómico se ha renovado, desechando viejo. El terrorismo, el narcotráfico y las migraciones componen la triada en la argumentación para justificar las nuevas amenazas en el mundo occidental.

Capítulo 9º, Una apisonadora cultural, nos dice que la cultura neoliberal es aparentemente internacional, pero que en realidad como los diferentes medios de comunicación: cine, anuncios, información son de los centros de poder internacional, de claro matiz occidental, que ya hace tiempo ocurrió con la colonización aunque como con esta hubieron resultados benignos como el criollaje. Estos medios de comunicación se dedican a alabar las virtudes del mercado controlado desde EEUU, donde también van desapareciendo los que se podrían llamar publicaciones independientes, desciende la audiencia en los informativos y el ocultismo, la violencia y los deportes se han convertido en el opio del pueblo.

Capítulo 10º Movimientos que contestan, estos los hostiles a la globalización a pesar de ser criticados, dice que se les reconoce cosas positivas, como el reconocimiento por parte de los portavoces del FMI y del BM de las fallas políticas de uno y otro, así como de la tarea de sensibilización de los jóvenes. Que tienen relaciones horizontales por las que es saludablemente difícil identificar a sus jefes, huyen de la centralización y de las jerarquías rechazando la frialdad burocrática de las izquierdas institucionalizadas que estas deberían aprender de ellos. Sus prioridades son resumiendo, lograr una convivencia social que no se vincule de forma prosaica con las leyes del mercado defendiendo todos los valores y derechos.

Para concluir, el libro me ha parecido muy interesante e instructivo, es una de esas obras que se convierte como en un manual de un tema, tratándolo de la A la Z. Según lo he ido leyendo, he ido recordando hechos que he vivido los últimos 20 o 30 años, dándome cuenta de que en su momento me faltó conocimiento para poder comprenderlos en su totalidad, este libro lo ha enmendado, aclarándome muchas dudas.

Al principio pensé que sería más sencillo, pero es de los que trata muchos temas de forma resumida, por lo que su lectura ha sido más laboriosa de lo que pensaba. En algún momento retoma temas que ya ha tratado en anteriores capítulos, pero tal vez no haya otra forma de hacerlo para poder tratar todo lo que quiere tratar.

Muchos datos parecen exagerados, pero constantemente aporta las fuentes para poder corroborarlo, y entonces cuando uno reflexiona se da cuenta de que en el capítulo en el que habla de que los medios de comunicación están al servicio del poder económico para ofrecernos un mundo falsamente feliz, esta en lo cierto, un ejemplo burdo de la distorsión de la verdad es la nueva serie (hecha para simplones) en la que los americanos envían sus comandos a realizar acciones en el extranjero para salvar el país, al fin y al cabo para tener razón solo hace falta el apoyo de un porcentaje de la población y la mejor artillería.

Justo ayer hablaba la tele de la entrada de Rusia en la OMC, con lo cual la losa sobre los países pobres se sigue haciendo más pesada, o que Etiopía pleiteaba en EEUU para intentar que de su café le llegase algo más que el 1% de la venta final que le llega actualmente, pero con pocas o nulas esperanzas de ganar ante la multinacional estadounidense que lo controla.

Tal vez sean los Movimientos antiglobalización neoliberal la última esperanza para los pobres del mundo, logrando concienciar de lo absurdo de este sistema de capitalismo salvaje.